Home / Iglesia en Guadalajara / Las escuelas católicas ante el COVID-19

Las escuelas católicas ante el COVID-19

Mtra. Consuelo Mendoza García

La escuela particular, y en especial la católica, ha tenido una gran importancia en la historia de la educación en México desde la época colonial hasta nuestros días y ha sido un evidente apoyo para el gobierno en su obligación constitucional de brindar educación a los niños y jóvenes mexicanos.

Ha logrado sobrevivir a persecuciones religiosas, a gobiernos adversos, a imposiciones de programas ideologizados, a crisis económicas, devaluaciones, y a las restricciones que la Secretaría de Educación le ha impuesto en algunos sexenios. Su existencia garantiza el derecho de los padres de familia para elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos.

El coronavirus ha sido una terrible sorpresa aún para los países más desarrollados, llegó a México causando muchos daños y convirtiéndose en una amenaza para nuestro sistema educativo que no estaba preparado para una contingencia de este tamaño.

Intentando suplir en casa las clases que los alumnos debieran tomar en su salón de clases, se ha recurrido a la tecnología, al uso de plataformas y de la televisión. Los colegios particulares, algunos mejor dotados que otros, han implementado todos los medios y recursos que están a su alcance con el objeto de continuar con el ciclo escolar, y a pesar de que los niños no asisten a clases regulares, tienen que seguir solventando casi todos los gastos: renta, mantenimiento y salarios para todo el personal administrativo y académico de los que dependen muchas familias.

Los padres de familia también están sufriendo los estragos que trajo consigo el covid 19; muchos han perdido sus empleos o pequeños comercios, o les han reducido sus sueldos, lo que les impide pagar la colegiatura de sus hijos, impactando fuertemente la economía del colegio y poniendo en riesgo su futuro.

Ante esta situación que pudiera convertirse en un conflicto entre escuela y padres de familia, es importante recordar que la comunidad educativa está compuesta por papás, maestros y alumnos, y hoy es urgente que juntos y unidos encontremos las soluciones pertinentes para una circunstancia de la que todos somos víctimas.

Los colegios necesitan de los padres y alumnos, y los papás necesitamos de los colegios por diversos motivos: la calidad de la educación, el sistema personalizado, la formación en la fe y en valores, los deportes, los idiomas, etc.,   nos dan el poder de elegir el sistema que consideramos adecuado para nuestros hijos. Sin escuelas privadas estaríamos condenados a la imposición.

La escuela particular, incorporada a la Secretaría de Educación Pública, ha brindado un importante apoyo al gobierno. El informe que presentó en abril del 2019 el extinto INEE (Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación), señala que “las escuelas públicas representan alrededor del 90% de la matrícula de educación primaria y secundaria, 85% de la preescolar y 80% de la de educación media superior”, el resto de estos porcentajes, se convierte en varios miles de niños y adolescentes atendidos por la educación privada.

La educación representa la construcción de un mejor futuro y debe ser una prioridad tanto para el gobierno como para la sociedad. En un gran número de países la educación privada no solo es reconocida sino incentivada por la autoridad de diferentes maneras: dando bonos de apoyo a los padres de familia, proporcionando las instalaciones o pagando los sueldos de los maestros, así como muchas grandes fundaciones destinan una parte importante de su patrimonio a la creación o apoyo de escuelas particulares.

Los directivos, los maestros y los padres de familia no pueden ser opositores porque ambas partes son víctimas de lo imprevisto, y tendremos juntos, que encontrar las mejores soluciones para salir adelante.

Es el momento de unir esfuerzos, tocar puertas, explorar nuevos horizontes, porque a pesar de que durante muchos años la historia oficial la haya excluido, la educación privada, y en especial la educación católica ha sido una protagonista importante en la formación integral de los mexicanos.

Acerca de David Hernandez

Revisa También

COVID-19 y el desarrollo de los niños

Monserrat M. Cuevas La pandemia del COVID19 ha orillado a los padres de familia a …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *