Home / Iglesia en Guadalajara / La Santísima Virgen nos atrae con ternura y devoción

La Santísima Virgen nos atrae con ternura y devoción

Yara Martínez González

La Santísima Virgen, nuestra Madre, ejerce una atracción poderosísima sobre cada uno de sus hijos, aseguró el Arzobispo de Guadalajara, Cardenal José Francisco Robles Ortega, al celebrar la Eucaristía en honor de Nuestra Señora del Carmen, en el templo que lleva su nombre, ubicado en el centro de Guadalajara.

En el marco de las fiestas patronales, el purpurado bendijo los escapularios de los asistentes y resaltó que la Santísima Virgen, en cada una de sus advocaciones nos invita al seguimiento de su hijo Jesucristo, quien es el anhelo más grande y monte de salvación de los seres humanos.

“Si repasamos cada una de las advocaciones de nuestra Madre Santísima vamos a experimentar que ella nos atrae, y nos atrae porque es madre, porque es una madre llena de ternura, llena de compasión, llena de misericordia, y con mucho deseo de cuidar de nosotros sus hijos”.

Al término de la Santa Misa, se realizó la tradicional procesión por el jardín que enmarca las afueras del templo de Nuestra Señora del Carmen, donde se congregaron los fieles para, entre rezos y  cantos, ver pasar a su Patrona.

La festividad de Nuestra Señora del Carmen, se celebra el 16 de julio, para recordar la aparición que la Santísima Virgen hizo, a principios del siglo XVII, a San Simón Stock, donde le entregó el escapulario, por ello, es reconocida en varias partes del mundo como “la fiesta del escapulario”.

Según la Congregación para el Culto Divino de la Santa Sede, el escapulario del Carmen, es un signo exterior, a través del cual, se establece una relación especial entre la Virgen, Reina y Madre del Monte Carmelo, y los devotos que piden su intercesión maternal.

.

Acerca de Rebeca Ortega Camacho

Revisa También

El Covid-19 ¡Sí existe!

¡EL covid-19 sí existe! Por lo tanto debemos cuidarnos todos, pero evitando la desocupación y ocupándose en algo provechoso dedícale 10 minutos a la pasión del Señor e interiorizarte de ese ministerio de amor.