Home / Contigo en casa / ¿Caminas o avanzas por la vida?
La vida es un camino que, como todos, tiene un inicio y un destino. Por eso hoy, al acercarnos al final del año, te invito a reflexionar: en este camino, ¿avanzas o solo caminas?

¿Caminas o avanzas por la vida?

*Dr. Actitud

Avanzar es dirigirte a una meta, ¡es vivir! Caminar es desplazarse sin sentido o un rumbo fijo, es estar vivo, pero sin vivir.

Tanto caminar como avanzar cansan, por lo que al caminar corres el riesgo de caer en la falsa ilusión de estar “haciendo algo” cuando en realidad solo estás desperdiciando recursos y alimentando falsas expectativas.

Existe también el riesgo de avanzar hacia algo que no te producirá la satisfacción de haber logrado algo, por ejemplo, si avanzas hacia una meta que alguien (o algo) te impuso.

A veces avanzamos persiguiendo un espejismo, es decir, un falso ideal, o imitando a alguien o un estilo de vida artificial; esto, además de que puede ser inalcanzable, o — al lograrlo— darte cuenta de que no era lo que querías, puede dificultar que llegues a ser la verdadera “mejor versión de ti mismo”.

7 preguntas para reflexionar

Te las comparto, deseando te sean útiles en tu arquitectura personal:

  1. Cuando avanzas, ¿lo haces para acercarte a tus metas o solo para alejarte de algo que no te gusta o que te da miedo?

  2. ¿Avanzas solo o acompañado? Si vas acompañado, ¿es de personas que te ayudan a desarrollarte, a ser mejor persona, o de gente que alimenta el pesimismo y la mediocridad?

  3. Cuando avanzas, ¿qué vas dejando a tu paso?, los lugares por donde pasas ¿quedan mejor que antes?

  4. ¿Sigues un mapa, es decir, un camino seguro pero rutinario; monótono, pero “yendo a la seguro”, o cuando el mapa te limita te das permiso de ir por nuevos caminos? (este mapa a veces es auto impuesto o impuesto por un estilo de vida, un trabajo, etc.)

  5. En tu avanzar, ¿dedicas tiempo a recobrar fuerzas y mirar atrás? Hacerlo te permitirá valorar todo lo que has recorrido (siempre que tengas cuidado de no pasar demasiado tiempo mirando hacia atrás).

  6. ¿Dedicas tiempo para mirar al frente y ver si te diriges hacia lo que estás buscando? (teniendo cuidado de no pasar la mayor parte del tiempo mirando solo al frente)
  • ¿Te das momentos para ver en dónde estás parado? Así podrás darte cuenta de si estás donde pensabas estar y de si es sano para ti. Estar consciente del “aquí” y el “ahora” te ayuda a disfrutar tus logros, siempre que también tomes en cuenta el pasado y el futuro ¿qué pasaría si pasas la mayor parte del tiempo disfrutando el presente, sin revisar tus logros y sin fijarte metas desafiantes pero satisfactorias? El secreto está en equilibrar el aquí y ahora, tus logros y tus metas, los tres en equilibrio.

La vida es subidas y bajadas

En tu avanzar seguramente has pasado por senderos cuesta arriba y de bajada, por terrenos planos, y hasta por caminos pantanosos que dificultan cada paso, así es la vida, lo importante es tener un “qué” que valga la pena, un lugar a donde quieres llegar. “Cuando tienes un QUÉ que vale la pena, encuentras el CÓMO”. Por último, revisa que al avanzar lo hagas con los zapatos adecuados (tus pensamientos y paradigmas) y que lleves lo necesario , ni más, ni menos (te darás cuenta que en ocasiones cargamos con ocupaciones inventadas, vicios, hábitos que no necesitas). Avanzar te llevará tiempo y esfuerzo, pero caminar por caminar, también.

Te invito a avanzar hacia algo que valga la pena y si ves a alguien caminando ¡invítalo a avanzar!

Dr. Juan Pablo Aguilar “Dr. Actitud”.

Especialista en Reingeniería Actitudinal.

Conferencista internacional y escritor.

www.DrActitud.com

Acerca de admin

Revisa También

Celebración de la Palabra: ¿Cómo contrarresto mi necesidad de ser reconocido y de sentirme influyente y poderoso?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …