Home / Noticias / Iglesia Universal / Inicia un nuevo Año Litúrgico en la Iglesia

Inicia un nuevo Año Litúrgico en la Iglesia

David Hernández / Christian Daniel Guzmán

A diferencia del calendario civil que inicia el 1 de enero y concluye el 31 de diciembre, el tiempo en la Iglesia Católica es marcado por las solemnidades entorno a Cristo, comenzando con el primer domingo de Adviento y llegando a su término con la fiesta de Cristo Rey del Universo.

Este 1 de diciembre inicia un nuevo ciclo en la Iglesia con el Adviento, una palabra de etimología latina que significa “venida” o “advenimiento”, es decir, un tiempo de preparación de cara a celebrar el nacimiento de Jesús.

Adviento está compuesto por cuatro semanas que preceden a la Navidad, tiene como color litúrgico el morado, que representa la conversión, y el rosa (propio del tercer domingo) que simboliza la alegría.

Es un periodo privilegiado para los cristianos pues representa una memoria del Misterio del Nacimiento de Jesucristo, es memoria de la Encarnación, de las maravillas que Dios hace en favor de los hombres y recuerdo de la Primera Venida del Señor.

Durante este tiempo se han de intensificar actitudes fundamentales de la vida cristiana como la espera atenta, la vigilancia constante, la fidelidad, la sensibilidad para descubrir y discernir los signos de los tiempos como manifestaciones del Dios Salvador, que viene a nosotros.

Corona de Adviento

Durante el adviento se utiliza, en las lecturas de la Misa, personajes bíblicos que nos hacen alusión al nacimiento de Cristo, a su venida a este mundo. La gran mayoría de ellas son del Antiguo Testamento, sobre todo del profeta Isaías, quien aparece más de 15 veces. Juan el Bautista aparece como el precursor de Cristo en los Evangelios junto con la figura de María, como la madre del Salvador de los hombres.

También se coloca, por una tradición muy antigua, una corona de ramos verdes con velas, llamada Corona de Adviento. Esta corona tiene su origen dentro del mundo europeo, sobre todo del norte con raíces germánicas, ya que estos en el tiempo del invierno colectaban ramas verdes en formas circulares y las encendían como señal de espera de la primavera. 

Los  misioneros transformaron esa tradición adjudicándole el sentido cristiano, el cual ya no simbolizaba la espera en la primavera sino en la venida de Cristo a este mundo.

La forma circular representa que Cristo no tiene principio ni fin, sino que es eterno; las ramas verdes simbolizan la esperanza y la vida, ya que el color verde nos recuerda que Cristo siempre está vivo.

Las velas en la corona se van prendiendo cada semana, y estas nos permiten reflexionar sobre la oscuridad del pecado, el cual es disipado por la luz de Cristo.

Los adornos que pudiera tener representan la alegría que tenemos de que Jesús se haya ello hombre por amor para librarnos del pecado.

La corona de adviento puede ser bendecida por el sacerdote en el Primer Domingo de Adviento, que en este año será el 1 de diciembre.

Oración para bendecir la Corona de Adviento

Señor Dios, bendice con tu poder esta corona de Adviento para que, al encenderla, despierte en nosotros el deseo de esperar la venida de Cristo practicando las buenas obras, y para que así, cuando Él llegue, seamos admitidos al Reino de los Cielos. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Amen

About David Hernandez

Check Also

Aprendiendo de… San Juan Diego

Pbro. Adrián Ramos Ruelas Uno de los santos más emblemáticos en México es San Juan …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *