Home / Iglesia en México / Migrante no es peligro, está en peligro: Papa Francisco
El Papa Francisco invita al mundo entero a ver al migrante como un amigo y un hermano, ya que él está en constante peligro / Fotografía; Víctor Esparza

Migrante no es peligro, está en peligro: Papa Francisco

Monserrat M. Cuevas

Fotografías: Víctor Esparza

Johnny es un joven de 30 años que es originario de San Felipe, Yaracuy, Venezuela, llegó a México el pasado 20 de julio, y su meta es llegar a los Estados Unidos para cumplir el ‘sueño americano’, ganarse unos dólares, ahorrarlos y poner en México un negocio de comida venezolana.

“Estoy en México desde hace unos quince días, pues quiero cumplir el sueño americano, juntar una plata y vender fritanga de allá aquí en Guadalajara”.  

La historia de Johnny engloba la desigualdad y la falta de oportunidades que hay en su país, lo que obligó a este joven a dejar sus raíces.

“Yo te voy a decir algo mi pana, aquí están, como dicen acá, en la gloria; allá la falta de oportunidades es lo que nos obliga a dejarlo todo, mi pana, dejas a tu gente, tu vida, lo dejas por una cuanta plata y por mejores oportunidades”.

Fotografía: Víctor Esparza

La pandemia del COVID-19 retrasó un par de semanas su camino hacia la frontera donde unos conocidos lo ayudarán a pasar ‘el charco’, según refiere él mismo.

“Ya, ya había planeado esto desde hace unos años, pero la pandemia retrasó todo, porque la plata que tenía para irme al norte, la usé para pagar deudas, más bien le quité un poco y ya no me ajustaba; allá hay dos compinches que me andan esperando, pero aún no sé cuándo me voy”. 

El viacrucis del migrante

Donde le agarra la noche, ahí duerme. Pero a pesar de las inclemencias que ha sufrido en este viaje, Johnny mantiene vivos sus sueños.

“Donde llegue la noche, ahí duermo. Cuando llueve es cuando más se sufre, pero hay muchos panas aquí que te ayudan. Yo aún quiero conocer la Estatua de la Libertad, por eso no me he regresado a mi país”.

A pesar de que aún no llega a Estados Unidos, el venezolano se gana la vida en México, experiencia que le abona a sentirse más cerca de cumplir sus metas.

“Los de aquí me han tratado bien, a veces sí desconfían de uno, pero yo lo que hago es ganarme unas monedas, unos pesos como le llaman aquí, ahí los amigos me dejan lavarles las combis y ya saco para el almuerzo y también guardo, porque no sé más adelante cómo vaya ser el camino”.

Fotografía: Víctor Esparza

4 mil 291 kilómetros es la distancia que hay entre las capitales de ambos países, una distancia que se duplica por las distintas paradas que se hacen durante el recorrido que un migrante venezolano hace durante su viaje en ‘La Bestia’.

“No recuerdo cuántos días fueron con exactitud, porque de Yaracuy tomé un autobús a Panamá, de ahí otro a Guatemala y de ahí pasé a México; creo que llegamos a Chiapas primero… pierdes la noción del tiempo porque te preocupas por sobrevivir, pero fue casi una semana la que estuve viajando en ‘La Bestia’, con miedo al futuro, porque no sabes si vas a morir o si vas a tener algún accidente”.

De corazón abierto y generoso

El noble corazón de las personas, pese a la pandemia del COVID-19, hacen que día a día más de 30 migrantes de distintos países centroamericanos puedan alimentarse, asearse y descansar en la Casa del Migrante, El Refugio, ubicada en el Cerro del 4.

El párroco de la comunidad de Nuestra Señora  del Refugio y director del albergue, el padre Alberto Ruíz Pérez, agradeció la solidaridad de las personas que realizan donativos económicos y de en especie a esta causa, pese a la pandemia.

“Por esta situación, en su momento pensamos que habría menos movimiento, menos flujo de migrantes. No te puedo decir que se incrementó de manera incontrolable, pero por lo menos se ha mantenido la llegada de personas que pasan por la ciudad y llegan aquí al albergue”, señaló.

Dónde come uno comen cuatro

El señor cura Ruíz Pérez informó que en tiempo ordinario, fuera de la pandemia, se atiende a más de 20 personas por día, se les brinda alimento y quienes deseen descansar y tomar un baño, son bienvenidas.

“Ordinariamente estamos atendiendo, fuera de la casa, en promedio a más de 20 personas diarias, más las que tenemos adentro que es otro tanto. Teníamos 60, pero poco a poco se han ido yendo, por diferentes circunstancias: urgencia de irse a la frontera con algún familiar, o regresarse porque alguien enfermo de su familia, o porque se enfadaron de estar confinados”.

Hay quienes suspendieron su trayecto a la frontera, decidieron trabajar para ganar de manera honrada dinero para seguir sobreviviendo durante su estancia en México.

Casa del Migrante en el Cerro del 4 / Fotografía: Víctor Esparza

“Para evitar contagios de coronavirus les dimos la alternativa, a los que han querido trabajar, o que ya estaban trabajando y no quisieron perder su trabajo, de irse a vivir a los departamentos que estamos construyendo. Ahí están viviendo 12 personas que van y regresan del trabajo (con las medidas sanitarias correspondientes), viven ahí, y ocasionalmente vienen aquí por alguna comida”.

Hasta el momento, en ‘La Casa del Migrante’ no se ha presentado ningún contagio de COVID-19. Quienes desean ingresar al albergue, deben pasar por un filtro sanitario, es decir, se aíslan 15 días, se les hace la prueba y se descarta que padezcan la enfermedad. Al concluir el protocolo, se les informa que pueden ingresar.

Jalisco solidario

El DIF Jalisco también apoya a personas en situación de calle y a migrantes que por la pandemia del COVID-19 se encuentran varados en nuestra ciudad, la institución, a través de distintas actividades y albergues, protege a este sector. Así lo explicó el Director General del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia, Juan Carlos Martín Mancilla.

“Tenemos al grupo de migrantes, que son aquellas personas que pasan por nuestra ciudad, ellos duran tres o cuatro días, mientras que se recuperan del difícil camino y en ocasiones, trabajan para ganar algo de dinero y continuar. Nosotros los apoyamos con comida y albergue, pero su estadía es muy corta. Nuestro apoyo es para que no se queden en la calle sufriendo inclemencias”.

Fotografía; Víctor Esparza

El funcionario detalló que aquellos migrantes que deciden permanecer en el Estado durante más tiempo, el DIF los prepara para que encuentren un trabajo, esto a través de talleres, de manera que puedan generar ingresos.

El Papa Francisco invita al mundo entero a ver  al migrante como un amigo y un hermano, ya que él está en constante peligro.

Acerca de Monserrat Cuevas

Lic. Ciencias de la Comunicación | Reportera en Acción | Temas sociales, busco historias de vida que contar.

Revisa También

Indulgencia Plenaria por el Año de San José

Roberto O´Farril Corona Por este motivo, la Penitenciaría Apostólica emitió el Decreto, firmado por el …