Home / Cultura y Formación / Desde el corazón: Lo que favorece y lo que entorpece nuestra comunicación

Desde el corazón: Lo que favorece y lo que entorpece nuestra comunicación

Lic. Lupita:

En nuestra casa no hay manera de que estemos en paz. Siempre hay discusiones y descalificaciones. Queremos hacer cambios porque aunque hemos hablado de separación, sabemos que no es solución. Cómo podemos mejorar nuestra forma de comunicarnos.

Rosa María y Joaquín

Rosy y Joaquín:

Sin comunicación no hay unidad, y sin unidad no hay paz.  De aquí deriva la trascendencia de saber comunicarse, lo cual se aprende en familia.

Nuestro Catecismo de la Iglesia Católica nos enseña: Recordando el precepto “no matarás” (Mt. 5, 21), nuestro Señor pide la paz del corazón y denuncia la inmoralidad de la cólera y el odio (2302 CIC). La paz no es solo ausencia de guerra. La paz no puede alcanzarse en la tierra sin la libre comunicación entre los seres humanos, el respeto de la dignidad de las personas, la práctica asidua de la fraternidad (2304 CIC).

Cuando nos comunicamos nos conocemos, damos parte de nosotros mismos a los demás y nos abrimos a ellos. ¡Es parte de nuestra vocación humana!  Debemos aprender a comunicarnos de la mejor manera.

Factores que entorpecen la comunicación en familia:

  • Discusiones, amenazas e insultos.
  • Gritos y frases hirientes.
  • Gestos, muecas, ironías y descalificaciones.
  • Portazos, abandonos, responder con monosílabos, ignorar al otro.

Factores que favorecen:

  • Disponibilidad para dialogar. Dejar todo y valorar nuestro tiempo de convivencia.
  • Procurar escuchar más de lo que se habla. Escuchar atentos sin interrumpir ni defenderse. Escuchar mirando a los ojos, poniendo atención, mostrando interés verdadero.  Que nuestra actitud y gestos le lancen este mensaje a nuestro interlocutor: me interesas, quiero escucharte, conocerte y amarte.
  • Expresarse con serenidad y respeto. Pedir hablar más tarde si en la conversación alguno levanta la voz o empieza a herir con palabras.
  • Platicar con entusiasmo sobre los acontecimientos del día, los retos próximos, los sentimientos, deseos y sueños. Sonreír y abrazar a nuestro familiar que está abriendo su corazón a nosotros.

Es altamente recomendable organizar una reunión familiar en la que el padre tome la iniciativa expresando la necesidad de aprender a comunicarse sin ofender. Cuando hay  resentimientos en el hogar, se debe dar espacio para aclarar malos entendidos y mostrar buena voluntad.

Hacer oración, pedir a Dios que entre a nuestro hogar y nos inspire, nos dará la certeza de que ¡sí es posible volver a empezar!

Lupita Venegas/Psicóloga

Facebook: lupitavenegasoficial

About Gabriela Ceja Ramirez

Check Also

Desarrollo Espiritual: Que ningún miedo te impida, aquí y ahora, trabajar por tu Dios y por tu prójimo

Desarrollo Espiritual, XXXIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, Ciclo C, 17 de Noviembre de 2019. ¿En …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *