Home / Opinión / Nuevos contextos de la Gran Misión Permanente de la Misericordia

Nuevos contextos de la Gran Misión Permanente de la Misericordia

Pbro. José Marcos Castellón

La pandemia del coronavirus nos está cambiando… ya ha cambiado al mundo. Como todas las grandes y graves crisis de la humanidad han sido el motor de nuevos aires, la crisis sanitaria del COVID-19 es ahora un motor que está trayendo nuevos aires a nuestra sociedad posmoderna del siglo XXI.

El aire que sale impetuoso de las turbinas recién encendidas arroja, junto al aire nuevo, el polvo acumulado por el tiempo, polvo que enferma, y por eso los primeros momentos de esta crisis están siendo difíciles de vivir, de entender y de reaccionar; hoy estamos confundidos y aturdidos por una situación que rompió de repente con todas nuestras previsiones, nos agarró por sorpresa y sin estar preparados, pero estamos seguros de que quedará en la historia como el parteaguas de una nueva cultura y de una nueva forma de vivir… nos toca que sea mejor.

Además de la situación provocada por el COVID-19, se avecina una experiencia inédita en la historia reciente de nuestro Estado de Jalisco, pues el Sr. Gobernador, Enrique Alfaro, ha propuesto la refundación del Estado partiendo de una nueva constitución estatal. La pandemia no ha paralizado estos trabajos, sino que se han mantenido con gran interés por los actores públicos más importantes de Jalisco, inclusive dentro de la misma Iglesia.

En este sentido, de participación de la Iglesia, el gobernador ha hecho una invitación directamente a los Obispos de la Provincia Eclesiástica de Guadalajara, presididos por el Sr. Cardenal José Francisco Robles Ortega, y a todo el presbiterio de Guadalajara, en voz del Secretario de Gobierno, Enrique Ibarra, en la pasada posada sacerdotal, a que no sólo estuviéramos informados, sino que fuéramos parte importante en esta refundación, como lo fue la Iglesia en otros momentos de la historia del Estado de Jalisco. La función de la Iglesia en este contexto de la refundación y la conformación de un Constituyente está en la conciencia y en la animación de la participación ciudadana.

El pasado mes de marzo, el Sr. Arzobispo constituyó una Comisión con el particular objetivo de preparar esta participación de la Iglesia, especialmente de los laicos en la conformación del Constituyente. Se ha venido trabajando de forma plausible y se han logrado concertar algunos puntos de convergencia con los rectores de la UAG, del ITESO y próximamente de la Panamericana. Además se pretende que este trabajo se haga en sinodalidad con las diócesis que territorialmente tienen algunas parroquias en el Estado de Jalisco, la mayoría de ellas de la misma Provincia Eclesiástica de Guadalajara.

Estas dos circunstancias pueden ser una gran oportunidad para lograr nuestros objetivos pastorales dentro del proceso diocesano, afianzar la Gran Misión de la Misericordia y hacerla que fructifique a corto plazo en una caridad organizada que trascienda el mero asistencialismo; como generar, a mediano y largo plazo, una profunda transformación en la sociedad jalisciense con los valores del Evangelio gracias a la promoción de un laicado participativo en la cuestión social.

Acerca de David Hernandez

Revisa También

Un México dividido pese a la pandemia

Pbro. José Marcos Castellón La pandemia del coronavirus ha agudizado la división que ya se …