Home / Iglesia en Guadalajara / Padre Ramón López, recibió la vida eterna como regalo de Navidad

Padre Ramón López, recibió la vida eterna como regalo de Navidad

Falleció el padre Ramón Mora López. Durante sus tres años de enfermedad, ofreció sus sufrimientos por sus hermanos sacerdotes.

Pbro. Juan Javier Padilla Cervantes

Ser un buen enfermo fue el mayor apostolado del Padre Ramón, en sus tres últimos años de vida en la Parroquia de Santa Eduwiges, en Guadalajara; tuvo la gracia de preparar su final, que ocurrió en la madrugada del 25 de diciembre del 2020, en la solemnidad de la Natividad del Señor.

Su hermana Esperanza Mora manifestó que “falleció en una fecha muy significativa, ya que fue muy devoto del Niño de Belén. Cuando se ordenó sacerdote me encargó que le consiguiera uno, es el que tenemos aquí en casa; por eso digo que, el Niño Jesús, se lo llevó”.

El sacerdote, diocesano, Ramón Mora López, nació en la ciudad de Guadalajara, fue el octavo de una familia de nueve hermanos, sus padres Pedro Mora Torres y María Martha López Lomelí.

Creció en el lado sur de la ciudad, y, por invitación de un amigo y compañero de la escuela, y siendo, también, acólito en la Parroquia de Santa Eduwiges, ingresó a la edad de 13 años al Seminario Menor de San Martín, en el año de 1986, apoyado por el Señor Cura, entonces, José Gutiérrez Padilla.

Sacerdote amigo

Fue ordenado sacerdote el 3 de junio de 2001, en el Auditorio Benito Juárez, de manos del señor Cardenal Don Juan Sandoval Iñiguez, junto con 48 compañeros. Su lema de ordenación fue: “Todo lo puedo en aquel que me conforta”. Fil. 4,13.

El presbiterio, y en particular su grupo de compañeros sacerdotes, lo recordará por ser amigo; impulsor y promotor de unidad y compañerismo; regó cantos, risas y bromas; sembró alegría y caridad.

A lo largo de sus 20 años como sacerdote, ejerció su ministerio, primero, como vicario, en la parroquia de los Santos Crispín y Crispiniano, en la colonia Oblatos. A la vez, el Obispo le solicitó coordinar la Pastoral Diocesana de Adolescentes. Posteriormente, fue trasladado a la Parroquia de Nuestra Señora del Rayo en Miravalle, haciendo equipo con el señor Cura Ismael Nicanor Bravo, durante siete años. Su tercer destino fue como párroco en Santa Cruz de las Huertas, Tonalá, durante seis años.

Sacerdocio y enfermedad

El Padre Ramoncito -como le llamaban-, llegó a la Parroquia de Santa Eduwiges en el 2018, como vicario, cuando renunció a la Parroquia de Santa Cruz de las Huertas por cuestión de su enfermedad. Con gran familiaridad, los fieles, agentes y sacerdotes lo recibieron.

“Trabajó en esta parroquia atendiendo los grupos parroquiales de Adoración Nocturna, con quienes se familiarizó, y además lo apoyaron mucho. También asesoró a los grupos de catequesis y jóvenes. Siempre mantuvo una sonrisa en la cara y soluciones para los problemas”.

“Tuvo que combinar entre su apostolado y su enfermedad -explicó el Padre Aldo Ivan-. Hizo de su enfermedad un apostolado, lo ofrecía siempre por sus hermanos sacerdotes: ‘Hermanos, ofrezco mi sacrificio por ustedes’, solía decir”.

“Yo que tengo un futuro por delante, que pudiera ayudar más, aquí estoy postrado en esta cama; si Dios aquí me quiere, esta es mi misión, lo ofrezco como sacrificio”

Padre Ramón Mora López

Falleció el 25 de diciembre

“Extrañaremos su carcajada a cielo abierto, su voz para cantar a Dios y alegrar las convivencias, lo recordamos por su papel de Satanás en las pastorelas, de cada navidad, como aquella de “Cuernitos la regó” -externó uno de sus compañeros-.

El Padre Ramón Mora López falleció en la madrugada del 25 de diciembre del 2020, recibió la vida eterna como un regalo de navidad.

Con resignación y esperanza, familia, fieles y sacerdotes, en este día elevaron oraciones por su eterno descanso, en diversas celebraciones Eucarísticas.

Los restos del padre Ramón Mora descansan ahora en una de las criptas de la Parroquia de Santa Eduwiges.

Nombramientos y destinos:

2001 – Vicario de Santos Crispín y Crispiniano, Oblatos.

Coordinador Pastoral de Adolescentes en la diócesis.

2005 – Vicario de Nuestra Señora del Rayo, en Miravalle.

2012 – Párroco de Santa Cruz de las Huertas, decanato de Tonalá.

2018 – Vicario de Santa Eduwiges, decanato de Getsemaní.

Agradecemos a los sacerdotes Reynaldo Plascencia y Aldo Iván Arellano; a Esperanza Mora, y familia del Padre Ramón, por los datos proporcionados.

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Ordenan nuevos Obispos para Guadalajara

David Hernández Ochenta y siete días después de su nombramiento por la Santa Sede, los …

4 Comentarios

  1. Doy gracias a Dios porque pude conocer al padre Ramón, trabajar con él en el Equipo Diocesano de Adolescentes, contar con su amistad y compartir momentos muy importantes de mi vida con él. Gran sacerdote, director espiritual y amigo. Gran testimonio de vida. Descanse en paz.

    • Un excelente sacerdote y amigo, me gustaba mucho escuchar sus misas lo vamos a extrañar y siempre estará en nuestros corazones sus enseñanzas y consejos Dios lo tenga en la Santa gloria.

  2. Jose María Morales Flores

    Para mí más que nada un placer conocernos desde la niñez y asta despedida de esta vida. Dios lo tenga en su santa gloria

  3. Padre Ramón ,7 años de convivir en catequesis de adultos en el Rayo …en nuestra comunidad no necesitaba uno acercarse a el cuando algo afligia el se acercaba y me decia que te pasa amiga Pily el era muy inteligente espiritual siempre tenía palabras para confortar dar animo esperanza y q nuestra fe creciera ..
    Descanse en paz 🙏.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *