Home / Iglesia en México / Así enfrenta la Diócesis de Autlán la pandemia

Así enfrenta la Diócesis de Autlán la pandemia

Pbro. Efraín Gutiérrez

Situación pastoral

Prácticamente todas las actividades pastorales están pausadas por la pandemia. El obispo regularmente tiene reunión con los decanos, consejo de gobierno y consejo presbiteral y no ha dejado de enviar comunicados animando al presbiterio y a los fieles a no perder la fe y a atender las medidas sanitarias que piden las autoridades. Algunos sacerdotes transmiten las celebraciones de la Eucaristía, oración y horas santas a través de los diferentes medios de comunicación. Se asiste a los enfermos cuando lo requieren teniendo todos los cuidados necesarios; se celebran las exequias con muy poca asistencia de fieles y todos los demás sacramentos han sido suspendidos por petición del mismo señor Obispo. Sacerdotes, religiosas y fieles esperamos pronto volver poco a poco a la nueva normalidad.

Economía, pobreza y desempleo

Debido al lema famoso “quédate en casa” y que la gente en su gran mayoría  ha acatado, la situación económica en las comunidades y familias de nuestra diócesis se ha visto muy afectada. Sobre todo los que viven de sus pequeños o medianos negocios, ya que les han pedido que mantengan cerrado. Algunos trabajadores se han quedado sin trabajo y han tenido que buscar la manera de sacar adelante a su familia buscando empleos temporales. Se nota mucho la diferencia entre los pueblos grandes y las comunidades pequeñas o alejadas, porque en los pueblos grandes la autoridad hace cumplir las disposiciones que pide el gobierno federal o estatal y en las comunidades pequeñas hay personas que dicen que allí no se ha vivido la cuarentena y los negocios abren a discreción y las personas siguen realizando sus trabajos ya que la mayoría viven de sus cosechas en el campo o de cuidar sus ganados. La mayoría de comunidades de nuestra diócesis son pequeñas y/o rurales y a su modo han podido salir adelante afrontado la crisis económica, ya que, como sabemos, el gobierno no ha perdonado el pago de ningún servicio y las ayudas a negocios o despensas que según se han entregado para ayudar a las familias, no han llegado a muchas comunidades.

Violencia intrafamiliar

Hay más tensión en la vida interna de la familia al estar todos sin salir de casa. Hay familias que si han cumplido él quedarse en casa que son muy pocas. La inmensa mayoría salen a realizar su vida cotidiana, ya que son muy pocos casos de coronavirus en los municipios de nuestra diócesis. Se vive tensión de los padres de familia para con los hijos estudiantes porque son los papás los que ayudan a sus hijos a hacer sus tareas y trabajos que les dejan en sus clases a distancia y la gran mayoría no están preparados para asesorar a sus hijos. Ayudó el que hubiera escasez de bebidas alcohólicas para que no hubiera tanto pleito al interno de las familias.

Narcotráfico

Pareciera que el crimen organizado no está en cuarentena, ya que son los que no se ve que se “quedan en casa” y se les ve rondar por las comunidades como si nada pasara. Además, muestran su “lado bueno”, porque son ellos los que han ayudado a la gente dando continuamente despensas para las familias.

Signos de esperanza

Solamente 6 de los 19 municipios que conforman nuestra diócesis aparecen en la estadística diaria con casos de coronavirus, los cuales se dicen ya controlados. Hay esperanza de que pronto se vuelva a una “nueva normalidad”. Nuestra gente sabe esperar y a su manera han fortalecido su fe. Los sacerdotes han ayudado a fortalecer esa esperanza no dejando de transmitir las celebraciones en sus redes sociales, haciendo procesiones con el Santísimo por las calles de sus parroquias o paseando a los santos patronos pidiendo el fin de la pandemia. Pedimos a Dios pronto estar nuevamente en los templos celebrando juntos al sacrificio de la Misa.

Acerca de David Hernandez

Revisa También

El cáncer, la indiferencia en la sociedad

Monserrat M. Cuevas Fotografías: Víctor Esparza Melannie es una pequeña de 1 año 7 meses, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *