Home / Iglesia en Guadalajara / Vivimos en manos del crimen organizado
En medio de esta realidad de violencia la Iglesia Católica está y quiere estar con las víctimas, afirmó el Arzobispo de Guadalajara

Vivimos en manos del crimen organizado

Monserrat M. Cuevas

Tras la glosa del  primer informe de la administración del Gobernador Enrique Alfaro Ramírez, vivida en días pasados en el Congreso del Estado, el Arzobispo de Guadalajara, Cardenal José Francisco Robles Ortega, hizo un llamado a las autoridades para que garanticen mayor seguridad a los ciudadanos e insistió, ante el descubrimiento de nuevas fosas clandestinas, que debe ser respetada a la dignidad y los derechos humanos.

“El estado no puede o no quiere, por algún motivo, por la globalización del tema, no se sabe; aquí lo que hay que hacer es prevalecer la conciencia del valor y de la dignidad de cada persona, independientemente a lo que se dedique, porque a veces se quiere justificar porque se dedicaba a actividades ilícitas por eso terminó la vida así. Independientemente de que una persona se dedique, a lo que se dedique, su dignidad no merma, su valor como ser humano y como persona no disminuye y tiene que recibir todas las garantías previas; quiere decir que para que eso no suceda, y si llegara a suceder, tiene que garantizarse el trato que merece la dignidad de la persona aún después de la muerte”.

Enfatizó que el problema del crimen organizado no es sólo nivel Estatal, también se vive en toda la Nación por lo que es necesario buscar una estrategia efectiva para reducir los índices delictivos, principalmente dónde abunda esta problemática. “Hay zonas que están definitivamente tomadas por el crimen organizado y tomadas por el narco; aquí lo que no se sabe es, si el estado tiene la voluntad, tiene la posibilidad de recuperar esos territorios, o sencillamente como es un fenómeno más allá de lo estatal, más allá de lo nacional, es un fenómeno global, no se sabe si ante esa globalización del tema mejor prefieren no tocarlo, ese es el desconcierto que tenemos como sociedad y esa es la zozobra en la que vive la sociedad; estamos en manos del narco o estamos bajo la protección de seguridad que está obligada de ofrecernos el gobierno; ese es el dilema, esa es la pregunta y por lo pronto no se ve una respuesta”.

Hay cercanía con víctimas de la violencia

En medio de esta realidad de violencia la Iglesia Católica está y quiere estar con las víctimas,  afirmó el Arzobispo de Guadalajara.

“La iglesia no se ha alejado de las persona. Yo, sólo les digo un detalle: no hay parroquia que visite, que no se acerque por lo menos un persona y me diga, ‘señor Cardenal pida por mi esposo, pida por mi hermano, pida por mi hijo que está desaparecido’. Eso también se lo dije al gobernador, lo que pasa es que uno invita a la gente a que lo denuncie y temen, no tienen confianza; más bien temen que lo que le pasó a su familiar, le pueda pasar a otro miembro de la familia si ellos exhiben o ellos denuncian lo que les está pasando, pero sí, la Iglesia está presente, por ejemplo, cuando piden una misa, cuando se acercan y comparten su pena, no podemos ir más allá, no es nuestra obligación brindar la seguridad, ni siquiera en los templos, es función de las autoridades brindar y garantizar la seguridad de los ciudadanos no es de la Iglesia”.

Seguridad para Evo Morales y para los mexicanos  

Así como hay seguridad para Evo Morales también debe haber para los mexicanos, no se debe descuidar esa parte, señaló el Cardenal Robles Ortega.

“Mi opinión muy personal es que es un signo muy muy desconcertante, y así se ha leído por gran parte de la sociedad. Independientemente de que se haga con afán de proteger la vida de una persona que está en peligro, ese siempre será un valor, pero ojalá que fuera parejo ¿no?, así como se ofrece el proteger la vida de un extranjero, se garantice la protección de la vida de los ciudadanos que es lo que estamos tratando, pero independientemente de ese valor, que es proteger la vida, el mensaje que confunde, el mensaje que no está claro, es que no se tome en cuenta, más bien como que se favorece un proceso, que desde el punto de vista de la sociedad en la que él trabajaba, hay mucha inconformidad y poca claridad; entonces como que pareciera que al recibirlo o al aceptarlo, estamos nosotros apoyando aquel proceso que el país propio (Bolivia), no considera justo, no considera apegado a derecho y no considera legítimo”.

Respecto a que Bolivia utilice la Biblia como régimen de gobernanza, al Arzobispo de Guadalajara dijo que la palabra de Dios tiene aspectos que pueden utilizarse como ejemplo, más no como un sistema para gobernar.

“La palabra de Dios tiene luces para todos los aspectos de la vida humana, pero una cosa es que así sea, y otra cosa que se tome aquello que solamente se ideologice para favorecer una postura injusta, o una postura ilegal, etcétera, no se puede manipular la palabra de Dios; sirve a todas las realidades humanas, pero cuidado si toma aquellos textos que favorezcan el punto de vista de algunos”, puntualizó.

Acerca de Monserrat Cuevas

Revisa También

Cardenal Robles se pronuncia sobre las Ordenaciones Sacerdotales

David Hernández En rueda de prensa dominical, el Cardenal José Francisco Robles Ortega se pronunció …