Home / Opinión / Nuestro patrimonio mundial
Foto: Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Nuestro patrimonio mundial

Pbro. Armando González Escoto

Jalisco tiene al presente cinco patrimonios mundiales: el Hospicio Cabañas, el Paisaje agavero, la música del Mariachi, el Centro Histórico de la ciudad de Lagos de Moreno, y el ciclo ritual de la llevada de la Virgen de Zapopan, que ha sido el más reciente.

Aunque todos estos patrimonios han sido construidos a lo largo del tiempo por la comunidad católica, la llevada de la Virgen es la primera celebración específicamente religiosa que merece este galardón.

El que una determinada festividad o tradición sea reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la educación, la ciencia y la cultura, como un patrimonio ya no sólo de una ciudad o de un país, sino de toda la humanidad, constituye una declaración de singular importancia, pues significa que reúne todos los criterios que la UNESCO establece para otorgar tal reconocimiento, y también diversos compromisos que deben ser asumidos, tanto por los portadores de la tradición como por los gobiernos civiles.

Los portadores de la tradición son cuantos participan en ella, sea acompañando, presenciando, o a través de las diversas guardias, bandas de guerra, bandas de música, órdenes religiosas, seminario, clero, asociaciones seglares, danzantes regionales y foráneos, grupos organizadores, etc. Apoyan el desarrollo de la celebración las corporaciones gubernamentales de seguridad y salud, los múltiples medios de comunicación, y el resto de la ciudad sede de la celebración, en la medida que respeta y asume las medidas que se toman para que la romería pueda celebrarse sin mayores dificultades.

Esta multitudinaria procesión, la más multitudinaria de América -sólo seguida de la procesión del Señor de los Milagros, en Lima, Perú- se desenvuelve en diversos ritmos, así el procesional, que le viene del carruaje mismo de la Virgen y de las corporaciones religiosas que lo acompañan, y de todos los files que con ella caminan; el marcial, que le dan las guardias y sus bandas de guerra; el festivo, que se lo otorgan las numerosas bandas de música de San Juan de Ocotán que cada año participan, y el de los miles de danzantes que asisten con sus distintos ritmos, vestuarios, instrumentos, banderas y estandartes. Todo este conjunto de participantes le dan a la romería variados movimientos que en su conjunto constituyen una expresión armónica de especial creatividad.Muchas de las guardias y de las danzas vienen de lugares lejanos como sería San Diego, California, o Monclova, Coahuila, pero sobre todo del centro del país, que incluye los estados de México, Puebla, Querétaro, Guanajuato, Michoacán, Zacatecas, etc., lo cual habla del atractivo que, a lo largo del tiempo, ha suscitado esta nuestra gran celebración. En su original esencia no es otra cosa que una muestra de gratitud a la Virgen, cuya imagen pasó en Guadalajara cuatro meses, pero en el largo desarrollo de esta tradición se convierte en una celebración de múltiples significados que rebasa su razón primigenia, y que hoy es con toda razón patrimonio mundial de la humanidad.

About David Hernandez

Check Also

Signos de los Tiempos: Reflexiones sobre el Programa Precios de Garantía

Jorge Rocha Hace unos días el gobierno federal dio a conocer el programa de Precios …

One comment

  1. Saludos y si. Si es patrimonio de la Humanidad también lo que declaró la H. UNESCO… «MARIACHI: MÚSICA DE CUERDAS CANTO Y TROMPETA». Así pues les solicito que cuando se refieran al Patrimonio inmaterial de la humanidad que la UNESCO declaró el día 27 de Noviembre a las 8 de la noche allá en Báli Indonesia, SIEMPRE le antepongan la palabra MARIACHI. Porque así como aquí lo mencionan sólo a la música y donde queda el grupo que se llama Mariachi??? , y donde queda la persona que se llama Mariachi???, y donde queda la palabra Mariachi????.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *