Home / Iglesia en Guadalajara / Peripheria: Cobertura Mediática

Peripheria: Cobertura Mediática

Pbro. José Marcos Castellón Pérez

Pbro. J. Marcos Castellón

No hay ninguna duda de la influencia que ejercen los medios de comunicación en la percepción de los ciudadanos sobre la realidad e incluso en las tendencias sociales. Ellos hacen que algunos eventos sean noticia y otros, simplemente, son dejados en el olvido.

El 17 de agosto del año en curso hubo una manifestación en la Ciudad de México de los grupos feministas que gozaron de una amplia cobertura mediática, después fue tema de debate en los mejores espacios informativos del país. Este tratamiento privilegiado no fue en razón del número de manifestantes sino de su impacto negativo, pues hubo violencia, desmanes, destrozos, atentados contra el patrimonio histórico, etc. En la marcha en defensa de la vida del 21 de septiembre pasado todo estuvo en orden, hubo brigadas al final de la marcha para no dejar basura, se marchó con civilidad y con respeto a los derechos de todos, pero no hubo cobertura mediática a pesar de ser mucho más numerosa que la anterior.

En un país que está sufriendo una violencia ya indescriptible no se concibe que los medios masivos de comunicación sean los difusores y promotores de la apología del delito; que presten más atención a cómo no se deben hacer las cosas al cómo sí se deben hacer. La conclusión de este comportamiento irresponsable de las grandes empresas de la comunicación es contundente para próximos manifestantes y para cualquier ciudadano: si quieres ser escuchado ejerce violencia, destruye, ofende.

La justificación que muchos generadores de opinión daban a la marcha feminista era el hartazgo de las manifestantes a las constantes violaciones a sus derechos. Pero en realidad todos los ciudadanos ya estamos hartos de no ser escuchados y no por ello tenemos el derecho de arrebatar el derecho a otras personas, dañarles personalmente o destruir sus bienes. Hay formas civilizadas, como la marcha del 21 de septiembre, de hacer oír la voz, pero deben ser tomadas en cuenta y, estando de acuerdo o no con las demandas, subrayar que es la forma adecuada de manifestarse. Por desgracia, la cobertura informática de los medios y  la producción creativa de las cadenas televisivas van en una línea muy peligrosa de hacer una apología del delito, de defender y justificar las razones por las que un delincuente lo es.

Ciertamente que la motivación de estas empresas es económica, pues dirán que es lo que se vende y lo que quiere consumir el pueblo mexicano. Simplemente es la ley del mercado. Sin embargo, no habrá ninguna transformación auténtica, que nos haga mejores ciudadanos, si quienes informan no toman en cuenta y realzan las acciones de la mayoría de los ciudadanos que se esfuerzan por construir una sociedad más justa y en paz.  De igual forma, el impacto mediático, gracias a Dios, ya no está monopolizado sino que somos los ciudadanos los que podemos hacer viral lo más noble de nuestro pueblo en las redes sociales, que son ahora la fuente de información más cercana a la gente.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Revisa También

Secretaría de Salud anuncia la séptima muerte a causa del COVID19 en Jalisco

Monserrat M. Cuevas A través de un comunicado, la Secretaría de Salud Jalisco anunció la …