Home / Contigo en casa / Domingo de Ramos: ¿Qué tan coherente soy en el seguimiento del Señor?

Domingo de Ramos: ¿Qué tan coherente soy en el seguimiento del Señor?

Desarrollo Espiritual,

DOMINGO DE RAMOS O DE PASIÓN, Ciclo A, 05 de Abril de 2020.

JESÚS, ENTREGA SU VIDA POR AMOR

Pbro. Sergio Arturo Gómez / Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

¿QUÉ NOS DICE DIOS EN ESTE DOMINGO?

Isaías 50, 4-7: El profeta, Siervo sufriente de Dios, permanece fiel a su misión de escuchar y hablar lo que debe, incluso cuando es perseguido, pues confía plenamente en Dios…

Salmo 21: El salmista, como Jesús, se siente abandonado por Dios y que los malvados lo desprecian y maltratan… Pide ayuda al Señor y le promete dar testimonio de sus obras y alabarlo…

Filipenses 2, 6-11: Cristo se despojó de su rango divino para tomar la condición de esclavo, rebajándose hasta someterse a la muerte de cruz… Por eso Dios lo elevó y todos debemos adorarlo y proclamar su mensaje…

Mateo 26, 14-27, 66 o su forma breve: 27, 11-54: Judas pacta con los sumos sacerdotes entregarles a Jesús a cambio de treinta monedas… Jesús manda preparar la cena de Pascua y, durante la misma, les da su cuerpo y sangreLuego van al Huerto de los Olivos, Jesús les advierte que caerán y a Pedro que lo negará… Jesús, entristecido pide a sus discípulos que velen con Él, pero se duermen, y al Padre le suplica tres veces poder cumplir su voluntadLlega Judas para entregarlo con un beso… Un apóstol corta la oreja a un criado y Jesús lo reprende por usar la violencia… Llevan a Jesús a casa de Caifás, luego los sumos sacerdotes y el sanedrín buscaban condenarlo… Lo declaran reo de muerte, le escupen la cara, lo golpean y se burlan de Él… Pedro niega a Jesús… Jesús es enviado a Poncio Pilatos… Judas se arrepiente, devuelve las monedas y se ahorca… Pilatos se extraña de que Jesús no se defienda e intenta soltarlo por miedo, pero la gente prefiere a Barrabás y a Jesús lo manda azotar y lo entrega para que lo crucifiquenLos soldados lo coronaron de espinas y se burlaron de Él… Por el camino al Calvario el Simón el cireneo ayuda a cargar la cruz… Crucifican a Jesús y los escribas, los ancianos, los ladrones crucificados a su lado y hasta los que pasaban por ahí se burlaban de Él… Jesús Invoca a su Padre: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”… Jesús muere… El velo del templo se rasgó, hubo un terremoto y el centurión reconoce que Jesús era el Hijo de Dios… Las mujeres piadosas, compañeras de Jesús, observaban desde lejos… José de Arimatea solicita a Pilato el cuerpo de Jesús y le concede darle sepultura… Los sumos sacerdotes y los fariseos solicitan a Pilato guardias para sellar y vigilar el sepulcro…

REFLEXIONEMOS:

Para poder comprender el significado y el valor de la pasión y la muerte de Jesús siempre hay que tener presente su vida y su mensaje… A Él lo mataron por ser coherente hasta el extremo al afirmar que Dios nos ama… Jesús hace entrega de su vida por amor, es algo que percibimos a lo largo de su existencia terrenal, desde el principio hasta el fin.  Jesús constantemente habla de esa entrega amorosa al Padre y a sus prójimos.

Jesús lo dijo a lo largo de su vida, pero con su muerte nos demuestra que el amor es más importante que la vida biológica… Por eso es importante que entendamos que Dios está presente en el dolor y en la muerte de Jesús, no en un poderoso y espectacular triunfo sino en el fracaso total humano… Sólo así podremos encontrar a Dios en nuestros pequeños y grandes dolores y sufrimientos… Hoy queremos resaltar la ENTREGA DE JESUS, porque vemos en ella el camino por el que quiso enseñarnos a vivir esta vida para llegar a la gloria de Dios… Jesús nos ha enseñado que la vida (y la muerte) no son importantes frente a la Vida… Pero, nos cuesta desprendernos de nuestras ansias de triunfo y de obtener el mayor placer en nuestra vida…

Al morir crucificado, Jesús por amor aceptó el dolor absoluto… Muchas personas queremos evitar el dolor a toda costa, pero Él nos enseña a no temerle al dolor por amor…

En cada etapa de su vida, Jesús hace la ENTREGA DE SÍ MISMO como ofrenda a su Padre, Él va descubriendo y entregándose a la voluntad de Dios, por dar un ejemplo, recordemos que cuando era adolescente, se quedó en el templo, luego regresó y obedeció a sus padres…  Necesitamos revisar nuestra vida desde esta perspectiva de la entrega por amor.  Tal vez descubramos con tristeza que hemos vivido para nosotros mismos, y que no hemos descubierto que hay más alegría en dar que en recibir y que hemos buscado la felicidad alejados de Jesús y de su estilo de ir muriendo en la entrega para dar Vida.

La entrega de Jesús en su Pasión: en ese momento Jesús se mantiene en la confianza, Él sabe que este sacrificio es consecuencia de su coherencia, el Hijo del Hombre tiene que morir, así lo entendía cuando habló del grano de trigo, cuando enseñó a los discípulos a servir y no a ser servidos…  y también sabe que su Padre Dios lo fortalecerá.  Jesús alcanza a ver la magnitud del sufrimiento y se mantiene firme, su relación con Dios lo sostiene…

La Entrega de Jesús en su muerte: el momento de la Cruz es el momento más desgarrador por el que Jesús ha tenido que pasar, y sin embargo lo hace desde la entrega por amor, un amor que es más fuerte que el dolor.  Pensemos en los momentos donde vivimos experiencias dolorosas y cómo el Señor nos ha sostenido, fortaleciéndonos, llevando nuestra cruz como un Cireneo a nuestro lado…

Con Jesús aprendemos que, para alcanzar la Vida, debemos aceptar la muerte…

La Entrega de Jesús en la Resurrección: es la confianza que lleva a Jesús a soltar su vida, a enfrentar sus temores más profundos, y, aunque parecía todo perdido, la respuesta de Dios llegó como una señal de que no defrauda a los que en Él confían…  Este es un paso que se vive desde la fe y no desde las seguridades humanas, a veces nos cuesta ver el silencio de Dios…  Hay momentos en nuestra vida en los que somos probados de esta manera; momentos de fracaso profundo y de silencio de Dios, pero, de manifestación de Vida y de renacimiento…

Jesús, como ya dijimos, se entregó en cada momento de su vida: siempre de la mano de Dios, escuchándolo y dejándose guiar por Él, fortaleciéndose en el diálogo con Él… Así debemos vivir nuestra entrega y descubrir a Dios presente en cada momento de nuestra Vida. ¡Dios está presente en la muerte de Jesús, en la muerte de nuestros seres queridos, en nuestra propia muerte! ¡Dios no sólo está en los triunfos, también (y sobre todo) está en la muerte!

Jesús nos enseña que entregarnos por amor es más importante que cuidar nuestra vida.  Jesús nos muestra el camino y nos ayuda a encontrarle el sentido de la entrega; entregándonos nos sentimos unidos a Dios y le encontramos sentido aún a las cosas más difíciles de nuestra vida, pues, cuando el amor se tenga que enfrentar con el dolor lo sabrá vencer superándolo, porque el verdadero amor será siempre más grande y fuerte…

Sin el ejemplo de la entrega de Jesús en nuestra vida, las situaciones dolorosas y difíciles por las que pasamos nos vencerían y podríamos caer en el sin sentido o nos refugiaríamos en la búsqueda desesperada del triunfo y de los placeres

Cuándo digo que sigo a Jesús, ¿a qué me refiero concretamente? ¿Cuáles son los límites que pongo a mi seguimiento?

TE PROPONEMOS LOS SIGUIENTES EJERCICIOS PARA QUE TE ENCUENTRES CON DIOS DURANTE LA SEMANA:

1.     Recuerda alguna vez en que sufriste por ayudar a otras personas… ¿Cómo te sentías en tu interior?

Recuerda alguna vez en que te criticaron o atacaron por que estabas haciendo algo bueno para otros… ¿Cómo te identificas con Jesús?

2.     Observa a tu alrededor…

Describe algunas conductas de personas que saben cargar su cruz con el amor que lo hacía Jesús…

¿En qué aspectos de tu vida te ayuda el ejemplo de esas personas?

3.     En tu oración, de esta semana pídele a Jesús:

•      que su ejemplo, al aceptar la cruz, te ayude a resistir a las incomprensiones, al sufrimiento y al desánimo…

•      que te recuerde que para seguirlo a Él has de cargar, lleno de amor, con tu cruz…

•      que te enseñe a entregarte a buscar el bien del prójimo con un amor tan fuerte que lo soporte y lo supere todo…

•      que te recuerde que la Vida es más fuerte que la muerte…

•      que purifique tu fe para que puedas participar en la “revolución de la ternura” en favor de quienes hoy sufren la Pasión y son crucificados actuales…

(Si esta ficha te ayuda, compártela)

Esta ficha, así como las de los domingos anteriores, la puedes encontrar en arquimediosgdl.org.mx, pestaña de “formación” y “desarrollo espiritual”.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra: ¿Experimento la necesidad de acercarme a Dios y a su Salvación?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …