Home / Iglesia Universal / San Antonio, Texas: Diócesis que vela por los migrantes (primera de dos partes)

San Antonio, Texas: Diócesis que vela por los migrantes (primera de dos partes)

De visita en Guadalajara, el Obispo de San Antonio, Texas, platicó con ArquiMedios sobre la situación actual de su diócesis, la tradición de fe transmitida por la herencia mexicana y el apoyo que actualmente se brinda a los migrantes.

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

Monseñor Gustavo García Siller, es Misionero del Espíritu Santo y es actualmente Arzobispo de San Antonio, Texas, en los Estados Unidos. “Acabo de cumplir hace algunos días 9 años como Arzobispo.

“La Arquidiócesis de San Antonio fue la primera en Texas y su historia es muy rica, ya que al ser este uno de los territorios que pertenecían a México donde estaba presente la fe, tuvo una importante presencia primero de los franciscanos y luego de los jesuitas.

“Los brotes de fe comenzaron a surgir en 1689. Un sacerdote franciscano le dio el nombre al río, con la visión de que la futura comunidad se iba a llamar San Antonio.

“La ciudad se fundó en 1718. Pero ya había ahí las semillas de la fe y esas semillas han dado su fruto. Ya son poquito más de 300 años y la fe está y sigue viva”, asegura el señor Obispo.

La identidad católica

“Es una comunidad muy bella. Tenemos alrededor de 1 millón 200 mil católicos. Tenemos 170 parroquias y misiones, cuatro Universidades Católicas y cerca de 35 escuelas católicas a nivel primaria y secundaria.

“Tenemos muchas comunidades religiosas, están por ejemplo las Hermanas del Verbo Encarnado, que son muy conocidas en México porque tienen escuelas y hospitales, y en San Antonio tiene su casa central.

“Hay un ambiente de fe y de muchas tradiciones, y el ambiente de familia y de la sociedad ha crecido gracias a esta fe y a la Iglesia Católica”.

Monseñor García Siller apuntó que si habláramos en porcentajes, aproximadamente el 50 por ciento de la población son católicos, mientras que el otro 50, pertenecen a muchas otras denominaciones religiosas. Mientras que en la población hispana, el porcentaje es mayor, ya que el 60 ó 65 por ciento de los hispanos que practican alguna religión, son católicos.

Ante la gran oferta religiosa

Mons. Gustavo García Siller es originario de San Luis Potosí, pero tiene más de 25 años radicado en los Estados Unidos: “Yo estuve en Los Ángeles, en algunas otras diócesis de California, en Oregon, en Washington, en Alaska, y luego estuve casi 8 años como Obispo Auxiliar en Chicago.

Señala que cuando inició su ministerio sacerdotal en Estados Unidos, el cambio fue muy fuerte, pues en ese país y concretamente en California, donde vivió su primera experiencia fuera de México, hay miles de denominaciones religiosas, no como en nuestro país donde la mayoría continuamos siendo católicos.

“Fue un contraste, pues yo en mi natal San Luis conocía dos o tres grupos cuyos templos sabía que no eran católicos pero allá hay una variedad increíble de denominaciones”.

El embate del secularismo

Sobre los retos de su diócesis, según la realidad actual, Mons. García Siller refirió que el reto es descubrir “cuáles son los valores que tenemos en el presente y que deseamos hacia el futuro”. Porque reconoció que Estados Unidos ha arraigado valores muy fuertes, también ha vivido la influencia del secularismo: “y el secularismo lo que hace es que te va robando los valores y te va dejando seco; va dejando la sociedad vulnerable, sin fuerza, sin sentido.

“En los últimos años el secularismo ha ido robando el sentido de familia, el sentido de la fe, de los valores, y ese es un reto muy grande”

Mons. Gustavo García Siller.

“Como bautizados, como pueblo de Dios y como servidores, lo que urge más es la nueva evangelización que fue anunciada desde Paulo VI, después por Juan Pablo II, el Papa Benedicto y ahora el Papa Francisco.

“El Papa Francisco lo ha hecho más tangible pues él lo ve como un camino de respuesta pero que no es fácil aceptar para muchas personas dentro de la Iglesia porque es muy retante.

“El Papa está buscando que la fe nos llegue a través del encuentro; una cultura del encuentro, de relacionarnos.

“Todos sus viajes van en el sentido de cómo conectar religiones, grupos, asociaciones, grupos de poder, etcétera. Cómo buscar la relación porque en el encuentro es donde surgen los valores de fondo y ahí es donde la fe se vuelve iluminadora de la realidad.

“En la Arquidiócesis de San Antonio tenemos muy clara la visión, es muy sencilla, es el encuentro con Cristo, unidos como Iglesia, enviados por el Espíritu para promover una cultura del encuentro, acompañándonos. Esa es la realidad de la Arquidiócesis y es lo que queremos alimentar; creemos que si en eso nos unimos, otros trabajos pastorales irán fluyendo”.

Una ciudad atractiva para los migrantes

Explicó que Texas es el segundo estado más grande de la Unión Americana (después de Alaska) y fue un puente muy importante entre las culturas, “desde el tinte de la fe desde sus comienzos pues la Iglesia llegó primero y luego se formó la ciudad.

“Actualmente la ciudad es la séptima más grande del país, es una ciudad grande y con fuerza, pero con un ambiente muy familiar y que ha sido tranquilo. Ha crecido mucho en los últimos años y eso ha traído ciertos retos.

“Uno de esos retos es que tenemos es que Texas es un estado fronterizo con México, aunque la ciudad está más adentro, es en el estado la ciudad más atractiva para aquellos que pasan la frontera, ya sea para quienes buscan ubicarse ahí o irse a otros lados del país”.

Una ciudad y una Iglesia misericordiosa

“San Antonio es una ciudad de mucha acogida, de hecho la palabra que define a la ciudad por parte del gobierno, es una ciudad que se define por la compasión. Entonces ha sido muy abierta a poder integrar la situación de los migrantes. Sin embargo, las políticas del país y del estado son muy negativas, no favorecen a los migrantes, al menos a nivel federal y a nivel estatal. En la ciudad hay un poquito más de comprensión y de búsqueda de cómo apoyar y cómo promover al migrante”.

Mons. García Siller expuso que la Iglesia permanece atenta a las necesidades de esta población: “A nivel nacional todos los Obispos trabajamos a favor de los inmigrantes y en la búsqueda de que se llegue a una solución migratoria que sea justa y que contemple la dignidad de la persona, al mismo tiempo que todos los países tienen el derecho a proteger sus fronteras, sin embargo las pronunciaciones que ha habido en los últimos años, han buscado que el Congreso, en sus dos cámaras, haga una reforma migratoria que no se ha podido hacer”.

Catedral de San Fernando, San Antonio, Tx.

El menosprecio y la descalificación

“En los últimos tiempos además se ha dado un ataque directo a los migrantes y se ha hecho una descalificación hacia ellos y con mucho menosprecio. Todo esto ha provocado que la Iglesia tomemos medidas mucho más concretas y directas en favor de los migrantes y refugiados; enfatizo los refugiados porque actualmente la política de la administración presente ya no acepta no solo a los migrantes que vienen del sur en su mayoría, sino tampoco a los refugiados los cuales por derecho internacional pueden pedir asilo político y se les ha estado regresando a México, lo cual ha traído otras complicaciones, injusticias y abusos hacia personas que ya vienen con situaciones muy complicadas, a quienes además no se les permite expresar con claridad su necesidad de por qué están llegando a Estados Unidos y se les regresa inmediatamente. Se les ha pedido que esperen en México lo que ha complicado mucho más la necesidad del migrante y del refugiado.

“Desde luego esto tiene que ver mucho con los intereses económicos, políticos y de campaña de la administración actual. Entonces la situación sí es muy difícil.

“Las Iglesias, particularmente la católica, por lo menos en Texas, los Obispos nos hemos unido para apoyar a los inmigrantes y los Obispos que tenemos frontera con México tenemos dos reuniones al año, de 3 ó 4 días para ver cómo facilitar y apoyar mucho más a los migrantes y refugiados”, señala Mons. Gustavo García Siller.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Revisa También

¿Quién fue el Santo Cura de Ars?

Redacción ArquiMedios San Juan María Vianney nació el 8 de mayo de 1786 en Dardilly, …