Home / Opinión / Pastoral & Cultura: Superación de la pobreza extrema

Pastoral & Cultura: Superación de la pobreza extrema

Pbro. Armando González Escoto

Pbro. Lic. Armando González E.

Hablo de China. El gobierno de este país se ha comprometido a superar la pobreza extrema de la nación asiática en el presente 2020. China es desde luego un estado muy poderoso, capaz de dialogar de tú a tú con Estados Unidos, pero arrastra un déficit en materia social, toda vez que el 16 por ciento de su población vive en pobreza extrema. En México es el 30 por ciento.

En China el fenómeno de la pobreza extrema afecta sobre todo a las áreas rurales, en las urbanas ya prácticamente no ocurre, no hay, por ejemplo, cinturones de miseria, aunque si haya pobreza. En los últimos veinte años el gobierno chino ha logrado duplicar casi cada década el salario mínimo establecido, es decir, de cien a doscientos y de doscientos a cuatrocientos. Debe advertirse por otra parte que la sociedad china es admirablemente trabajadora, y que el surgimiento de nuevas oportunidades laborales está invirtiendo la balanza migratoria, hoy día son más los extranjeros que desean ir a trabajar a China que los chinos que buscan salir a trabajar a otras partes, como venía sucediendo. Esta inversión es muy importante a la hora de valorar, no la existencia de trabajo en sí mismo, sino el atractivo de una remuneración que sí garantiza a los trabajadores poder progresar.

El proyecto actual para la superación de la pobreza extrema tiene diversas líneas, una de ellas es la de seguir brindando a todas las poblaciones la misma infraestructura de que gozan las ciudades, pero sobre todo la creación de fuentes de trabajo amables con el ambiente, acordes a los recursos naturales de cada lugar, en pocas palabras, profesionalizar las labores que ya realiza la gente para aumentar su rendimiento, garantizar condiciones favorables a la productividad, apoyar con los recursos de la ciencia la factibilidad de lo que se cultiva o produce, proteger con leyes oportunas la comercialización y el transporte de las mercancías, etc.

Este mismo empeño ha llevado a endurecer las leyes en contra de todas aquellas prácticas empresariales que exploten o abusen de los trabajadores de la manera que sea, pues se ha evidenciado el que no pocas fábricas, sobre todo en el medio rural, o retienen el salario o lo pagan en especie, una práctica desde luego prehistórica e inadmisible.

La mejora constante de las infraestructuras ha sido, por otro lado, una increíble fuente de trabajo para millares de personas; si el progreso de una sociedad se mide porel número de grúas en operación, en China ese número escapa a toda posibilidad de poderlas contar, se ven por todas partes, en carreteras, pueblos, ciudades, ampliando caminos, levantando puentes, haciendo túneles, construyendo miles de conjuntos habitacionales.

En México, aun si la gente trabaja arduamente, no logra progresar, pero tampoco el país como tal está invirtiendo en infraestructura y productividad social, ojalá las cosas comiencen de veras a cambiar.

About Gabriela Ceja Ramirez

Check Also

Entre “puentes”, turismo e identidad nacional

Jorge Rocha Hace una semana se generó una fuerte polémica en torno a la propuesta …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *