Home / Contigo en casa / A punto de “tronar” los restaurantes en Jalisco
Muchos comercios luchan por mantenerse a flote pero para la mayoría es cada vez más difícil / Fotografía: Víctor Esparza

A punto de “tronar” los restaurantes en Jalisco

Monserrat M. Cuevas

Fotografías: Víctor Esparza

#AquíNadieTruena #ApoyemosAlComercioLocal… Pero ¿cómo vamos a evitar que más negocios truenen, si la circulación de dinero es nula en el estado?

Hace unas semanas, el Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, anunció la estrategia de reactivación económica en el Estado, una luz al final de este túnel llamado COVID-19. Pasaron los días y los contagios se incrementaron notablemente, debido, según información de la Secretaría de Salud, a que los ciudadanos bajaron la guardia ante las medidas preventivas de esta enfermedad.

Aquí ya tronamos

En el corazón del barrio de Mexicaltzingo hay un pequeño mercado con el mismo nombre de la colonia, ahí el giro principal son los puestos de comida: hay desde mariscos hasta tacos dorados. En las últimas semanas, este lugar ha sido el ejemplo claro del grave estado en el que se encuentra la economía de nuestro Estado.

Una gran cantidad de negocios de comida, en ‘Mexicaltzingo’, cerraron definitivamente sus cortinas, la mayoría porque eran más sus pérdidas que las ganancias; otras porque las deudas y los gastos cada vez incrementaban más.

La señora Imelda tiene un puesto de tostadas, señaló para ArquiMedios que sus ventas han bajado hasta un 50 por ciento, esto a pesar de ser alimento.

Pese a que la movilidad en el área metropolitana está al 70 por ciento, eso no significa que haya flujo de dinero / Fotografía: Víctor Esparza

“Si antes nos quejábamos de que las ventas estaban malas, ahora esto se queda corto. Yo he notado que mis ventas han bajado mucho, entre el 30 y el 50 por ciento. Yo veo también que en los puestos de mariscos ha bajado muchísimo, y eso que somos alimento”.

Imelda comentó que durante los primeros meses del confinamiento, los pagos de la licencia municipal para seguir trabajando, fueron disminuidos al 50 por ciento.

“Hasta eso, el permiso que nosotros le pagamos al ayuntamiento para seguir trabajando eran a la mitad, por ejemplo si yo pagaba 400 pesos pues me lo rebajaron a 200 pesos, pero ahorita ya debo pagar todo completo, por eso muchos puestos también tronaron, pues no podían sacar dinero para seguir invirtiendo, menos sacaban para pagar el permiso”.

Poca circulación de dinero

Al respecto, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (CANIRAC), Aldo de Anda, señaló que la afluencia de personas, no significa que la economía esté marchando bien, puesto que el dinero que se tiene es para lo indispensable.

“El tema es tratar a toda costa de que no se implemente lo del botón de emergencia, sin embargo, también es un reflejo que nos ha señalado la autoridad de que hay demasiada movilidad y muy poca generación de economía. Si hablamos de la movilidad, está por arriba del 70 por ciento, pero la venta de los restaurantes, en promedio, está al rededor del 30 por ciento. Si no logramos encontrar este equilibrio entre movilidad, economía y salud, definitivamente seguirán cerrando más restaurantes y seguirán cerrando más empresas, más negocios”, señaló.

Restauranteros rezan cada día para poder mantener la mayor cantidad de empleos posibles / Fotografía: Víctor Esparza

Añadió que se mantiene comunicación con estas empresas que han cerrado por la pandemia del COVID-19.

“Sí hemos tenido comunicación, no con todos pero sí con la gran mayoría. Son cerca de 20 mil restaurantes sólo en Zona Metropolitana, hay 38 mil en el Estado. Algunos me han avisado, ya lo saben, que ya no les dan los números. Hay restaurantes que incluso con el apoyo que pudieron solicitar desde un principio no les dan los números.

“¿Por qué? El restaurante vive del flujo, por más que haya algún tipo de préstamo, por más que haya algún incentivo por parte del gobierno, si los restaurantes no tienen venta, no pueden seguir. Es imposible mantener, para un restaurantero, un restaurante abierto sino tiene flujo de personas”.

Procuran mantener empleos

Durante el mes de junio, en el Estado se perdieron poco más de 14 mil 500 empleos formales debido a la pandemia por COVID-19, dijo el gobernador Enrique Alfaro.

El mandatario insistió que se debe ampliar la conciencia ciudadana para evitar salir de casa, salvo por necesidades laborales o apremiantes, de lo contrario se verá obligado a usar el “botón de emergencia”, que ‘pararía en seco’ la reactivación económica de la entidad durante 14 días.

“En junio, en Jalisco perdimos 14 mil 559 empleos. Es una noticia dura, que pone en evidencia la profundidad del impacto que hemos recibido como consecuencia de la pandemia”, señaló Alfaro Ramírez, gobernador del Estado.  

Por su parte, Aldo de Anda refirió, que por lo menos el sector restaurantero, procura mantener a flote a sus empleados pese a las condiciones económicas que se presentan.

El botón de emergencia sería el botón del pánico / Fotografía: Víctor Esparza

“Por ejemplo, con el servicio a domicilio. Donde se vieron reflejado los despidos, fue en el tema del servicio en comedor. Estamos trabajando al 50 por ciento y con un horario reducido. Eso, de manera natural, te habla de que se tiene que reducir personal en el servicio. Sin embargo, la mayoría de los restaurantes, han tratado de hacer un esfuerzo para no despedir sino más bien turnar; una semana se vienen unos, otra otros y en lugar de premiar todo lo que sale hacía dos o tres personas, lo dividen y tratan de premiarlo hacia 10, por ejemplo”.

Durante el primer semestre la pérdida de empleos en  la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados sumó 56 mil 934, según la CANIRAC.

El dato curiosos es que enero y febrero se generaron 25 mil 267 empleos, pero tras la propagación de la pandemia, durante marzo, abril, mayo y junio se han perdido 82 mil 201 empleos formales, lo que da el resultado de 56,934 empleos perdidos durante el primer semestre.

No todos piensan en cierres definitivos

Durante una encuesta en mil 721 unidades económicas de Jalisco sobre las afectaciones generadas por la emergencia sanitaria por el COVID-19, el 72 por ciento de ellas, no tienen considerado un cierre definitivo. Pero, el 93 por ciento, tuvo una reducción en sus ventas del 25 y hasta el 70 por ciento, señaló para Semanario la Directora de Información Estadística, Económica y Financiera del Instituto de Información Estadística y Geográfica, Mireya Pasillas Torres.

“A la pregunta de ¿cuánto ha invertido para adaptarse a los protocolos necesarios para la reapertura?, casi 40 por ciento (39.8 por ciento), dijo que invirtió más de 6 mil pesos, y 2.8 por ciento, entre 3 mil y 6 mil pesos. 25 por ciento, de mil a 3 mil pesos. Preguntamos ¿qué tan seguro se siente de que su establecimiento estará abierto en diciembre de 2020, y el 33.35 por ciento nos respondió sentirse cien por ciento seguro de que su establecimiento estará abierto para diciembre”.

La funcionaria del IIEG agregó que el 60 por ciento de las unidades económicas encuestadas afirmaron estar operando en condiciones especiales. De estas, el 47 por ciento, aplican acciones preventivas como restringir la cantidad de personas que ingresan a los negocios.

Según las respuestas de los encuestados, no han despedido personal por la contingencia, pero del 17 por ciento, respondió que sí lo hizo. El 43 por ciento, está valorando más recortes, y finalmente el estudio, refiere que el 23 por ciento de las unidades que tuvieron que cerrar, vienen arrastrando una deuda que en estos momentos es complicado pagar.

Acerca de Monserrat Cuevas

Lic. Ciencias de la Comunicación | Reportera en Acción | Temas sociales, busco historias de vida que contar.

Revisa También

Celebración de la Palabra: ¿Cómo busco y dónde encuentro a Dios?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *