Home / Noticias / Iglesia en México / Dan último adiós al Cardenal Sergio Obeso
Foto: Arquidiócesis de Xalapa

Dan último adiós al Cardenal Sergio Obeso

Redacción ArquiMedios

Miles de personas fieles laicos, sacerdotes y obispos de toda la república se congregaron en la Catedral de Xalapa (Veracruz) para dar el último adiós al Cardenal Sergio Obeso Rivera en su Misa de Exequias, un arzobispo muy querido que dejó un gran legado, tanto pastoral como social, para la Iglesia en México.

La Eucaristía fue presidida por Monseñor Hipólito Reyes Larios, Arzobispo de Xalapa, quien estuvo acompañado por el presbiterio de la Arquidiócesis y los obispos de la provincia eclesiástica de Veracruz.

Entre los presentes estuvo el Cardenal Norberto Rivera, Arzobispo Emérito de la Ciudad de México y Monseñor Engelberto Polino Sánchez, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Guadalajara, en representación del Cardenal José Francisco Robles Ortega.

Clérigo humilde

Durante su homilía, el Arzobispo Hipólito Reyes destacó la gran humildad que su antecesor tuvo tanto con los sacerdotes y obispos, así como con los fieles, el cual nunca ponía un pero a cualquier petición que le externaran por más simple que pareciera.

«Uno de los obispos comentaba hace rato en la sacristía: ‘¿quién no le debe un favor al Cardenal don Sergio?’ Porque era tan humilde y tan bondadoso que a todo decía que sí. Cuando podía sacaba su libreta y apuntaba y recibía y escuchaba (…) Pero si ha habido un obispo muy querido por todos los obispos y por los sacerdotes, los laicos, las religiosas y los familiares ha sido don Sergio», dijo el purpurado.

«Yo creo que con ese elogio nos damos cuenta de los dones que Dios le dio, de la gran personalidad que él tenía y de la sencillez que lo caracterizaba. Uno de los representantes de los medios me decía eso, casi todos coinciden en su humildad y uno decía: ‘él no se mareo por estar a las alturas del cardenalato’ sino que siempre mantuvo la sencillez».

Un tío siempre fraterno

Antes de la bendición del féretro, una sobrina del Cardenal Sergio Obeso dirigió unas palabras a la comunidad presente, agradeciendo la dicha de haber convivido con su tío de forma muy cercana, describiéndolo como un hombre que nunca abandonó a su familia.

«Te agradecemos tío obispo por tu incondicional apoyo y consejos cuando así lo necesitamos, ser testigo y regalarnos tu cariño de hijo, de hermano, tío y tío abuelo siempre fraterno y enalteciendo la memoria de nuestros entrañables Emilio y Estela, con quienes ya gozas la gran fiesta del encuentro del Señor.

«Para muchos de nosotros ha sido toda una vida contigo y ahora será toda una vida con tus recuerdos. Esta vida terrenal no es fácil, pero con tu ejemplo de fe en nuestro Señor Jesucristo y tu gran devoción a María Madre de Dios, nos ayudaste a sobrellevarla y hacerla más ligera, y así lo seguiremos haciendo con un alto sentido de honrar tu memoria en estas grandes enseñanzas», mencionó su familiar.

Tras concluir el ataúd fue sepultado dentro de la Catedral, en una cripta que se encuentra a un costado, lugar donde ahora vivirá su memoria y su legado para la historia de esta Arquidiócesis.

About David Hernandez

Check Also

El Dios que me ayuda a ganar mis batallas

Desarrollo Espiritual, XXIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, Ciclo C, 20 de Octubre de 2019. ¿Cómo …