Home / Prensa Arzobispado / Esquelas / Padre Trino, el sacerdote que hizo bailar a los alemanes
En memoria del Padre Trino, sacerdote de Guadalajara.

Padre Trino, el sacerdote que hizo bailar a los alemanes

David Hernández

La mañana del 14 de junio Dios llamó a su presencia al sacerdote José Trinidad García Alonzo, habiendo cumplido recientemente 20 años de ministerio sacerdotal.

Originario de Tlajomulco de Zúñiga y con 54 años de edad, su último destino fue la parroquia de Nuestra Señora del Rosario, en Tonalá, Jalisco.

El sacerdote se caracterizó por su generosidad en las comunidades parroquiales en donde estuvo y su alegría que contagiaba a cuantos convivían con él.

Se dice que era tanto su sentido del humor, que incluso lograba hacer reír al más serio, así lo afirmó Humberto Castillo, íntimo amigo del sacerdote, al cual conoció durante la Jornada Mundial de la Juventud de Alemania en 2005.

“Era tan suyo el carisma de la alegría que estando en Alemania, donde la gran mayoría de las personas son muy formales, el padre Trino comenzó a tocar la batería y puso a bailar a todos los alemanes, creando un ambiente festivo al estilo mexicano”, afirmó Humberto.

“Trino McPato”

Uno de los apodos que algunos jóvenes le pusieron durante esa JMJ fue el de “Trino McPato”, pues durante un viaje a Italia el padre Trino se perdió en el recorrido y lo encontraron horas después con varias bolsas de compras.

“Estando allá en Roma veías que el padre Trino se desaparecía y ya regresaba en la parte final de los recorridos con las manos llenas de bolsas de cosas que había comprado: estampitas, cálices, ornamentos, y siempre los muchachos le ayudábamos a cargar sus bolsas. Nos llamaba la atención que comprara tantas cosas por lo que le empezamos a decir ‘Trino McPato’”.

Ya de regreso al país, el padre Trino invitó a Humberto a su parroquia de Matatlán. Durante ese recorrido, Humberto se dio cuenta que todo lo que había comprado en Roma lo regaló a las distintas comunidades que atendía.

“Nos invitó a su colegio allá en Matatlán para apoyar en la SEJUVE, ya que en aquel tiempo era parte de la Pastoral Juvenil Diocesana. El padre Trino nos llevaba a los ranchos para que nos conocieran y se me quedó bien grabado que a todas las personas de los ranchos a donde íbamos les llevaba un pequeño detalle: una estampita, una medallita, entre otras cosas. Y los ornamentos y los cálices eran para las capillas que había allí”.

Humberto mencionó que siempre recordará al sacerdote por dos cosas: su gran alegría y su generosidad. Era tan grande la amistad entre ellos que el padre Trino fue el ministro cualificado el día de la boda de Humberto. Descanse en paz, Padre Trino.

Acerca de David Hernandez

Revisa También

Virgen de Zapopan visita Chapala sin festejo

David Hernández De forma sencilla y austera se realizó la visita anual número 65° de …

2 Comentarios

  1. Muy buena persona, ..estuvo en mi rancho de diácono y fue muy alegre y muy humano…trejos siempre lo recordará con mucho cariño…

  2. María Isabel Aviña Lomeli

    Yo tuve la gran bendición del bautismo de mi hijo que selebramos junto con él señor cura trino ya que mi bebé estába ya .muy enfermó cundo aquel hombre consu gran fé así nuestro padre Jesús .y sus mas sinceras y benditas orasiones mí hijo comenzó a sanar. Dios mío qué tengas ATu soldado de sanación en tu santa gloría. Mi más sentido pésame .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *