Home / Opinión / Hace 99 años
Misa de la coronación de la Virgen de Zapopan en la Catedral de Guadalajara.

Hace 99 años

Pbro. Armando González Escoto

Un 18 de enero de hace 99 años el Sr. Arzobispo Francisco Orozco y Jiménez, confesor de la fe y defensor de las libertades y derechos humanos, coronó la venerable imagen de Nuestra Señora de Zapopan en la catedral tapatía que resultó insuficiente para dar cabida a los miles de asistentes, que de rodillas participaban desde las Plazas adyacentes.

Durante los nueve días previos la imagen de la Virgen había estado en la catedral recibiendo tanto a las peregrinaciones locales como a las foráneas que acudían a la ciudad episcopal como parte de los preparativos de la solemne coronación.

Los organizadores tuvieron el buen tino de tomar fotografías de estas peregrinaciones en el patio del antiguo arzobispado, quedando para la historia esos cientos de rostros de hombres y mujeres, acompañados por sus sacerdotes y por el propio Arzobispo. Observando estas fotografías con mayor acercamiento podemos identificar tanto a laicos como a sacerdotes que nueve años después formarían ya parte del martirologio de la Iglesia, si bien, el conjunto de toda la población habría de sufrir intensamente los estragos de la guerra, las represalias del gobierno sobre la población civil.

Eran tiempos difíciles, la Iglesia vivía nuevamente perseguida, la Arquidiócesis de Guadalajara, sin embargo, acababa de anotarse una singular victoria cuando, gracias a su organización y al liderazgo de un abogado, Anacleto González Flores, el Congreso estatal había derogado, en 1919, el decreto por el cual se codificaban varios artículos persecutorios de la Constitución de 1917. La coronación de la Virgen era por lo mismo la acción de gracias por este éxito y la súplica de nuevos favores ante los tiempos que se avecinaban.

Durante los muchos meses que se mantuvo la resistencia civil contra las leyes persecutorias, entre 1918 y 1919, Anacleto González Flores había hecho del santuario de Zapopan, la meta de las multitudinarias peregrinaciones de penitencia, en las que todo mundo participaba descalzo, suplicando la intercesión de la Virgen en favor de la Iglesia perseguida. El genio de este gran líder, fue capaz de transformar dichas peregrinaciones en marchas y manifestaciones, toda vez que la ley prohibía las expresiones religiosas públicas, pero eran hacia Zapopan y caminando descalzos, porque las leyes mexicanas, decía Anacleto, garantizan la libertad de movimiento, y ninguna ley prohíbe caminar descalzo al sitio que sea.

Cuando finalmente al Congreso no le quedó más remedio que doblegarse ante la democracia, quedó demostrado, por primera vez en México, que la organización ciudadana y su participación democrática bien sustentada y liderada, podía lograr triunfos más consistentes que las armas.

En 1919 la democracia triunfó en Jalisco y desde todos los ámbitos de la Iglesia se pedía la coronación pontificia de la Virgen como acción de gracias y prenda de nuevos favores. El señor Arzobispo don Francisco Orozco, considerando que debía antes prepararse adecuadamente a la comunidad, estableció dicha ceremonia para el día 18 de enero de 1921, precedida de misiones urbanas y rurales, catequesis y celebraciones litúrgicas y piadosas.

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

Jalisco y sus nuevos partidos políticos

Jorge Rocha A partir del primero de octubre Jalisco tendrá dos nuevos partidos políticos: Futuro …