Home / Iglesia en Guadalajara / Fidela González, una catequista de 87 años

Fidela González, una catequista de 87 años

La catequesis infantil es uno de los apostolados más gratificantes dentro la Iglesia, sin embargo ella se ha entregado también en el equipo de Liturgia y como Ministra Extraordinaria de la Comunión.

David Hernández

Fidela González Meléndrez es originaria del municipio de Nochistlán, Zacatecas y actualmente tiene 87 años. Pertenece a la parroquia San Francisco, la cual está a cargo de la Arquidiócesis de Guadalajara.

Ella, desde hace más de 70 años, ha sido catequista en su comunidad parroquial y no existe niño, joven o adulto en el pueblo, del cual no haya sido maestra para la Primera Comunión o Confirmación.

Sus orígenes como catequista se remontan a los años 60’s, cuando tenía 15 años. Fue ahí cuando recibió la invitación por parte de un sacerdote de la comunidad para incorporarse. Ella le comentó al presbítero que sí le gustaría entrar, pero que sus papás no la dejaban.

“El sacerdote fue y les pidió permiso a mis papás –narra- para que yo diera catecismo, porque no me dejaban salir a ningún lado, ellos accedieron y a partir de ahí comenzó mi historia”.

Reconocimiento que le otorgó el SEDEC cuando cumplió 50 años como catequista.

Creciendo en edad y en formación

Al principio, le tocó impartir catecismo a niños pequeños, ya que no tenía mucha experiencia, sin embargo, conforme pasaron los años fue adentrándose en las enseñanzas de la Iglesia y se convirtió en catequista de sacramentos, es decir, que preparaba a niños para la Primera Comunión o Confirmación.

“Empezaba a enseñarles el Padre Nuestro, pero cantadito, después los Mandamientos, el Credo, la Salve y el Acto de Contrición. Más adelante nos compraron el libro ‘Mi primera comunión: Libro del Maestro’ y posteriormente el catecismo del Padre Ripalda”.

Conforme se iban actualizando los libros de catequesis, ella los estudiaba, primero de manera personal o en cursos, para después impartir los temas a los niños.

Aunque hubo momentos en su vida en los abandonó la enseñanza por cuestiones de salud o asuntos familiares, dejando Nochistlán por algunos meses, ella “siempre regresaba al catecismo”, pues sabía que su lugar aún estaba apartado.

“Fue muy bonito ser catequista y es lo que más puede dejar”.

Fidela González, catequista de la Arquidiócesis de Guadalajara

Catequista de sacerdotes

Muchos fueron los niños a los cuales les impartió catecismo, unos muy traviesos y otros muy disciplinados, pero Fidela González recuerda con gran apreció a todos aquellos que decidieron seguir el llamado de Cristo y ahora son sacerdotes.

“El señor Cura Braulio Sandoval, que está en Tlachichila, ofició una Misa para catequistas y pidió que pasaran al altar todas las presentes. Luego dijo que entre ese grupo estaba su catequista, yo sabía que se refería a mí, y posteriormente me señaló. Hay otro que se llama Francisco Delgadillo y está en Oaxaca, él quiso irse para allá. También está el padre Alberto Ávila, que llegó a director del periódico Semanario”, mencionó con alegría.

Entre la lista también figuran un par de sacerdotes legionarios de Cristo, como lo son Mario Quezada y Libardo.

Perfil de la catequista

Con tantos años en la enseñanza de la doctrina de la Iglesia, para la señora Fidela González cualquier catequista tiene que ser “responsable y dedicada”, ya que de ellas depende llenar esos vacíos que algunos padres de familia dejan en la formación de la Fe de sus hijos.

“Deben ser responsable de su apostolado, prepararse para poder dar a conocer a los niños lo que sí quieren. Yo les diría a las catequistas que nunca dejen de hacer este hermoso apostolado, que se entreguen a lo que hacen para que sepan lo que van a enseñar a los niños”.

Toda un apóstol

Otro de los grandes apostolados que desempeñó fue como Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión, llevando el Cuerpo de Cristo todos los días a los enfermos del pueblo durante doce años. “Pero, debido a la enfermedad del Parkinson tuve que abandonar tan gratificante labor.

“Lo que es Ministro de la Comunión y Liturgia me llena totalmente, traer a Jesús en tu corazón es lo más maravilloso”.

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

Músicos católicos lanzan canción provida

Promover la defensa de la vida desde la concepción,  es uno de los objetivos que …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *