Home / Iglesia en México / Papa Francisco dona respiradores pulmonares a México
El presidente Andrés Manuel López Obrador decidió que los respiradores fueran destinados al estado de Querétaro

Papa Francisco dona respiradores pulmonares a México

Redacción ArquiMedios

Ante la  grave y muy extendida crisis sanitaria que vive el mundo y, en modo particular América Latina a causa del COVID-19,  el Papa Francisco ha querido expresar también con actos concretos su cercanía con la población más afectada por esta pandemia.

Por consiguiente, a través de la Limosnería Apostólica de la Santa Sede, el Pontífice decidió donar algunos equipos médicos a distintos países de los cuales México fue uno de los beneficiados, a donde se destinó 3 respiradores pulmonares, 3 bombas de infusión volumétrica y un oxímetro, a fin de paliar los efectos de la emergencia sanitaria.

Este material  fue entregado a la Nunciatura Apostólica el pasado 7 de julio y de acuerdo con la Conferencia Episcopal Mexicana (CEM), puesto a disposición del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para que en su calidad de jefe de Estado, estableciera el destino de este donativo del Santo Padre.

El pasado 13 de julio, el Gobierno federal, a través del Director General del INSABI, Mtro. Juan Antonio Ferrer, destinó dicho material al estado de Querétaro, y Francisco Domínguez Servién, gobernador de la entidad, al día siguiente recibió en la sede de la Nunciatura Apostólica en México los tres ventiladores mecánicos para atender a enfermos por COVID-19. Estos dispositivos se sumarán a la infraestructura de salud de la entidad y serán utilizados en el Hospital General de San Juan del Rio.

Más países beneficiados

Desde América Latina hasta Asia, pasando por África y Europa: el Papa Francisco mostró su cercanía con los países más necesitados en esta pandemia a través del trabajo solidario de la Limosnería Apostólica.

Es por ello que en las últimas semanas, a través de las Nunciaturas Apostólicas, el Santo Padre ha donado 35 respiradores pulmonares que se distribuyeron de la siguiente manera: 4 para Haití; 2 para la República Dominicana; 2 para Bolivia; 4 para el Brasil; 3 para Colombia; 2 para  Ecuador; 3 para Honduras; 3 para México; 4 para Venezuela; 2 para el Camerún; 2 para Zimbabwe (a través de la Conferencia Episcopal local); 2 para Bangladés; y 2 para Ucrania

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

Coronavirus, la cruz que nadie quiere cargar

Contraer la enfermedad del COVID-19 es un duro golpe a nivel físico, emocional y económico …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *