Home / Noticias / La Educación en el 2020 y el 2021

La Educación en el 2020 y el 2021

El año 2020 ha sido difícil para todos. También para la educación. Las escuelas fueron uno de los primeros lugares en cerrar para evitar contagios, y, como lo han repetido incansablemente las autoridades, será el último en reestablecer las actividades presenciales.

Sección Diocesana Pastoral de la Cultura y la
Educación

Ante esta realidad, los centros educativos apenas se detuvieron unos días para asimilar la situación y prepararse para enfrentarla, valiéndose de las tecnologías que se volvieron un recurso indispensable en esta nueva realidad.

Pero con este nuevo inicio, los retos apenas comenzaban, ya que, de un día para otro, millones de maestros, alumnos, papás y escuelas, se vieron obligados a transitar de un sistema milenario de educación presencial, a un sistema virtual en el que muchos jamás habían siquiera imaginado que se verían involucrados. Esto nos sacó de una “zona de confort”, y nos orilló a utilizar herramientas que, de otro modo, muchos jamás hubieran conocido, y que tienen importantes fortalezas.

La pandemia ensanchó las brechas

El aspecto económico hizo su aparición, ya que esta metodología ha ensanchado las brechas económicas. Por un lado, tenemos hay alumnos que cuentan con uno o más dispositivos electrónicos propios, con internet en casa, y que han estado recibiendo clases diariamente a través de plataformas virtuales, pero por otro podemos ver a muchos que apenas vieron a su maestro una vez, cuando pudo entregarles copias fotostáticas de los temas y las actividades que se verían en el trimestre. Otros tantos han tenido que abandonar la escuela, por falta de recursos, y quienes continúan en ella, en cualquiera de sus modalidades, están acumulando un fuerte rezago académico, que aún no se logra dimensionar.

Por otro lado, llama la atención la gran cantidad de tiempo y esfuerzo que ha costado a todos este cambio: a los maestros, para planear, impartir y retroalimentar sus clases. A los alumnos, para tomar sus clases y realizar los proyectos, y a los papás, para explicar, corregir, ayudar, conectar a las clases, etc.

Esto ha generado una falta de empatía entre las distintas partes: los papás consideran que están haciendo el trabajo de los maestros, los alumnos sienten que no están aprendiendo, y los maestros se sienten cansados y abrumados por una metodología que les implica invertir todo su día frente a la pantalla, y encima de todo, incomprendidos por una sociedad que no valora su trabajo.

Todos estamos cansados

A nueve meses de iniciada la pandemia, nos encontramos agotados, después de una titánica labor en búsqueda de elevar el nivel académico, de evitar la reprobación de alumnos a toda costa (a veces incluso de formas cuestionables), y de mantener la estabilidad emocional tanto de los maestros como de las familias.

En el 2021, el principal reto que nos espera es sin duda, manejar la incertidumbre. Esto demandará de parte de los maestros, una fuerte creatividad, capacidad de adaptarse al cambio, de innovar y en muchos casos de improvisar. A las escuelas, les implicará buscar estrategias logísticas para adaptar horarios y contenidos, privilegiando estrategias que favorezcan la salud emocional, y que revivan la misión de la escuela, no sólo como transmisora de saberes, sino como un auténtico espacio generador de esperanza.

Finalmente, a la sociedad en general, el 2021 nos retará a hacer un auténtico trabajo en equipo, en el que más que juzgar o culpabilizar, nos esforcemos por formar redes lo suficientemente fuertes para sobrellevar todos los retos que conocemos, y los que aún no alcanzamos a visualizar. Todo en búsqueda del mayor crecimiento de nuestros niños y jóvenes, y de la dignificación de toda persona. La meta es sin duda muy compleja, pero definitivamente valdrá la pena el esfuerzo.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Sin peregrinación nacional al Cubilete

Moisés Márquez De acuerdo a las autoridades civiles, de salud y en solidaridad con nuestros …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *