Home / Opinión / Los signos de los tiempos / Los Juegos del Hambre

Los Juegos del Hambre

Jorge Rocha

Empezaron los juegos del hambre. Estamos a un año de que se realicen las elecciones del año 2021, donde se elegirán 21,368 cargos, entre las que resalta la renovación de 15 gubernaturas y la elección de los 500 diputados del Congreso de la Unión. Los estados en los que se realizarán comicios de gubernaturas, diputaciones locales y ayuntamientos están Baja California, Baja California Sur, Campeche, Chihuahua, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas.

En la Ciudad de México, Chiapas, Estado de México, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Oaxaca, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán se elegirán congresos y alcaldías. Habrá votaciones para ayuntamientos en los estados de Coahuila, Quintana Roo y Tamaulipas, mientras en Aguascalientes, Durango e Hidalgo sólo se renovarán los congresos locales.

En el próximo año tendremos la elección más grande en la historia reciente del país en cuanto al número de cargos en disputa. Hay que señalar que se ajustaron los distintos calendarios electorales, ya que en otros años había elecciones de gobernadores durante todo el sexenio y eso repercutía en que los partidos estuvieran todo el tiempo en escenarios electorales. Se buscó acoplar las elecciones locales a las federales y por eso hay casos de gobernadores que tiene plazos más pequeños en sus administraciones, por ejemplo, podemos citar los casos de Baja California y de Nayarit.

Hay movimientos que nos dejan ver que los actores políticos ya entraron en esta fase, por ejemplo los señalamientos del presidente López Obrador de que se creó el BOA (Bloque Opositor Amplio) que tiene la intención de descarrilar electoralmente las aspiraciones de MORENA, y que tuvo como sustento un supuesto documento confidencial, o la creación de espacios de gobernadores de oposición que exigen un nuevo pacto fiscal y demandan al Poder Ejecutivo mejores decisiones en torno a la pandemia del COVID-19. A principios de esta semana el periódico El Financiero publicó una encuesta, donde se afirma que en las próximas elecciones el 33% de los electores votarían por MORENA, mientras que el 34% de los votantes sufragaría en contra de este partido. El 23% de los encuestados señaló que no votaría por ningún partido y el 10% no sabe que hará con su voto.

Este arranque anticipado del proceso electoral trae consigo algunas consecuencias negativas, entre las cuales están:

  1. Siendo el peor momento de la pandemia, será prácticamente imposible que el presidente y los gobernadores lleguen a acuerdos sustantivos, ya que, si antes no lo habían logrado, en un escenario electoral anticipado esto suena extremadamente difícil. Es previsible que volvamos a ver colaboración política hasta la segunda mitad del año 2021.
  2. Todas las acciones políticas de hoy en adelante estarán influenciadas por el proceso electoral y a todo se le buscará sacar renta político-electoral, ya sea para crecer en preferencias o para debilitar a los adversarios.
  3. La clase política pondrá sus mayores afanes en fortalecer sus estrategias y bases electorales, empezaremos a ver las posibles alianzas y también florecerán los desencuentros dentro de los partidos.

Como dije antes: llegaron los juegos del hambre.

Correo electrónico: jerqmex@hotmail.com

Posdata:

Lo ocurrido hace unos días en el Congreso Local de Jalisco, a propósito de la elección de tres magistrados del Consejo de la Judicatura, dejó un amargo sabor de boca en la entidad, ya que más allá de los efectos inmediatos, hay consecuencias políticas muy desalentadoras: la primera es que se refrendó que la actual Legislatura no será capaz de moverse con autonomía el resto de su periodo; segundo, que la aspiración de renovar al Poder Judicial para lograr su autonomía, también se perdió; tercero, el Sistema Estatal Anticorrupción también salió dañado en este proceso; el Congreso perdió su capacidad de interlocución con actores sociales de la entidad. El Poder Legislativo de Jalisco, hoy por hoy, no es la caja de resonancia de las discusiones más importantes del estado y esto representa un preocupante retroceso.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Revisa También

Generación pospandemia II

Pbro. José Marcos Castellón Pérez La semana pasada hablábamos de una nueva generación que surge …