Home / Contigo en casa / ¡Abre nuestro entendimiento para comprenderte y testimoniarte, Señor!

¡Abre nuestro entendimiento para comprenderte y testimoniarte, Señor!

III DOMINGO DE PASCUA

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE

Nuestra fe en el Señor Resucitado es concreta: creemos que Jesús resucitó y que no es un “fantasma” sino alguien real y concreto con las cicatrices de sus heridas… ¿Es éste el Cristo en quien creemos, que camina con nosotros en el camino de la vida, que nos sostiene con su amor y fortaleza cuando tenemos problemas y nos sentimos heridos? ¿Es este el Cristo que hacemos presente con nuestro testimonio de vida?

Él nos “resucita” también a nosotros para que trascendamos nuestros problemas, temores y cobardías demos testimonio de sus enseñanzas y estilo de vida.

Para un cristiano, la vida es un proceso de morir y resucitar con Cristo.  La resurrección no es algo que nos ocurrirá cuando entremos a la morada de Dios después de nuestra muerte física.  La resurrección llega a nuestra vida cuando morimos a nuestros egoísmos y vivimos como Jesús ayudando a los demás…

Compartamos el banquete de resurrección de la Palabra meditada y del Pan de comunión.

SALUDO

Dios ha resucitado a Jesús de entre los muertos y nosotros, que somos sus testigos, estamos reunidos aquí en su nombre.

El Señor Resucitado esté siempre con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

Si tuviéramos más fe en la constante presencia del Señor Resucitado caeríamos menos en el pecado.  En silencio y con humildad imploremos su perdón.  (Pausa)

•      Señor resucitado, tú nos muestras tus manos y tus pies, pues estás cerca de nosotros.  R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Resucitado, antes de resucitar sufriste y te entregaste a la muerte para traernos perdón y paz.  R/ Cristo, ten piedad.

•      Jesús Resucitado, tú nos invitas a comer contigo para compartir con nosotros tu fuerza y tu vida.  R/ Señor, ten piedad.

Señor, por el poder de tu amor transfórmanos, perdona todos nuestros pecados y acompáñanos en el camino que nos conduce a la vida eterna.  R/ Amén.

LECTURAS

Hechos de los Apóstoles 3, 13-15. 17-19: Somos testigos de que Dios resucitó a Jesús… debemos arrepentirnos y convertirnos para que se borren nuestros pecados…

Salmo 4: Dios es mi defensor, Él me hace vivir tranquilo…

1 Juan 2, 1-5: Jesucristo, el justo, es nuestro abogado y la víctima de propiciación por los pecados del mundo entero… Sabemos que conocemos a Dios porque cumplimos sus mandamientos…

Lucas 24, 35-48: Cristo no quiere que tengamos miedo o dudas sino paz… Nos muestra sus heridas como confirmación de su identidad; Él tuvo que sufrir y morir para llegar a su resurrección… Nos abre el entendimiento para que comprendamos las escrituras y la necesidad de volvernos a Dios pues quiere que seamos testigos de estos acontecimientos con nuestra manera de vivir, morir y resucitar…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Dios, Padre nuestro, sabemos que tú estás siempre dispuesto a ayudarnos, especialmente cuando somos inspiraos por tu Hijo Jesucristo.  Hoy queremos pedirte por la Iglesia y por el mundo diciéndote: Escucha a tu pueblo, Señor.

1.     Te pedimos, Señor, que entre nosotros haya más fe y más confianza en el futuro, porque estamos seguros de que Cristo vive y está presente entre nosotros. Oremos.

2.     Te pedimos, Señor, que tengamos una actitud más positiva hacia la vida en la tierra y mayor comprensión y solidaridad entre los pueblos y culturas, porque estamos seguros de que tú llamas a todos a la paz y a la amistad. Oremos.

3.     Te pedimos, Señor, que nos concedas generosidad para para promover el crecimiento de nuestra comunidad incluso a costa de sacrificios personales, porque estamos seguros de que tú amas a todos por igual. Oremos.

4.     Te pedimos, Señor, el espíritu de amor cristiano y de perdón hacia cada uno de nuestros prójimos, pues estamos seguros de que todos están invitados a participar de tu reino. Oremos.

5.     Te pedimos, Señor, que los bautizados sigamos las huellas de Cristo, ya que tenemos la certeza de que tú nos santificas. Oremos.

6.     Te pedimos humildad para nosotros, ya que estamos seguros de que Cristo no ha completado todavía su obra en nosotros y de que tenemos todavía mucho que aprender en esta vida. Oremos.

Dios, Padre amoroso, que tu Hijo Resucitado viva entre nosotros, en nuestras palabras y en acciones.  Escucha las súplicas de tu pueblo, a causa de Aquél que permanece contigo y con nosotros, Jesucristo, nuestro Señor.  R/ Amén.

INVITACIÓN A RECITAR EL PADRENUESTRO

Jesús está con nosotros y vive en la presencia del Padre para interceder por nosotros.

Unidos a él oremos a nuestro Padre del cielo: Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Éste es Jesucristo, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, Él murió por nosotros, pero vive para siempre.

Dichosos nosotros porque podemos recibirlo como nuestro alimento de Vida y Resurrección.  R/ Señor, yo no soy digno…

DESPEDIDA Y BENDICIÓN

Hermanos: Cristo nos llama a ser testigos de su presencia entre nosotros.

Vivamos, pues, como nuevo Pueblo de Dios, con el entendimiento abierto para comprender las escrituras y la necesidad de nuestra constante conversión, llenos de fe, esperanza, amor y perdón mutuo.

Y, para que podamos llevar este don al mundo, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y los acompañe siempre.  R/ Amén.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra ¿En qué se nota que he experimentado el amor de Dios?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *