Home / Opinión / Los signos de los tiempos / Lo bueno, lo malo y lo feo de 2019

Lo bueno, lo malo y lo feo de 2019

Jorge Rocha

Seguramente recordaremos al año 2019 como un periodo muy intenso, con una dinámica política muy acelerada y como 365 días que parecieron muchos más por un debate público intenso y una agenda política acelerada, donde la polarización social marcó las discusiones en torno a muchísimos y variados temas.

Para esta entrega y con ánimo de hacer un cierre del año en una tónica más festiva  pondré, desde mi punto de vista, lo bueno, lo malo y lo feo del año 2019, tanto en el ámbito nacional, como en la agenda del estado de Jalisco.

Lo bueno

  1. El incremento del salario mínimo que pasó del 102.68 pesos a 123.22 pesos para el año 2020, es decir, es un aumento del 20%.
  2. Las transferencias financieras a los más pobres del país, aunque no resuelven la pobreza de fondo, representan un alivio para estos hogares.
  3. El seguimiento a los casos de corrupción del sexenio pasado, que representa un avance en el combate a la impunidad en el país.
  4. La aprobación del documento del T-MEC que, a pesar de encontrar muchos escollos en el camino, se logró concretar este acuerdo que ayudará a generar mayor certidumbre en el escenario económico del país.
  5. En el ámbito estatal, el inicio de las obras en el periférico de la Zona Metropolitana de Guadalajara, que seguramente modificarán de manera positiva la movilidad de la capital de Jalisco.
  6. Tanto Margarita Sierra en Jalisco, como Alejandro Encinas a nivel nacional, han empezado a generar una política distinta en torno al grave problema de desaparecidos en Jalisco y México, que esperemos que en el futuro comience a dar resultados.
  7. Existe un debate sostenido de todos los temas sociales en la arena pública. Como nunca antes las y los ciudadanos discuten sobre lo que acontece en el país y esto sin duda ayuda a fortalecer la democracia.

Lo malo

  1. La crisis de inseguridad en México y Jalisco no dio tregua y terminamos el año 2019 como el más violento desde que se hacen los registros y contabilidades.
  2. La economía nacional sigue en fase de estancamiento. Aunque los indicadores macroeconómicos se mantienen estables, el país no experimentó crecimiento y persiste un ambiente de que las cosas en materia económica no se mueven.
  3. La política exterior de México fue fuente de controversias, ya que por un lado hubo algunas acciones que reivindicaron la política de no intervención de nuestro país en otras naciones, en otros casos, por ejemplo, en la agenda de migración, el gobierno de López Obrador se subordinó a los deseos de Washington.
  4. En el ámbito local, la tragedia en el municipio de San Gabriel en el Sur de Jalisco, mostró los efectos nocivos en términos medio ambientales de no generar una política clara en cuanto al desarrollo agroindustrial en el estado.
  5. La crisis de dengue en el estado de Jalisco fue la peor que hemos vivido en los últimos años y genera un enorme reto para que estos sucesos no vuelvan a ocurrir.
  6. Los megaproyectos de desarrollo impulsados por el presidente de México como son el Tren Maya, los proyectos del Istmo de Tehuantepec y la refinería de Dos Bocas en Tabasco, no logran convencer a muchos por sus beneficios, por los impactos ambientales que pueden tener y por la vulneración de los derechos de comunidades indígenas y campesinas.

Lo feo

  1. Algunos secretarios de estado y funcionarios como Alfonso Durazo, Rocío Nahle, Manuel Bartlett y Olga Sánchez Cordero han tenido en algunos lapsos de sus gestiones muy desafortunados y cuestionables, que ponen en entredicho su capacidad para mantenerse en el cargo.
  2. Los encontronazos que tanto López Obrador como Enrique Alfaro, han tenido con medios de comunicación críticos a sus gestiones.
  3. Las promesas incumplidas y los errores que día con día aparecen, en la culminación de la obra de la Línea Tres del Tren Ligero, donde todavía quedan muchos detalles por resolver.
  4. La incapacidad de los opositores al presidente de México y del gobernador de Jalisco, para constituirse como una oposición sólida, crítica y propositiva.
  5. El bajísimo nivel de debate público de algunos actores sociales y políticos que dividen al mundo entre chairos y fifís, que sólo empobrece nuestra capacidad de dialogar de forma civilizada.

Aprovecho estas líneas para desearles a todas y todos los lectores del Semanario un extraordinario año 2020. Por lo pronto me ausentaré un par de ediciones del Semanario por motivos de descanso, nos volvemos a encontrar a mediados de enero.

Correo electrónico: jerqmex@hotmail.com

About David Hernandez

Check Also

Entre “puentes”, turismo e identidad nacional

Jorge Rocha Hace una semana se generó una fuerte polémica en torno a la propuesta …