Home / Iglesia en Guadalajara / Sin festejos por COVID 19 aniversarios parroquiales
Sin festejos por pandemia

Sin festejos por COVID 19 aniversarios parroquiales

José de Jesús Parada Tovar

La pandemia del Covid-19, dilatada en sus efectos de contención por ya casi cinco meses, vino también a estropear los preparativos de decenas de Parroquias de la Arquidiócesis de Guadalajara, dispuestas a conmemorar festivamente, en este 2020, sus respectivos aniversarios cabalísticos, lo mismo Centenarios que de Diamante, de Oro y de Plata.

En efecto, este sábado 25 de julio se cumplen 450 años de la Erección Canónica de la Parroquia de Ameca, Jalisco, dedicada a Santo Santiago Apóstol, en tanto que otras tres Comunidades están arribando a su primer siglo de vida parroquial: el pasado 7 de febrero, la de Nuestra Señora del Rosario, en Jamay, Jalisco; el reciente 30 de junio, la de La Santa Cruz-San Juan de Dios, que fue la primera de su categoría en el entonces recién denominado Sector Libertad tapatío; y, en el también flamante Sector Hidalgo, la de La Sagrada Familia, desde el 10 de septiembre, de aquel 1920, aunque en un principio llamada “de Mezquitán”.

Otras seis Comunidades, del área rural, fueron erigidas como Parroquias hace 100 años: San Andrés Ixtlán, que quedó en la Diócesis de Ciudad Guzmán desde 1972, y las que absorbió la Diócesis de San Juan de los Lagos desde ese mismo año 1972: San Miguel de Cuarenta; Capilla de Milpillas; Pegueros; San Gaspar y San Francisco de Asís (del Municipio de Atotonilco el Alto).

Elevada a Parroquia el 5 de marzo de 1945, la de San Andrés, previamente, tenía en aquel tiempo como limítrofes a las de Santiago Apóstol-Tonalá; San Pedro Tlaquepaque, de la que se desprendió; y, en la ciudad, a la de San José de Analco y a la de San Felipe de Jesús. En este año, pues, ha cumplido sus Bodas de Diamante.

Oro a granel                                                                                              

Apenas asumida la guía pastoral de la Arquidiócesis como su séptimo Arzobispo a partir del domingo 1º de marzo de 1970, D. José Salazar López le imprimió otra visión y dimensión, poniendo muy pronto en práctica las enseñanzas y directrices del Concilio Vaticano Segundo, que ciertamente le daban otro enfoque a la conducción de la Iglesia en cuanto a desburocratización, antisolemnidad, pragmatismo y mayor cercanía hacia los fieles.

Por otra parte, estaba en plena efervescencia no sólo la acelerada expansión demográfica del Área Metropolitana y Ciudades Medias jaliscienses, sino el dinamismo creativo y entusiasta del Presbiterio, sobre todo el de la etapa post-conciliar (enfrentado a reticencias conservadoras, pero igualmente no exento de eufóricas ideas sin la aprobación o el consenso de la Jerarquía). Y, en ese contexto retador y difícil, el Sr. Salazar les brindó aliento y apoyo a numerosas Capellanías y Vicarías Fijas que aguardaban su salto a Parroquia.

No le importó que carecieran de solventes recursos económicos, de equipamiento material, o incluso que tuvieran su templo apenas en construcción y sus anexos pastorales solamente en breña o en proyecto. Mucho más valioso era que el Sacerdote contase con Comunidad; es decir, con población canónicamente reglamentaria, Culto consolidado, Catequesis, laicado suficiente y comprometido. Ya vendría la asesoría logística para garantizar una sólida tarea evangelizadora, así como el respaldo para los gastos de edificación.

La primera Parroquia erigida por el que luego sería el tercer Cardenal mexicano, fue la de San José, en Ocotlán, canónicamente fechada el 1º de agosto de 1970. Una semana después, el 8, las de Santo Cura de Ars, Santa Margarita María Alacoque, San Rafael Arcángel y El Señor del Perdón. El 12: San Alfonso María de Ligorio y Santa Cecilia. Dos días después, San Rafael del Parque. Al día siguiente, Nuestra Señora de Guadalupe, en Ameca. El 18, Santa María Goretti. El 28, San Juanito de Escobedo, Jal., sede de la imagen de la Virgen del Pueblito, muy venerada en la Región Valles. Y, para cerrar ese mes de agosto, el 31, El Espíritu Santo, y San Andrés, de Ajijic.

El 5 de septiembre, San Martín de las Flores. El 8, Los Santos Reyes, de Cajititlán, y el 18, Nuestra Señora de Guadalupe-Chapalita. Dos Parroquias decretadas el 3 de octubre: El Calvario, y San Isidro-Oriente. Tres erigidas el 7, todas en jurisdicción municipal de Zapopan: San Isidro Labrador, San Martín Obispo, de Ciudad Granja, y Nuestra Señora de Guadalupe, Constitución. Dos días después, Santa María Magdalena, Polanco. El 24, San Bernardo, y el 28, La Madre de Dios, Col. Providencia.

San Martín de Porres, el 20 de noviembre. El 23, San Jorge Mártir. Una semana después, Nuestra Señora de Guadalupe, de Atotonilquillo. El 7 de diciembre, La Santa Cruz, y Santiago Apóstol, de Ixtlahuacán de los Membrillos. Culmina el año de estas Bodas de Oro Parroquiales: San Joaquín, erigida el 31 de diciembre de 1970, y suman 30 las así conmemoradas.

Otras tres, en el Sur de Jalisco, en 1970, que dos años después pasaron a ser Parroquias del Obispado de Ciudad Guzmán: Valle de Juárez, Chiquilistlán y Usmajac. De la Región de Los Altos: Nuestra Señora de la Luz, en Lagos de Moreno; La Sagrada Familia, en Tepatitlán de Morelos; San Felipe de Jesús, en Atotonilco el Alto; La Sangre de Cristo, en San Juan de los Lagos; la Comunidad de Huisquilco, del Municipio de Yahualica, y la de El Josefino, Municipio de Jesús María, que quedaron en la Diócesis de San Juan de los Lagos. 

15 de Plata

25 años como Parroquia están cumpliendo, o por cumplir: Nuestra Señora de San Juan de los Lagos, en Jardines de San Francisco, decretada el 2 de febrero de 1995; San José Esposo Fiel, el 4, y un día después, Santo Tomás Moro. Del 13 de junio datan: San Felipe de Jesús, en Ocotlán, y Santa Cruz de las Colinas. Del día 19, San José del Castillo y San José, Río Verde. Del mes de agosto: La Quinta Aparición de Nuestra Señora de Guadalupe, el día 1º, así como San Juan Bautista, de Atemajac. Del 4: Nuestra Señora de los Remedios, Santo Niño y Virgen de Atocha, y El Espíritu Santo, de la Col. Hogares Nuevo México. Del día 6, Santiago Apóstol, en Arroyo Hondo, y del 7 de octubre, Santa Isabel. Todas estas Parroquias, erigidas por el Cardenal Juan Sandoval Íñiguez, noveno Arzobispo Metropolitano.

Nuestros pastores, nuestras parroquias

Conforme a datos proporcionados por el Pbro. Ramón Orozco Orozco, Investigador y Compilador de la Historia Eclesiástica, he aquí un Resumen Estadístico de Parroquias erigidas por los Pastores de la Arquidiócesis tapatía durante el Siglo XX y lo que va del XXI:

Arzobispo José de Jesús Ortiz y Rodríguez (1902-1912): 7 Parroquias.

Arzobispo Francisco Orozco y Jiménez (1913-1936): 36 Parroquias.

Cardenal Arzobispo José Garibi Rivera (1936-1969): 38 Parroquias y casi 60 Vicarías Fijas, lo que actualmente serían Cuasiparroquias, previo Decreto Canónico.

Cardenal Arzobispo José Salazar López (1970-1987): 154 Parroquias.

Cardenal Arzobispo Juan Jesús Posadas Ocampo (1987-1993): 43 Parroquias.

Cardenal Arzobispo Juan Sandoval Íñiguez (1994-2012): 173 Parroquias.

Cardenal Arzobispo José Francisco Robles Ortega (2012 a la fecha): 46 hasta enero de 2020, cuando fueron erigidas las dos más recientes, para las Comunidades de Plan de Barrancas y de Tepetates, con lo cual, a la fecha, suman 501 Parroquias en la Arquidiócesis, que es la de mayor número en todo el país.

Acerca de Monserrat Cuevas

Lic. Ciencias de la Comunicación | Reportera en Acción | Temas sociales, busco historias de vida que contar.

Revisa También

Fray Antonio Alcalde un gran revolucionario

Monserrat M. Cuevas Fotografías: Víctor Esparza  El 7 de agosto se conmemoran 228 años de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *