Home / Contigo en casa / Celebración de la Palabra: ¿Quién soy yo para ti? Me pregunta Dios. ¿Quién soy yo para Dios y para mis prójimos? Me pregunto yo

Celebración de la Palabra: ¿Quién soy yo para ti? Me pregunta Dios. ¿Quién soy yo para Dios y para mis prójimos? Me pregunto yo

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, para el…

DOMINGO XXIV T.O.

CONOCER A JESÚS, RENUNCIAR A MÍ MISMO Y SEGUIRLO

Nota litúrgica: Estas líneas podrían ser meditadas con antelación por quien guiará la celebración y pueden inspirar sus comentarios e intervenciones durante la misma.

IDEAS PARA EL CELEBRANTE/GUÍA:

¿Qué es lo que andamos buscando en la vida?  Buena salud y belleza física, felicidad en nuestras familias, un trabajo de prestigio y bien remunerado o profundizar y nutrir nuestra fe, buenas relaciones con nosotros mismos, con nuestros prójimos y con Dios, cultivar nuestra generosidad, dedicar nuestra vida a algo útil para la humanidad…

¿Qué significa para nosotros el que Jesús nos llama a seguirlo renunciando a nuestra vida y cargando nuestras cruces?  ¿Aceptamos eso como discípulos de Jesús hoy?  ¿Lo aceptamos como parte de nuestra fe o más bien le decimos: “Señor, cualquier cosa…, pero ésta no”?  ¿Le creemos a Jesús cuando nos asegura que quien renuncie a su egoísmo y desgaste su vida sirviendo a los demás encontrará la realización y la plenitud?

En el Credo profesamos: “Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor”.  Afirmamos que (re)conocemos que él es nuestro Señor y Salvador.  Pero, ¿eso es conocerlo realmente?  Para conocerlo profundamente no basta con saber sus datos biográficos y el contexto cultural, político y social de su tiempo ni ser eruditos en sus milagros y palabras, sino que tenemos que experimentar cómo vivió y murió, dándose totalmente al Padre y a todas las personas.  Para eso, debemos seguir sus huellas entregándonos sin reservas ni condiciones a Dios y a los hermanos.  Entonces conoceremos a Jesús por experiencia personal y entenderemos de qué “cruz” nos habla.

GUIA: EN EL NOMBRE DEL PADRE, Y DEL HIJO, Y DEL ESPÍRITU SANTO.

Todos: AMÉN.

GUIA: Confiamos en el Señor, que nos libera de la muerte eterna, que está a nuestro lado en la aflicción y que guarda nuestros pies para no tropezar.

El Señor esté siempre con ustedes. 

Todos: Y con tu Espíritu.

GUIA: En silencio, ante Jesús crucificado, reconozcamos que muchas veces hemos tenido miedo a su cruz y nuestra cruz.  Pidamos perdón al Señor por haber caído en la satisfacción inmediata de nuestros instintos y necesidades emocionales.  (Pausa)

•        Señor Jesús, tú no sólo cargaste una cruz en el calvario sino todos los días que te entregaste a tu misión con paciencia y amor:

Señor, ten piedad.

•        Cristo Jesús, tú nos pides imitar tu estilo de entrega generosa y constante: Cristo, ten piedad.

•        Señor Jesús, tú nos prometes que nos salvaremos si superamos nuestro egoísmo y nos entregamos voluntariamente al servicio como tú lo hiciste:

Señor, ten piedad.

GUIA: Señor, perdona nuestros pecados, sálvanos del mal y de la muerte y llévanos a una vida plena y eterna.

TODOS: Amén.

GUIA: Dios, Padre nuestro, tú nos creaste para la felicidad verdadera.

Y nosotros, muchas veces, perseguimos nuestra realización en sueños de prosperidad, abundancia, éxito personal y ausencia de sufrimiento.

Ayúdanos a conocernos y a percibir nuestra vida tal como es, no sólo llena vulnerabilidad, miedo y cansancio sino también de otros dones tuyos, como la generosidad, la valentía y la capacidad de sacrificio, que nos pueden conseguir la verdadera realización y salvación.

Enséñanos a conocer a tu Hijo Jesucristo, que entregó su vida día con día al servicio de sus hermanos y fue capaz de morir antes de agredir o mostrarse superior.

Por el mismo Jesucristo, Señor nuestro, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

TODOS: AMÉN.

Se ofrece un resumen de las lecturas para ayudar a quien guía y a quienes leerán a subrayar la parte primordial que ayude a descubrir su mensaje unitario. Pero, las lecturas han de leerse íntegramente durante la celebración.

Nota litúrgica: Se les pedirá a los lectores anunciar únicamente el libro de donde se toma la lectura. Ejemplo: Lectura del libro de los hechos de los apóstoles. Al finalizar cada lectura no se olvide decir: PALABRA DE DIOS. Y se responde: TE ALABAMOS SEÑOR. Y en el Evangelio, anunciar: Del Evangelio de según San Juan. Al finalizar decir: PALABRA DEL SEÑOR. Se contesta: GLORIA A TI SEÑOR JESÚS.

Isaías 50, 5-9a: Isaías ha escuchado la Palabra del Señor y, a pesar de que ha sido probado con diversos sufrimientos, sigue confiando en Dios porque lo defiende y le hace justicia…

Salmo 114: Amo al Señor porque me escucha y me salva, es benigno, justo y compasivo, protege a los sencillos… Caminaré ante él…

Santiago 2, 14-18: Una fe viva debe traducirse en obras concretas en favor del hermano…

Marcos 8, 27-35: Jesús cuestiona a sus discípulos sobre su identidad y Pedro confiesa: “Tú eres el Mesías”… Cuando el Maestro les pormenoriza detalles dolorosos de su misión Pedro lo quiere disuadir y Él le dice: “…Satanás, tú no piensas según Dios”… Y luego les dice, a sus discípulos y a la multitud: “El que quiera venir conmigo, renuncie a sí mismo, cargue su cruz y sígame”…

Nota litúrgica: Se puede ir leyendo esta reflexión y DETENERSE cuando aparezca una PREGUNTA o cuando se crea conveniente dialogar alguna IDEA.

Audio: Pbro. J. Jesús Suárez Arellano
[En el evangelio, nos hemos saltado las narraciones de la segunda multiplicación de los panes y de la curación del ciego de Betsaida.  El texto de hoy divide en dos el evangelio de Marcos.  Jesús comienza a hablar de un tema nuevo e incomprensible para sus oyentes (y para nosotros), el de la cruz, y también comienza su camino hacia Jerusalén.

Jesús plantea dos preguntas a sus discípulos.  Es obvio que él no necesitaba saber qué pensaban los demás sino que quería ayudarlos a reflexionar.  La respuesta de Pedro parece correcta, pero lo era sólo en parte, pues el estilo de mesías que él intuía no correspondía con el que Jesús les estaba revelando.  Pedro no acepta un mesías derrotado y humillado; no acepta la cruz en su misión.  La visión de Jesús – que busca servicio y no poder, perdón y no venganza – choca con las expectativas de los judíos y de los discípulos.  Pedro le propone un ministerio contrario a los pensamientos de Dios, sin sacrificios y lleno de triunfo, lo mismo que Satanás en la narración de las tentaciones, por eso Jesús lo llama así.  Aclarado quién es él y cómo realizará su misión, Jesús aclara también cómo hemos de ser sus seguidores: personas capaces de renunciar al individualismo y de adoptar la forma de pensar de Dios.

Las preguntas parecen ser: ¿quiénes somos para Jesús?  ¿Cuál es nuestra verdadera identidad?  ¿Cómo podemos alcanzar nuestra plenitud humana?  Las respuestas no son sencillas…  Simplificando demasiado, digamos que los seres humanos evolucionamos por dos mecanismos muy sencillos: evitar el dolor y procurar la satisfacción de nuestras necesidades.  Así nos convertimos en homo sapiens, pero sólo con esos dos mecanismos no podemos ser cristianos.  Y, básicamente, eso es lo que quería Pedro y lo que buscamos para nosotros y nuestros seres queridos.  Cuando Jesús nos pide renunciar a nosotros mismos y tomar nuestra cruz, nos está proponiendo que avancemos más en la evolución humana hacia la plenitud, que renunciemos a la mera satisfacción de nuestros impulsos biológicos de supervivencia, a la búsqueda del placer por el placer y al éxito individual y nos propone ser capaces de desgastarnos por los demás… Y no nos está comunicando sólo una idea sino que nos habla de su propia experiencia.  Él vivió así.]

En la primera lectura escuchamos un cántico del Siervo de Yahvé… Un Siervo sufriente y confiante…

Con el Salmo entendemos que, una vez que constatamos que Dios es bueno con nosotros, debemos obedecerlo…

En la segunda lectura se nos invita percibir la vida desde la fe traducida en obras de solidaridad, justicia y amor…

Jesús en el Evangelio, nos invita a tomar nuestra cruz y seguirlo… Quiere que cambiemos nuestra percepción sobre Él y nuestra manera de actuar con nuestros prójimos…

La Palabra de hoy cuestiona, por lo menos, tres “conceptos” básicos en nuestra vida: ¿Quién es Dios para mí?  ¿Para qué sirve el sufrimiento en mi vida?  Y ¿qué obras debo realizar por ser creyente?

En la narración evangélica, aparece San Pedro confesando que conoce a Jesús, pero cuando éste les va explicando algunas implicaciones que no sabían sobre su misión, entonces, aquel no acepta y no quiere seguirlo… Pedro tuvo que hacer un largo proceso para ir aceptando a Jesús como es y no como le hubiera gustado que fuera… Pedro quería un Jesús si dolor, sin retos, sin cruz… Y yo, ¿cómo me he imaginado que es Jesús?  ¿Corresponde el Jesús de mi cabeza con el Jesús del evangelio?

Hoy, para comenzar, se nos pide clarificar nuestras imágenes de Dios… A veces, la idea que tenemos de Él no corresponde a lo que Él mismo nos ha revelado de sí: ¿Tengo la idea de un Dios que me resuelve la vida, que no me pide nada a cambio de cuidarme y resolverme la vida, que no me “mueve” a ninguna opción y no me hace crecer?  O, ¿tengo la idea de un Dios que me purifica, me enseña, me pide que dé fruto y me quiere llevar a la salvación?

Revisemos, por poner un ejemplo, nuestras motivaciones para rezar o asistir a misa: ¿Quiero que Él me bendiga para que me vaya bien en todo? O, ¿quiero “encontrarme” profundamente con Él y aprender sus enseñanzas y para que me ordene y yo lo obedezca?

Sabemos que aun cuando no nos vaya bien él nos está bendiciendo, porque nos está enseñando cosas…

Cuando juzgamos desde el punto de vista de Dios, el dolor, la enfermedad, la muerte e incluso las injusticias son oportunidades de purificación, aprendizaje, crecimiento y Salvación… Cuando juzgamos con los criterios de los hombres o de Satanás, se entienden como maldiciones y signos de la ausencia o la indiferencia de Dios…

Por eso la fe nos ayuda a valorar la cruz de Cristo y nuestras cruces (y no nos referimos a una relación tóxica, a un trabajo injusto o a una enfermedad mal cuidada) como oportunidades para transformarnos a través de la superación del egoísmo… Por eso, ante la prueba dolorosa, dice el Siervo en la primera lectura: “no he opuesto resistencia ni me he echado para atrás, me he fortalecido… El Señor me ayuda…”  ¿Cómo reacciono ante las adversidades?  ¿Las percibo como castigos y amenazas o como oportunidades?

Sabemos que hay procesos que son dolorosos de vivir y que no pueden ser de otra manera; nos forjan el carácter y nos purifican “como al oro en el crisol”…

Nuestra vida puede hacerse más valiosa y útil cuando pasa por el esfuerzo y el sacrificio… El dolor puede hacernos más fuertes y capaces de empatía y generosidad… Los problemas pueden hacernos más inteligentes… las caídas pueden hacernos más humildes… Las pérdidas pueden despertar en nosotros la gratitud por lo que sí tenemos… Son la cruz que debemos cargar y nos trae la Salvación desde aquí y cada día…

Entender nuestra vida así tiene un maravilloso sentido… Para salvarla hay que ir más allá de la búsqueda inmediata de satisfacciones sensibles o psicológicas y hay que entregarla… ¿Qué prefiero?

Por eso, nuestro amigo Jesús nos enseña a servir como un estilo de vida que nos hará sentirnos útiles, felices e incluidos en el plan de Dios… ¿Quiero dejar de resistirme a la adversidad?  ¿Quiero caminar en la presencia del Señor?  ¿Quiero traducir me fe en obras a favor de mis hermanos?  ¿Acepto transformarme cargando mi cruz de cada día y caminando por la vida al estilo de Jesús?

PARA QUE TE ENCUENTRES CON DIOS, TE PROPONEMOS ALGUNOS EJERCICIOS PARA ESTA SEMANA:

1.      Te invitamos a revisar (y escribir) el concepto de Dios para ti: ¿Quién es Dios para mí?

Al ir descubriendo quién es Dios, también ve entendiendo tu propia identidad y misión: ¿Quién soy yo para Dios?  ¿Quién soy yo para la sociedad y para la iglesia?

(Sólo recuerda que no puedes responder a estas preguntas con teorías sino con vivencias).

2.      A propósito de tomar la cruz y seguir a Jesús… Haz una lista por escrito de tu respuesta a la siguiente pregunta: ¿Qué frutos he sacado de mis experiencias dolorosas luchando contra mi egoísmo y autosatisfacción?

3.      En tu oración de esta semana pide al Señor una mayor comprensión del misterio del sufrimiento en tu vida, especialmente, cuando más te pese la cruz…

También pídele que puedas seguir sus pasos, es decir, su estilo de vida y su entrega constante…

GUIA: Expresamos nuestra fe en el Dios vivo y, una Dios de unidad familiar, un Dios Rey que reina nuestras vidas.

Creo en un solo Dios…

GUIA: Pidamos a nuestro Dios de vida y amor, que nos ha creado para ser auténticamente felices, para que aprendamos a afrontar las responsabilidades y dificultades de la vida, y digámosle:

“Señor, escucha a tu pueblo”.

1.      Por la Iglesia, para que no se avergüence de predicar a Cristo crucificado y de ser ante el mundo humilde como él.  Roguemos al Señor: “Señor, escucha a tu pueblo”.

2.      Por las víctimas de injusticia y de pobreza, para que tengamos el valor de alzar nuestras voces a su favor y de darles amor.  Roguemos al Señor: “Señor, escucha a tu pueblo”.

3.      Por los marginalizados en la vida, por los pobres que “no cuenta” a los ojos del mundo, para que no dejen de ser pisoteados por los grandes y poderosos.  Roguemos al Señor: “Señor, escucha a tu pueblo”.

4.      Por los inadaptados a la vida contemporánea, por aquellos cuyas ideas o conducta no compartimos, para que sepamos respetarlos y ofrecerles amabilidad y comprensión.  Roguemos al Señor: “Señor, escucha a tu pueblo”.

5.      Por los enfermos y discapacitados, para que sientan cuán cerca están del Señor a través de nuestra sensibilidad y cuidados pacientes y cariñosos.  Roguemos al Señor: “Señor, escucha a tu pueblo”.

GUIA: Señor, Dios nuestro, haz que aceptemos nuestras cruces personales y comunitarias y ayúdanos a que nos sean livianas, ya que creemos que Cristo, tu Hijo y nuestro Señor, cargó su cruz por nosotros y ahora vive y reina contigo por los siglos de los siglos. 

TODOS: Amén.

GUIA: Con las palabras de Jesús, nuestro Salvador, pidamos al Padre del cielo el pan que nos da fuerza y vigor para seguir sus pasos cargando nuestras cruces:

Padre nuestro…

GUIA: Decimos juntos:

“Creo, Jesús mío,
que estás real y verdaderamente en el Cielo
y en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas
y deseo vivamente recibirte dentro de mi alma,
pero no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si ya te hubiese recibido,
Te abrazo y me uno del todo a Ti.
Señor, no permitas que jamás me aparte de Ti.” Amén.

GUIA: Jesús no se dedicó a procurar triunfos y prestigio ni se escapó de las dificultades y sufrimientos propios de la misión de su vida.

Que cultivemos la misma lealtad y fortaleza para cumplir nuestra misión personal como seguidores de Jesús.

Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Vayamos en paz cargando nuestra cruz al estilo de Jesús.

Todos: Demos gracias a Dios.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Preparando mi liturgia: Dios tiene un plan original para nuestras familias

XXVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO Pbro. J. Jesús Suárez Arellano INTRODUCCIÓN POR EL CELEBRANTE Las …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *