Home / Opinión / Coyuntura / Opinión: Nos queda tarea

Opinión: Nos queda tarea

Pbro. Gustavo Alexis Márquez

Pbro. Gustavo A. Marquéz

Yo estuve ahí. Al inicio en la vanguardia y por razones de tiempo tuve que abandonar la formación para volver a mis actividades. Sin embargo, mientras esperaba el momento seguí contemplando desde un punto fijo a familias, hombres y mujeres, niños, adolescentes y jóvenes, personas con discapacidad, ancianos, rostros y más rostros. Algunos gritaban consignas, otros portaban carteles o letreros reclamando el respeto a la vida, otros más caminaban conversando entre ellos, saludando a conocidos que coincidieron en aquella muestra de ciudadanía que reclama lo que les parece justo; otros rezaban y varios más sólo caminaban. En todos noté convicción.

La manifestación del pasado sábado 21 de septiembre convocó a miles de personas. Digo miles porque yo los vi. Cuadras y cuadras de personas caminando hacia un objetivo, hacia un reclamo común. Exactamente cuántos, no lo sé. Los organizadores afirmaron que 250 mil personas. Las autoridades que 10 mil. Si bien 250 mil me parece una cifra compleja (habrá que ver las imágenes desde lo alto, captadas con drones para constatarlo), me parece irrisoria la cifra “oficial”.

Un columnista de El Informador afirmó que se debe creer la cifra de Protección Civil porque “lo hacen desde el más frío cálculo de quien tiene que conocer una situación de riesgo, no juzgar una causa” (cfr. “Marchas por la vida; batallas contra molinos de viento”. El Informador, 23 de septiembre de 2019) y ciertamente que Protección Civil sí; pero ¿qué pasa cuando les dictan una cifra, cuándo les dicen lo que deben decir? No sería la primera vez.

Ejemplos los tenemos con las cifras de los tráileres con cadáveres del SEMEFO cuyas cifras y datos de ubicación variaron durante algunos días (cfr. “Lo que se sabe del tráiler con cuerpos en Jalisco”. El Informador, 21 de septiembre de 2018; “¿Qué ha pasado con los tráilers con cuerpos en Jalisco?”. Castro, Raúl. 21 de septiembre de 2018), las cifras de reclusos en los penales estatales y no se digan las cifras de los desaparecidos que a la fecha no cuadran (Cfr. “Jalisco: se duplican desapariciones”. El Universal, 2017). Con todo, el número de manifestantes fue suficiente para dejar un mensaje: la vida ha de custodiarse desde su concepción hasta su muerte natural y el Estado es responsable de ello (o debería serlo).

Y dado el mensaje ¿qué sigue? Ahora viene la tarea. Porque si bien la vida ha de respetarse desde su concepción hasta su fin natural, hemos de preocuparnos y hacer nuestra la preocupación por toda la vida, en todas sus etapas y todas sus condiciones.

Es urgente hacer nuestro también el reclamo a una vida cada día más digna, con condiciones de vida que garanticen el sano desarrollo, no con viviendas que recluyen a sus moradores y vejan su privacidad; es urgente el reclamo por los que no han vuelto a su hogar y cuyas familias no cesan de buscarles hasta debajo de la indiferencia de la autoridad; es urgente seguir exigiendo condiciones laborales justas para hombres y mujeres sin distinción; es “un clamor al cielo” las condiciones de violencia contra la mujer, del acoso sexual en el ámbito laboral; la tierra nos reclama su cuidado y el cese de la sobreexplotación de los recursos naturales a merced de los intereses del hombre; la ciudad crece a un ritmo desordenado, no se hace cumplir la ley a las construcciones verticales y mucho menos se hace algo con el manejo de los contaminantes de la industria y de los automóviles.

Tanto qué decir, tanto qué denunciar, tanto por hacer. Sin lugar a dudas, nos queda mucha tarea. Y digo nos queda porque también cada uno de nosotros es parte de la solución. El Gobierno (en cada una de sus partes y poderes) que haga lo que le compete y que lo haga bien, ya se los exigimos; los ciudadanos intentemos hacer nuestra parte, lo único que no se nos permite: es la indiferencia

About Gabriela Ceja Ramirez

Check Also

El Dios que me ayuda a ganar mis batallas

Desarrollo Espiritual, XXIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, Ciclo C, 20 de Octubre de 2019. ¿Cómo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *