Home / Opinión / Pastoral y Cultura: Lecciones epidémicas

Pastoral y Cultura: Lecciones epidémicas

Pbro. Armando González Escoto

Pbro. Armando González E.

A tres meses de emergencia epidemiológica podemos ya identificar algunas lecciones o aprendizajes que este serio problema de salud nos ha dejado en México.

Una de esas ha sido el efecto colateral de la sobre información que hemos sufrido con mayor virulencia que la epidemia misma, particularmente desde las redes sociales y las diversas páginas de internet, como por ejemplo YouTube, y sus infinitas réplicas por todo otro tipo de medios que nos han dicho lo mismo, que la epidemia es la más letal que podamos imaginar, o que todo es invención de los grandes consorcios garantes del nuevo orden mundial. Entre uno y otro extremo una increíble variedad de opiniones, declaraciones, conferencias, entrevistas ofrecidas por el más variopinto número de personas, desde las muy capaces e informadas, hasta aquellas que recibieron su información de parte de los extraterrestres o de complejas revelaciones divinas alertándonos de la conspiración mundial de los malosos en contra de las almas piadosas.

Otra importante lección ha sido constatar lo pésimamente mal preparados que estábamos para una emergencia semejante en el campo de las nuevas tecnologías de la comunicación, y nuestro aferramiento a no hacer las cosas sino a la antigüita, así el mundo se acabe. Pero cuantos intentaron hacer las cosas de otro modo, es decir, “en línea”, se encontraron con que fallaron los sistemas que se tenían, se saturaron las redes, los anchos de banda no fueron suficientes, la fibra óptica no llega a todas partes, ni siquiera en la misma ciudad, y además se notó nuestra grave elitización, es decir, en una emergencia de este tipo, las soluciones solamente operan en favor de los que más dinero tienen.

Aprendimos también hasta dónde puede llegar el fracaso de la educación cívica, y poner en riesgo la salud y la vida de todos por esa irresponsable forma de enfrentar un problema común, haciendo cada quién lo que le dé la gana.

Lamentable pero previsible la actuación de la clase política que hasta la fecha no ha logrado convencer a la ciudadanía de su genuino interés por la salud de todos; para variar muchos de sus integrantes han actuado con su incurable oportunismo partidista, lo cual ha llevado a confrontaciones, descalificaciones, ocultamiento de datos, opacidad informativa, disimulos, usurpación de funciones, dimes y diretes, y arranque de nuevas campañas, a destiempo, mientras la gente asolada por la epidemia y por la crisis económica trata de sobrevivir como Dios le da a entender. En este tipo de escenarios, hasta las cosas correctas y oportunas que la autoridad ha hecho acaban por confundirse.

En cuanto a las diócesis, unas simplemente no hicieron nada, sino esperar pasivamente y pedirle a Dios que todo lo arregle, otras hicieron lo que pudieron a tenor de sus recursos y compromiso cristiano, y algunas otras hicieron más de lo que podían, dando a todos, una genuina lección de apertura, creatividad y, sobre todo, convicción; que cada cual se ubique en el casillero que le corresponda.

Correo: armando.gon@univa.mx

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Revisa También

La resiliencia

Pbro. José Marcos Castellón Pérez La resiliencia es una de las cualidades humanas que nos …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *