Home / Contigo en casa / De la fraternidad a la solidaridad social

De la fraternidad a la solidaridad social

Jorge Iván García Morando

De la fraternidad

En el mes de octubre el Papa Francisco firma su carta encíclica Sobre la fraternidad y la amistad social, teniendo como principal eje la solidaridad como valor fundamental y criterio para ordenar la convivencia en todos los niveles, que van desde la familia y el barrio hasta la estructura jurídica y política de los países, así como la convivencia en un mundo global, sin olvidar que Fratelli tutti es el saludo con el cual san Francisco de Asís se dirigía a todos los hermanos y hermanas para proponerles una forma de vida –dice el Papa Francisco- con sabor a Evangelio.

La invitación que se nos hace es el analizar nuestra propia situación y condición humana, el ver nuestro entorno y comprender si es que hemos logrado favorecer el desarrollo de la fraternidad desde adentro y, si éste, se contrasta con lo que vivimos en el mundo actual.

A estas condiciones el Papa Francisco les llama las sobras de un mundo cerrado, es decir, son todas aquellas condiciones sociales, políticas, religiosas y culturales que, en vez de incrementar nuestras esperanzas e ilusiones, alimentaron nuestras desilusiones, desesperanzas, sin sentidos e incluso se fue desarrollando un sentimiento que es menos que la tristeza y más que la gravedad, un estado emocional que tiene que ver con la frustración, la melancolía, la depresión y el estrés, es por ello que el Papa nos invita a repensar la fraternidad e ir más allá de aquella que dio origen a los llamados derechos humanos de tercera generación, ya que en el fondo de la fraternidad se encuentra aquello que cohesiona a la libertad, a la igualdad y a la justicia, el amor, porque éste nos pone “en tensión hacia la comunión universal, dado que nuestras acciones brotan de una unión que inclina más y más hacia el otro considerándolo valioso, digno, grato y bello, más allá de las apariencias físicas o morales”.

El amor al otro por ser quien es, continúa el Papa, “nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos”.

A la solidaridad social

¿En qué pensamos cuando se habla o debate sobre los temas de solidaridad?

Si nuestra primera intención es dirigirnos hacia lo estatal o político, significa que seguimos en la forma individual, donde nuestro campo de acción no va más allá de lo propio, asistencial o popular, sin embargo, si nuestra intención va hacia la apertura e integración, significa que hemos hecho conciencia de las periferias existenciales que nos circundan y que debemos de integrar a nuestra acción solidaria.

Porque el amor que se extiende más allá de las fronteras o periferias existenciales, tienen en su base lo que el Papa Francisco ha llamado “amistad social” que es “fruto de la conversión personal, que exige compromiso de todos aquellos que tienen responsabilidades educativas y formativas”, que en otro sentido, no es más que mirar nuestro entorno o lugar en donde vivimos para iniciar con nuestro primer escrutinio sobre qué tanto somos solidarios y fraternos con los otros para poder contribuir con la “cultura del encuentro”.

Acerca de Monserrat Cuevas

Lic. Ciencias de la Comunicación | Reportera en Acción | Temas sociales, busco historias de vida que contar.

Revisa También

Celebración de la Palabra: ¿Me percibo a mí mismo como un apóstol con heridas, igual que mi Maestro?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …