Home / Iglesia en Guadalajara / Documentos históricos testigos de la evangelización

Documentos históricos testigos de la evangelización

Yara Martínez González

Muchas historias se cuentan con tinta y papel, testigos de puño y letra que llevan a vivir acontecimientos, quizá lejanos, pero presentes en la cultura de un pueblo marcado por sus tradiciones, que se plasman, llenas de colorido, en las páginas de los libros para enseñar a las futuras generaciones el caminar de una Peregrina, que año con año, llega no sólo a los templos de Guadalajara, sino que se queda entre aquellos que a su paso reciben su bendición.

Hoy las paredes del Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Guadalajara, dirigido por el Pbro. José Alberto Estévez Chávez, resguardan fotografías, publicaciones y documentos, en los que la Virgen de Zapopan es la protagonista de sucesos que salen de la imaginación para recordar de manera tangible, que un día el Ejército Trigarante la nombró como su Generala, que llegó a Jalisco para convertirse en su Reina y Madre, y que atravesó cerros y sembradíos para ayudar a erradicar enfermedades.

EL GENERALATO

Entregado a la Arquidiócesis por los hermanos Grajeda Vázquez, el 22 de octubre del 2019, el documento original que acredita el Generalato de Nuestra Señora de la Expectación, consta de 23 fojas tamaño oficio, en las que se describe este hecho, que el 15 de septiembre del próximo año cumplirá 200 años.

“La esencia de este documento es muy importante. Todos sabíamos que la Virgen fue proclamada como la Generala, pero no teníamos algo concreto, algo que nos dijera cómo empezó este proceso y quiénes participaron. Es un documento con gran valor histórico porque, además, tiene tintes civiles en el sentido de que quien pide que se le otorgue este título no es el Cabildo Eclesiástico, sino el Cabildo Civil”, señaló el director del Archivo Histórico, quien aseguró que el manuscrito ya se encuentra en un expediente y completamente restaurado, aunque para ser de 1821, fue recibido en muy buenas condiciones.

CORONACIÓN PONTIFICIA

Entre los textos que narran hechos importantes en torno a la Pacificadora, se encuentra una descripción hecha en 1927 por Fray Luis del Refugio de Palacio Basave y Valois, donde plasma lo sucedido el 18 de enero de 1921, cuando en la Catedral Metropolitana de Guadalajara, se realizó la Coronación Pontifica de la Virgen de Zapopan, de manos del Arzobispo Don Francisco Orozco y Jiménez.

Además de un programa oficial, fechado en diciembre de 1920, con el que se invitaba al pueblo a participar de este acontecimiento.

ORÍGENES, MILAGROS Y TÍTULOS

También de la autoría de Fray Luis del Refugio de Palacio Basave y Valois existe una recopilación de documentos en los que se habla de los orígenes de la Bendita Imagen, los milagros concedidos gracias a su intercesión, y los títulos con los que se le ha honrado.

“Es un libro, que es una recopilación que se divide en varias partes. La primera que son los orígenes de la imagen de la Santísima Virgen, con documentos desde el año 1700, con la escritura de acuerdo a la época. Además hay textos que recuerdan los milagros por los cuales es conocida como Taumaturga, así como un estudio donde se califican estos milagros. Otra parte es una investigación sobre los títulos de la Virgen, y en otro apartado se narran testimonios muy interesantes de personas que hablan de experiencias que han tenido con ella, en diferentes circunstancias”.

El libro no tiene título, sin embargo, en sus primeras páginas se puede leer: “Expedientes importantísimos tocantes a la Milagrosísima Imagen de María, Señora de Zapopan”.

SUS VISITAS

La primera solicitud hecha por las autoridades civiles para que la Imagen visitara los templos de la Perla Tapatía, también forma parte del acervo con que cuenta el Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Guadalajara. Este manuscrito, de acuerdo al padre José Alberto Estévez, sería como un precedente, a lo que años más tarde daría origen a la Romería, ya que las peticiones se realizaron, de manera esporádica, en los años de 1691 y 1714.

“En ese tiempo lo que se solicitaba, por la fama de Milagrosa, es que fuera a Guadalajara, que en ese tiempo era azotada por la peste. El pueblo clamaba que fuera la Virgen de Zapopan, y en 1691 se hace la petición por parte del Cabildo. Digamos que para los que tenemos fe, es un caso milagroso, porque comenzó a ceder la peste. En 1714 se repite dicha petición, como una visita esporádica”.

DERROTERO DE SUS RECORRIDOS

Otros documentos que dejan constancia de los pasos de la Peregrina, son los derroteros con información referente a los recorridos de la Imagen por la Perla Tapatía.

“Uno de los derroteros era la promulgación del Obispo de aquel tiempo, donde se llevaba toda una lista de las Parroquias a donde iba a ir y cada sacerdote debía firmar de enterado y enviarlo a la siguiente Parroquia, de tal manera que seguía el derrotero hasta que llegaba nuevamente a la sede. Esto también se hacía con las visitas cuando comenzaba a salir. El documento iba con la Imagen y en él se firmaba su llegada, y así una vez concluidas sus visitas quedaba un registro de ellas”.

“Yo creo que estos documentos son una riqueza enorme. Si hablamos concretamente del que acredita el título del Generalato, tiene un valor histórico muy grande, porque no se puede hablar de la formación de la Iglesia sin la formación de la sociedad. Hoy, a lo mejor, queremos separar muchas cosas, pero es recurrente que la Iglesia ha ido caminando junto con los pueblos. El valor histórico de este documento es mayor por la trascendencia que tiene, ya que toda la vida le hemos gritado a la Virgen de Zapopan ¡Viva la Generala!, y esto nos aterriza en el por qué la llamamos así. Para un pueblo como Jalisco, con una tradición tan arraigada, un fervor desbordado a Nuestra Madre Santísima en su Advocación de Zapopan, es algo demasiado importante, que hoy forma parte del archivo de la Iglesia”. Pbro. José Alberto Estévez Chávez, Director del Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Guadalajara.

Información para consultar

Abierto al público en el año 2004, el Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Guadalajara (ubicado en Reforma 362, en el centro de Guadalajara) se ha convertido en un referente para catedráticos, investigadores y alumnos de licenciaturas, maestrías y doctorados, que buscan en su acervo documentos que han marcado el caminar religioso y cultural de la sociedad tapatía.

Seleccionados y ubicados por temas, los textos pueden ser consultados tras cumplir una serie de requisitos que garanticen el cuidado de sus páginas y la correcta utilización de la información. Por ello es necesario presentar un proyecto concreto de investigación que esté avalado por alguna universidad, o si es un particular, contar con una carta de recomendación de un sacerdote, donde conste la seriedad del trabajo que se va a realizar.

Además durante la visita, el personal autorizado recoge las pertenencias de la persona, le entrega un lápiz y los guantes correspondientes para manipular los documentos. Algunos de ellos pueden ser fotocopiados y otros no, por diferentes circunstancias.

Hoy el Archivo Histórico se encuentra cerrado debido a la contingencia sanitaria causada por el COVID-19.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

In Memoriam de una mujer comprometida con la Iglesia y con la sociedad

Laura Patricia López Navarro, licenciada en Trabajo Social y con Maestría en Desarrollo Humano y …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *