Home / Opinión / Coyuntura / Por tu generosidad: ¡GRACIAS!
Gracias a tu donativo pesebre de amor, logró la meta ¡Dios te pague!

Por tu generosidad: ¡GRACIAS!

Pesebre de amor fue todo un éxito gracias a tu ayuda.

Monserrat M. Cuevas

ArquiMedios y parroquias como Nuestra Señora de Altamira, la Resurrección del Señor y todas aquellas personas que generosamente ayudaron a la causa, contribuyeron a que más de 60 mujeres mayores, en situación de abandono en el asilo María Auxiliadora, recibieran la Navidad de diferente manera.

La Madre Teresa Ignacio Sixto, encargada del asilo, dijo estar feliz por esta obra de caridad que personal de la Pastoral de la Comunicación hizo en favor de estas personas.

“Estoy muy contenta, pues ellas lo están, a ellas les falta más gente que las ayude, que venga a visitarlas, que se sientan queridas y ustedes lo han hecho; aparte de que, pues le trajeron donativos en especie, también les trajeron alegría y eso es lo que más cuenta, independientemente de lo material, que ellas se sientan queridas por alguien”.

El diseñador gráfico Antonio Báez, coordindor del área de Diseño y de Innovación de ArquiMedios, señaló que sin la generosidad de las personas no se habría logrado la meta.

“Gracias, es lo que tengo que decir. Gracias a todas esas personas que generosamente apoyaron a la causa; superamos la meta y eso nos alegra porque, a pesar de la situación económica que está pasando nuestro país, aún existe gente que da lo que tiene, no lo que le sobra, y es por eso que el día de hoy estamos aquí, regalando, nuestro tiempo, que no nos pesa, y estamos entregando lo que la gente llevó a nuestras instalaciones, y también a las parroquias dónde colocamos el acopio y, por último, dándoles un desayuno. Que sea el paquete completo para cerrar esta campaña”.

¿Superaron la meta y que se hará con el resto?

“Sí, se superó y, bueno, aquí no sólo hay 60 ó 70 personas mayores. Lo que nos explicó la hermana encargada del lugar, es que por ejemplo hace unos días velaron a una señora, y lo que nos decía en pocas palabras, es que así, como llegan se van; se escucha duro pero es la realidad, es por eso que las demás prendas, se les dejarán para aquella persona que llegue. Nos hubiera gustado dejar más batas, frazadas y calcetines, pero bueno, nos vamos satisfechos de haberles dejado aunque sea un detalle y que no pasara desapercibida la fecha”.

Entre villancicos, aplausos, risas e incluso lágrimas platicamos con una de las residentes del asilo y nos dijo que se sentía contenta y agradecida por la visita.

  • ¿Se siente feliz?
  • “Sí claro, todo muy bonito”.
  • ¿Qué le gusto más?
  • “Hasta ahorita todo me ha gustado, la comida, la música”
  • ¿Sabe por qué venimos?
  • “Sí, porque ustedes también creen en el nacimiento del niñito Dios; ustedes son como los reyes magos”.
  • ¿Por qué somos los reyes magos?
  • “Los reyes magos visitaron a nuestro Dios, sabiendo que era un Rey, un Rey pobre, y ustedes vienen a visitar a un pobre”.
  • ¿Le gusta que la visiten?
  • “Sí, me gusta que vengan a vernos”.
  • ¿Tiene hijos o nietos?
  • “Creo que sí, hijos sí, pero nietos no sé”.
  • ¿Qué le gustaría que le regalen en Navidad?
  • “Pues, que mis hijos vengan a verme, ya estoy viejita, quizá por eso no vienen, pero yo los quiero mucho”.

La madre Teresa señaló que el asilo tiene muchas carencias, principalmente económicas; algunas de las asiladas padecen enfermedades que necesitan estudios, algunos son costosos.

“Hay mucha gente bondadosa, que nos ayudan en especie, y estamos profundamente agradecidas con la ayuda, aunque también necesitamos ayuda económica, porque hay algunas de nuestras viejitas que necesitan estudios, estudios costosos y pues no podemos dejarlas sin comer, entonces pedimos la ayuda de las personas, si nos pueden ayudar económicamente, les agradeceríamos, pero si nos ayudan con especie también estamos agradecidos”.

Amor en abandono

Algunas de las adultas mayores fueron abandonadas por sus familias, por eso la madre Teresa hace un llamado a quienes decidieron olvidarlas en el asilo.

“Yo hago un llamado a quienes tuvieron el corazón de abandonar a alguna de ellas, vengan a visitarlas, sino quieren hacerse cargo de ellas, por lo menos vengan a visitarlas, algunas de ellas lloran porque sienten que sólo son un estorbo, y  no es así; así que los invito a que vengan a visitarlas, aunque sea para que ellas sientan el cariño de su familia”.

  • ¿Algunas fueron rescatadas de la calle o en su mayoría abandonadas?

“Son contadas las que fueron rescatadas. La mayoría fue abandono, llegan aquí y nos dicen ‘vendremos una vez a visitarlas’, y resulta que jamás volvieron y pues bueno… Uno que hace, aceptarlas, brindarles mucho, mucho, mucho amor; no pesa, al contrario, aprendes de ellas”.

ArquiMedios agradece su cooperación y le invita a seguir apoyando al asilo María Auxiliadora ubicado en Calle Mexicaltzingo 1228, en el barrio del mismo nombre.  ¡Ayuda a quién menos tiene!

Acerca de Monserrat Cuevas

Lic. Ciencias de la Comunicación | Reportera en Acción | Temas sociales, busco historias de vida que contar.

Revisa También

Qué rápido pasa la vida

El anciano somos nosotros: dentro de poco, dentro de mucho, inevitablemente, aunque no pensemos en …