Home / Iglesia en Guadalajara / ¡Gracias por todo Padre “Pericles”!

¡Gracias por todo Padre “Pericles”!

El martes 5 de mayo, tras varios días de agonía después de una explosión de gas en su vivienda, volvió a la Casa del Padre el sacerdote David Plascencia Sandoval. Es recordado como un presbítero “siempre atento, siempre dispuesto, amable, siempre y alegre, en la sencillez, de un hombre admirable.

Diácono Jesús Emmanuel Silva Rivas

¡Vaya, se nos ha ido un tipazo! Qué hombre tan simpático, que pastor tan cercano, que sacerdote tan piadoso. El Padre David o “Pericles”, como todo el Seminario y el presbiterio lo conocíamos, fue mi prefecto dos años, en Primero y Segundo de Teología. Y yo y mis compañeros, que lo tratamos y lo conocimos bien en esos años, podemos dar certeras referencias del gran ser humano y sacerdote que tuvimos enfrente. Un hombre con mucho carisma y don de gentes, que transmitía mucha alegría y confianza. Quizá era su porte, siempre bonachón y sonriente; quizá su buen humor, siempre vacilador; quizá su apariencia humilde; no lo sé, pero algo te animaba a acercarte a él. Era un gusto encontrarlo en los pasillos, observar la particular forma de andar que había adquirido con el paso y el peso de los años, saludarlo y comprobar el maravilloso buen humor de su alma siempre jovial.

También recuerdo lo genial que era escuchar el puño de anécdotas que había acumulado en sus años de seminarista y en su experiencia como sacerdote. Una tras otra, las iba contando con aire ameno y con sencillez, sacándonos grandes risotadas con cada una de ellas, porque era muy pícaro para platicarlas. Tenía anécdotas de todo tipo, pero permanecen en mi memoria algunas en especial. Una que me llamó la atención fue cuando nos explicó la razón de su sobrenombre: “Pericles”.

A su entrada al Seminario, en la Secundaria San Martín, en algún libro de texto venía la imagen del filósofo griego Pericles, de nariz algo pronunciada. Uno de sus compañeros le dijo que se parecía mucho al perfil del filósofo, por lo que ahí nació el apodo con el que sería conocido por todos nosotros. Otra anécdota fue en una de las ocasiones en que hubo un pequeño sismo aquí en Guadalajara. Todos bajamos rápidamente al jardín central para ponernos a salvo. Cuando comprobamos que el sismo había cedido totalmente, nos dispusimos a regresar a nuestro cuarto. Nuestra sorpresa fue cuando nos percatamos que el Padre David nunca bajó de su cuarto. Cuando fuimos a preguntarle, él nos dijo que no tenía caso, que de aquí a que bajara ya se habría caído el edificio, pues su andar era ya difícil en las escaleras. Así que, confiando en Dios, permaneció en su aposento.

Además, tenía cantidad de dichos muy simpáticos, con los cuales te daba respuesta rápida y consejos prácticos a las crisis que se presentaban en el camino vocacional. Por las tardes siempre era fiel a su cita con el Señor ante el Sagrario, con quien pasaba un buen rato de agradable oración y recargaba baterías para seguir alegrando a todos cuantos se encontraba en el camino de la vida. Siempre atento, siempre dispuesto, siempre amable, siempre alegre. Sin llamar la atención, en la sencillez, un hombre admirable.

Gracias por todo querido Pericles, te extrañaremos. Te encomendamos a la misericordia de Dios, confiando en que algún día nos reencontraremos para compartir juntos la alegría en presencia de nuestro Señor.

Descanse en paz: Presbítero David Plascencia Sandoval.

¿Quién fue?

El Pbro. David Plascencia Sandoval nació en el rancho de Agua Prieta, municipio de Ixtlahuacán del Río, el 3 de octubre de 1950.  Su inquietud vocacional comenzó con la presencia de los seminaristas que habían visitado su pueblo en misiones.

Ingresó al Seminario a la Secundaria San Martín. Ordenado sacerdote por el Exmo. Sr. Obispo Auxiliar de Guadalajara Don Antonio Sahagún López, el 7 de junio de 1981.

Murió el 05 de mayo de 2020.

Destinos sacerdotales del padre David Plascencia:

1er destino: Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, Ameca, Jal. (1981-1983).

2do destino: Formador en el Curso Introductorio de Tapalpa, Jal. (1983-1993).

3er destino: Párroco de San Rafael del Parque, Ciudad (1993-2003).

4to destino: Párroco de San Miguel Arcángel, Cocula, Jal. (2003-2010).

5to destino: Párroco de Nuestra Señora de Guadalupe, Portezuelo, Jal. (2010-2013).

6to destino: Prefecto de Teología del Seminario Mayor de Guadalajara (2013-2019).

7mo destino: Párroco de Santo Cura de Ars, Ciudad (2019-2020).

Acerca de David Hernandez

Revisa También

COVID-19 y el desarrollo de los niños

Monserrat M. Cuevas La pandemia del COVID19 ha orillado a los padres de familia a …

3 Comentarios

  1. Importante investigar mas sobre su vida
    Él fue formador en el seminario de Totatiche y eso no puede ser omitido.

  2. Lupita Espinosa

    Agradezcamos a Dios por su vida y por el privilegio de haberlo conocido. Un gran hombre y un sacerdote excepcional al que tendré siempre gran cariño y gratitud.
    Descanse en paz Don David.

  3. Jose Luis Torres Velazquez

    Concuerdo con uno de los comentarios, Fue formador también en el Seminario Menor, donde tuve la fortuna de conocerlo entre 1987 y 1989, a Tapalpa llego en 1990 donde fue también mi formador. Hombre de Dios, alegre, dicharachero y autentico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *