Home / Iglesia en Guadalajara / Fraternidad sin límites

Fraternidad sin límites

María Gloria Rodríguez Macías

A la edad de 18 años trabajaba y gozaba de buena salud pero tuve un cambio drástico en mi vida… el sábado 3 de Junio de 1967 me atropelló un camión y permanecí hospitalizada, en una misma postura, boca arriba, durante dos y medio años.

Necesité varias cirugías de injerto de piel para salvar mi pierna derecha; diariamente me anestesiaban para sobrellevar las dolorosas curaciones; posteriormente vinieron tres años de rehabilitación en los que volví a aprender a sentarme, levantarme… poco a poco a reactivar de nuevo mi cuerpo.

Esta difícil situación la viví por mi fe en Dios y entendí lo que experimentó Job y que nos narra la Biblia, ya que de un panorama triste y doloroso, tuve la dicha -en 1973- de casarme con Salvador, mi esposo; tenemos tres hijos -dos varones y una mujer- y agradezco a Dios esta oportunidad, no solo de vida, sino de formar una familia.

El 14 de Febrero del 2012 amputaron mi reconstruida pierna derecha, que durante 44 años los médicos trataron de salvar. De entonces a la fecha tengo una mejor calidad de vida, aceptando en todo momento la voluntad de Dios.

Mi vida espiritual y social van de la mano; participo en ceremonias, retiros, talleres de formación y Convivencias en el Movimiento Católico Fraternidad Cristiana de personas enfermas y/o con discapacidad (FRATER), y en actividades de la Asociación de Lisiados de Jalisco. A.C. (ALJAL),  donde procuro amistad y contribuir a crear un ambiente de armonía, respeto y comprensión entre nosotros, experimentando la alegría de que sin vergüenza, como ocurría hace años, las familias acompañen a sus integrantes con discapacidad a cualquier sitio.

Recuerdo con mucho cariño una posada de FRATER en diciembre de 1975. Fray Salvador Rivera García, el Padre Chavita, apareció en mi vida y en 1976, me invitó a FRATER. Las reuniones eran los domingos primeros de mes, en el Centro Bíblico por Nuño de Guzmán y la Paz y, periódicamente, retiros en el Centro Espiritual de los Carmelitas Descalzos en Periférico Sur. Participar en FRATER me ayudó a relacionarme con mis semejantes y a aceptarme.

Con sus consejos, experiencia y testimonio de vida, dejándonos muy claro que Dios y solo Él, es quién nos da esta hermosa oportunidad de vivir, el Padre Chavita, me hizo ver con claridad que la persona con discapacidad tiene la misma dignidad y derechos que cualquiera; formando así el cuerpo místico de Dios, a ejemplo de la Virgen María y del señor San José quienes siempre aceptaron con alegría la voluntad de Dios, ya que la FE se demuestra ante las pruebas.

Hoy sé que Papá Dios, porque me ama, me apartó de andar completa físicamente en las tentaciones del mundo y que puedo y debo ser instrumento de salvación para quien me rodea.

Los que participamos en FRATER caminamos juntos, al paso del más lento, pero siempre en movimiento, en pos de quien no ha experimentado el Gran Amor de Dios.

FRATER

Todos son bienvenidos. Primer domingo de mes, Vicaría de Pastoral, calle Jarauta 510-A entre Industria y Federación.

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

San Juan de Dios cumple 100 años como parroquia

David Hernández Ubicada entre la Avenida Javier Mina, Calzada Independencia y la Calle Álvaro Obregón, …