Home / Opinión / Los signos de los tiempos / Signos de los Tiempos: América Latina se levanta
La buena noticia es que la efervescencia por el cambio está presente y que la gente está saliendo a las calles para defender sus derechos y exigirle a la clase política que gobierne para todas y todos

Signos de los Tiempos: América Latina se levanta

Jorge Rocha

El descontento social es uno de los signos que están marcando a América Latina. Hace poco más de un año este repudio social se hizo presente en México y generó una votación masiva por la opción que en este momento proponía los cambios más radicales. Luego fuimos testigos de la profunda crisis en Nicaragua, donde buena parte de la población protestó en contra del gobierno de Daniel Ortega a quien criticaron por perpetuarse en el poder. También en Venezuela hubo fuertes movilizaciones sociales en contra del presidente Nicolás Maduro dada la grave crisis económica y política por la que atraviesa esa Nación.

Este año en otras latitudes también se han generado movimientos sociales de gran calado que han puesto los gobiernos sudamericanos contra las cuerdas. Por ejemplo, tuvimos el repudio a la tragedia ecológica en el Amazonas que propició fuertes movilizaciones sociales en contra del presidente Jair Bolsonaro. En el Ecuador se dieron multitudinarias movilizaciones, sobre todo indígenas, en contra de los aumentos a hidrocarburos, que provocaron que el presidente Lenin Moreno diera marcha atrás a la medida. En el caso de Chile, también se realizaron movilizaciones sociales masivas en contra del gobierno de Sebastián Piñera, la razón de la protesta, fue por las medidas de aumento de precios en el transporte público, que luego se transformó en el repudio al gobierno de este empresario chileno y que provocaron que el primer mandatario de Chile les pidiera a sus secretarios renunciar a sus cargos. En el caso de Argentina, el presidente Mauricio Macri no pudo reelegirse y ahora Alberto Fernández, peronista, asumirá el cargo junto con la Vicepresidencia de Cristina Fernández viuda de Kirchner, la razón es el repudio a las medidas neoliberales del actual presidente argentino. También hubo elecciones en Bolivia y su desenlace, entre señalamientos de fraude y golpe de estado, prevé aún días complicados.

El hartazgo social expresado en el continente tiene al menos dos grandes razones, que, desde mi perspectiva, son algunas de las causas más importantes que originan estas situaciones:

  1. Es evidente que la población latinoamericana está en contra de las múltiples medidas neoliberales que se han realizado en el continente. Efectivamente la implementación de este modelo económico no es privativo de gobiernos de derecha o de izquierda, aunque sí podemos encontrar matices, los presidentes latinoamericanos han sido devotos de esta forma de gobernar que hasta ahora ha provocado que buena parte de la población siga en la pobreza, que las desigualdades sociales aumenten y que el deterioro del medio ambiente siga creciendo. Las promesas de mejora en las condiciones de vida de las grandes mayorías, son enunciados huecos que nada le dicen a los latinoamericanos.
  2. Otro de los rasgos de las democracias latinoamericanas, que en este momento está colapsando, es que en general la institucionalidad de estas democracias es frágil y por lo tanto las expresiones autoritarias surgen con mucha facilidad. No son pocos los casos donde hemos visto represiones a movimientos sociales y la criminalización de los opositores políticos. Parecería que la madurez de las democracias latinoamericanas nunca llegará y que las clases políticas del continente siguen sin entender que el autoritarismo es un rasgo que tiene que ser desterrado de las prácticas políticas y que cada vez es menos tolerado por la población.

La buena noticia es que la efervescencia por el cambio está presente y que la gente está saliendo a las calles para defender sus derechos y exigirle a la clase política que gobierne para todas y todos. Lo preocupante es que no hay procesos sostenidos y continuados para reforzar la institucionalidad de las democracias y que la pobreza y la desigualdad son rasgos de nuestras naciones que no se ha podido desterrar. ¿Estamos ante nueva primavera latinoamericana? No lo sé, pero los vientos de cambio soplan muy fuerte en el continente y esperemos que se logren concretar transformaciones satisfactorias para las grandes mayorías que siguen apostando a contar con gobiernos que efectivamente atiendan sus demandas y necesidades. Por lo pronto habrá que estar atentos a lo que sigue aconteciendo en el Cono Sur.

Correo electrónico: jerqmex@hotmail.com

About Monserrat Cuevas

Check Also

Signos de los Tiempos: Poder y medios

Jorge Rocha Los hechos de Culiacán pasaron de mostrar una crisis de seguridad a convertirse …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *