Home / Opinión / Los signos de los tiempos / Elecciones en Coahuila e Hidalgo

Elecciones en Coahuila e Hidalgo

Destacó la poca participación de los electores y el ejercicio de viejas prácticas que atentan contra la libertad electoral. Esta es una mala señal que atenta contra nuestra precaria democracia.

Jorge Rocha

El domingo 18 se celebraron elecciones locales en dos Estados del país, en Coahuila se eligieron a 25 diputados, 16 de mayoría relativa y nueve de representación proporcional. En el caso del estado de Hidalgo, se renovaron las 84 presidencias municipales del Estado. Ambas entidades son actualmente gobernadas por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y en el caso de Coahuila, el gobernador Miguel Riquelme, forma parte de la llamada Alianza Federalista. 

De acuerdo a los resultados preliminares, que todavía tendrán que ser ratificados por las autoridades electorales, los comicios quedaron de la siguiente forma:

  1. La participación electoral en el Estado de Coahuila fue del 39.34%, mientras que en el Estado de Hidalgo fue del 48.96%.
  2. En Coahuila, el PRI ganó en los 16 distritos del Estado con una votación acumulada del 49.31% de los sufragios. El segundo lugar, lo obtuvo MORENA con el 19.34% y el PAN quedó en tercer lugar con el 9.9%. El resto de los contendientes no obtuvo más del 3.5% de la votación.
  3. En el Estado de Hidalgo, el partido que ganó más alcaldías fue el PRI con 32 municipios, entre ellos, la capital (Pachuca) y Tepeji del Río.
  4. El PAN ganó cinco municipios, el PRD obtuvo el triunfo en siete alcaldías; y la alianza PAN-PRD ganó en seis demarcaciones, entre ellas Tula. El bloque PAN-PRD obtuvo 18 presidencias municipales.
  5. Por otra parte, MORENA ganó en seis alcaldías, el Partido Verde obtuvo tres, el Partido de Trabajo ganó en cuatro municipios, el Partido Encuentro Social obtuvo cinco presidencias municipales; y la alianza Partido Verde-PES-MORENA-PT ganó cinco alcaldías, entre ellas Tulancingo. Es decir, MORENA y sus aliados ganaron en 23 municipios.

En las elecciones en el Estado de Hidalgo se reportaron incidentes muy delicados, como la presencia de grupos encapuchados armados en las calles de algunos municipios, el programa de resultados preliminares no funcionó y además hubo prácticas electorales que creíamos desterradas en el país.

Conclusiones preliminares sobre estos comicios locales:

  1. El gran ganador de esta contienda fue el tricolor, ya que en Coahuila se llevó el “carro completo” y en Hidalgo fue el partido que más conquistas tuvo. En el caso de Hidalgo el peso político del tricolor disminuyó, ya que su presencia electoral era mayor y ahora sólo pudo ganar en un tercio de los cargos que se eligieron. En el Estado norteño, es evidente que la fuerza político-electoral de los priistas de aquella entidad es muy potente y logran imponer una dinámica donde la política nacional tiene poco peso.
  2. El PAN y el PRD tuvieron un desempeño aceptable en las elecciones del Estado de Hidalgo donde tuvieron algunas victorias significativas, sin embargo, en Coahuila las preferencias electorales de estos dos partidos apenas rebasan el 10% del voto.
  3. MORENA y sus aliados fueron los grandes perdedores de estos comicios, ya que se esperaban mejores resultados electorales. La imposibilidad de este partido de ganar algún distrito en Coahuila y de ampliar su presencia en Hidalgo, es una muestra de que la aprobación presidencial no tiene implicaciones electorales directas y es muy posible que el grave conflicto interno que vive este partido político, puede ser una de las causales de este raquítico desempeño electoral. Es cierto que en ambas elecciones se colocaron como la segunda fuerza política, pero eso no fue suficiente para tener un avance significativo.

Lo más preocupante de estos comicios locales, primeramente, es la poca participación electoral, que no superó el 50% del padrón electoral, además de que se presentaron practicas viejas y nuevas que atentan contra la libertad de los electores. Este enrarecimiento de los procesos electorales es una mala señal y golpea a nuestra precaria democracia.

En conclusión

Este pequeño laboratorio de lo que puede ser el proceso electoral del próximo año nos muestra que: las elecciones locales tienen su propia dinámica y no siempre se ven influenciadas por las tendencias nacionales, que se mantienen estructuras electorales que cuando se alinean, siguen siendo muy efectivas en el campo electoral, y que siempre pueden darse retrocesos al aparecer prácticas nocivas que atentan contra la libertad de los electores.

Posdata

En el plano internacional, las elecciones presidenciales en Bolivia dieron el triunfo en primera vuelta a Luis Arce, candidato del partido el Movimiento al Socialismo (MAS), partido fundado por Evo Morales.

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

¿Generación postpandemia?

Pbro. José Marcos Castellón Pérez El pasado viernes 13 de noviembre, la Vicaría de Pastoral …