Home / Contigo en casa / ¿Ambiente materialista o ambiente espiritual?
En toda la historia, especialmente desde la época de la ilustración y de la técnica, el hombre quiere ser el centro de su propio universo y dar adoración a sí mismo. Sin embargo la realidad espiritual se va abriendo paso

¿Ambiente materialista o ambiente espiritual?

Martin Gerardo Cruz Ruiz

Me llamo Arturo H. Yo como hombre moderno, rodeado de tecnología y técnica, vivía en medio de un pensamiento materialista mundial, de una realidad científica, de un pensamiento centrado en la razón. Que si bien esto es bueno, lo malo es que no admite la realidad que está más allá de lo físico. Ya san Pablo escribió: los griegos piden sabiduría, fundamentos humanos. Los judíos piadosos por sus propias fuerzas piden señales. Nosotros sólo predicamos, la redención por la Sangre de Cristo crucificado, que para ellos es necedad y escándalo.

Desde muy joven me fui alejando de Dios, me extravíe en el mundo superficial, y lo que hacía, quería hacerlo a mi modo y con mis propias fuerzas, no hablaba con Dios, ni quería hacer equipo con él para hacer las cosas, porque no quería deberle nada a nadie. No recordé las palabras de san Pablo que dice: ¿Qué tienes que no lo hayas recibido? ¿Por qué tanta jactancia?

La autosuficiencia de la juventud

Siendo niño creía en una realidad que está más allá de lo que vemos, tenía fe. Ahora de joven todo lo que oliera a religión me parecía sospechoso, una ilusión producto de la imaginación.

Yo creía que todo estaba ahí en el mundo y a mi disposición. No quería tener a ningún “Señor” sobre mí mismo.

No percibí que al independizarme de Dios, estaba negando mi grandeza interior.

Sin embargo, me pasó como a san Pablo, un día Dios me encontró en el camino, sentí su Toque Divino. Y me pregunté: Arturo, ¿Estás dispuesto a seguirle, a confiar en él y amarle? ¿Estás dispuesto a obedecerle? ¿A ser transformado por Él a la imagen de Jesús? ¿Y estar tan lleno de amor, que hasta vas a ser instrumento o canal de amor de Dios, para el bien espiritual e integral de otras personas? Entonces le di un sí a Dios. Y comprendí que él nos hace misericordiosos, mansos, pacíficos, pobres de espíritu de lo que nos estorba para llegar a él y depender sólo de él.

Todo viene de Dios

Me integré por un tiempo a Movimientos de la Iglesia, y pasaron algunos años. Este pensamiento materialista que les mencioné, tuvo que ser corregido por Dios en mi misma persona. Permitió la enfermedad en mi vida. Parecía un agotamiento por exceso de trabajo, una depresión, o tal vez un agotamiento mental, que me tuvo postrado en cama, por meses, sólo me levantaba de la cama para lo indispensable; la medicina no surtía efecto y todo esto agotó también a mi esposa.

Un día me asusté porque ni siquiera podía levantar los brazos, se me hacían pesados. Y todo esto lo permitió Dios hasta que aprendiera, que la salud viene de él. Y entonces recobré la salud física, y pude estudiar una maestría y un doctorado. En concordancia con san Pablo digo: Me ufanaré en mis debilidades y limitaciones, a fin de que la gracia de Dios resplandezca con mayor fuerza, para que en mí resida el poder de Cristo.

Un ‘Yo’ renovado

Ahora me doy cuenta qué difícil es para los católicos en Occidente, crear a nuestro alrededor un ambiente espiritual. Anteriormente no veía que todo lo espiritual, estaba ahogado en la búsqueda de lo material. Esto último es bueno siempre y cuando esté equilibrado con la oración y la espiritualidad.

Vi la necesidad de salir de mi zona de confort, que eran mis egoísmos, miedos y apegos, para cooperar con mi trabajo junto con otros, y que lleguemos en la sociedad a vivir la justicia, la solidaridad con el necesitado, el amor al prójimo. Para un mundo mejor.

Por ahora, le pido a Dios el don de la perseverancia final, porque sé que perseverar hasta el fin, es un don.

Me gustaría que un día con alegría y buen humor, se me note como un testimonio, el regocijo y la sencillez de los primeros cristianos, que en unidad se reunían a partir el Pan.

Acerca de Monserrat Cuevas

Lic. Ciencias de la Comunicación | Reportera en Acción | Temas sociales, busco historias de vida que contar.

Revisa También

Domingo de la Divina Misericordia: las dudas me ayudan a crecer

¿Mi fe es individualista o comunitaria? Pbro. J. Jesús Suárez Arellano ¿QUÉ NOS DICE DIOS …