Home / Iglesia en México / Ermita en memoria de los niños abortados

Ermita en memoria de los niños abortados

Los Inocentes de María ofrece un memorial para niños que perdieron la vida de manera violenta y un espacio de reconciliación para los padres que quieren sanar su historia.

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

El sábado 15 de agosto Los Inocentes de María, asociación civil,  inauguró, con la bendición del Cardenal Juan Sandoval, Arzobispo Emérito de Guadalajara, la Gruta de Raquel, monumento que pretende recordar a los niños y niñas abortados y dar a sus padres un espacio de reconciliación y oración.

Dignificando a los violentados

Conformada legalmente en 2008, la Asociación Civil, Los Inocentes de María, que encabeza Brenda del Río, busca proclamar los derechos fundamentales de los niños, así como la erradicación de la violencia contra los más pequeños. Con su proyecto Nantli Konene (mujer que se convierte en madre) trabaja en zonas violentas con jóvenes madres para sanar lazos familiares. “Este proyecto fue premiado en 2017 por el extinto IJAS como mejor proyecto preventivo metropolitano”, rememora Brenda del Río.

A las actividades diarias de Los Inocentes de María, se suma la entrega de alimentos no perecederos a familias marginadas de Jalisco, incluyendo dos zonas indígenas, Nahuas y Wixáricas. Son ganadores del 3er. lugar del Premio Fray Antonio Alcalde e instancias como DIF Guadalajara, Ayuntamiento de Guadalajara y próximamente el Ayuntamiento de Zapopan, han galardonado sus iniciativas.

Entre sus actividades ofrece dar sepultura digna a organismos humanos no identificados menores de 12 años y que fueron privados de la vida con violencia, ya sea mediante el aborto o una vez nacidos, mediante el abandono en lotes baldíos o botes de basura.

Para el perdón y la oración

Esta asociación fundada en Jalisco, pero que tiene actividad dentro y fuera de México, construyó esta ermita a manera de mausoleo (sin restos humanos), para dejar escritos los datos forenses de los pequeños sobre los muros de este recinto.

“La Gruta de Raquel es un lugar donde también hombres y mujeres acuden a reconciliarse con un hijo o hija perdidos con el aborto provocado y le dan un nombre. Ese nombre queda escrito en los muros con la caligrafía de su padre o madre y se transfiere a un material acrílico con la fecha de fallecimiento de ese pequeño”, explicó Brenda del Río.

“En la Gruta también existe un buzón en donde puede ser dejada una carta a ese hijo o hija por parte de su padre o madre. Esas cartas serán publicadas en un libro de autores anónimos, padres y madres que esperan conocer a sus pequeños en la vida eterna”, añadió.

Destacó que en esta asociación civil, esos padres y madres son recibidos con afecto y comprensión.

“En realidad, en ese jardín-mausoleo no reposarán los cuerpos de los niños que Los Inocentes de María acoge como miembros de su propia familia humana, sino en sus espacios funerarios, propiedad de la organización (mausoleos en templos y espacios en panteones), adecuados para una sepultura individualizada contemplando todas las normas sanitarias y la trazabilidad de cada cadáver”.

Brenda del Río finalizó diciendo que, fue un privilegio  honrar esas preciosas vidas, en una fiesta tan importante como la Asunción de María.

 

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Revisa También

La lucha de independencia desde una mirada local

Estas líneas están dedicadas a nuestros antepasados, a los que valientemente defendieron lo que en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *