Home / Contigo en casa / Jueves Santo en Familia: Acompañemos al Señor en su Cena

Jueves Santo en Familia: Acompañemos al Señor en su Cena

CENA DEL SEÑOR

Abril 9

Te ofrecemos el siguiente subsidio para realizar la celebración en casa y en familia (puedes hacerlo también en lo individual). Necesitarás tu misal o Biblia para las lecturas.

Padre Armando Antonio Suárez Díaz

ORACIÓN EN FAMILIA:

Invocación trinitaria, mientras el guía dice, todos se santiguan:

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

Todos: Amén.

Introducción a la oración el guía dice:

Como familia en esta tarde estamos reunidos para recordar la Cena del Señor, cuando tomó un poco de pan y vino entre sus manos, y lo convirtió en su Cuerpo y Sangre que es nuestro alimento espiritual.

Pidámosle a Dios podamos restablecer las celebraciones de la Santísima Eucaristía para nutrirnos con el pan de la Palabra de Dios y con el sacramento de la Eucaristía.

CANTO.

El guía dice: Entonemos con profunda devoción el siguiente canto:

Pueblo de reyes, asamblea santa, pueblo sacerdotal, pueblo de Dios, bendice a tu Señor. O algún otro canto.

PALABRA DE DIOS:

El guía dice la siguiente monición:

En el Éxodo escucharemos cómo la cena de Jesús con los discípulos evoca la cena de la Pascua de los judíos. San Pablo nos recordará que la cena de Jesús es el signo de la nueva Pascua que nos libera. Y en san Juan escucharemos el gesto y signo de amor y entrega de Jesús. (Corresponden a las lecturas del día).

PRIMERA LECTURA:

El primer lector proclama: Éxodo 12, 1-8. 11-14.

Terminada la lectura el lector dice: Palabra de Dios y todos responden: Te alabamos, Señor.

SALMO RESPONSORIAL. Del salmo 115.

El salmista dice las estrofas del salmo y a cada una de ellas todos responderán: Todos: Gracias, Señor, por tu sangre que nos lava.

SEGUNDA LECTURA.

El segundo lector proclama: 1 Corintios 11, 23-26.

Terminada la lectura el lector dice: Palabra de Dios y todos responden: Te alabamos, Señor.

Aclamación antes del Evangelio.

Todos cantan: Honor y gloria a ti, Señor, Jesús.

EVANGELIO.

Un lector proclama el Evangelio.

Escuchen las palabras del Evangelio según Juan 13, 1-15.

Terminada la proclamación del Evangelio, el lector dice: Palabra del Señor, y todos responden: Gloria a ti, Señor, Jesús.

El guía dice:

En el silencio de nuestro corazón meditemos la Palabra de Dios.

Se guarda un tiempo de silencio.

PRECES.

El guía dice:

Supliquemos a Cristo, el Ungido de Dios, en cuyas manos el Padre ha puesto todo el universo con cuanto contiene y pidámosle que escuche nuestra humilde oración.

Después de cada petición todos responderán:

Te lo pedimos, Señor Jesús.

El guía dice: Por la Iglesia. Que, en toda circunstancia, sepa expresar y transmitir con el ejemplo el amor y la entrega de Jesús. OREMOS. Todos: Te lo pedimos, Señor Jesús.

El guía dice: Por los pastores de la Iglesia. Que con su ministerio de servicio hagan expresiva la presencia de Jesucristo, servidor de toda la comunidad. Oremos.

Todos: Te lo pedimos, Señor Jesús.

El guía dice: Por los pobres y necesitados, por los refugiados y los inmigrantes, por los cristianos perseguidos. Que experimenten la fortaleza de Dios en todas sus necesidades. Oremos.

Todos: Te lo pedimos, Señor Jesús.

El guía dice: Por nosotros, reunidos esta tarde como familia de Jesús. Que la Eucaristía sea siempre alimento para nuestra vida cristiana. Oremos.

Todos: Te lo pedimos, Señor Jesús.

El guía dice: Por todas aquellas personas de diferentes lugares del mundo que viven infectados o enfermos por esta pandemia. Oremos.

Todos: Te lo pedimos, Señor Jesús.

El guía dice: Por todos aquellos que han perdido la vida por esta emergencia para que Dios los haga partícipe del Reino eterno. Oremos.

Todos: Te lo pedimos, Señor Jesús.

El guía dice: Por nosotros reunidos en esta noche como familia de Jesús. Que la Eucaristía sea siempre alimento que haga crecer nuestra vida cristiana. Oremos.

Todos: Te lo pedimos, Señor Jesús.

El guía dice: Ahora dirijámonos al Padre como Cristo nos enseñó.

Todos: PADRE NUESTRO…

El guía dice: Señor Jesucristo, escucha nuestra oración y concédenos ser también tus comensales en el banquete de la Pascua eterna. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Terminada esta oración se come el pan bendito.

Inauguración del contemplatorio para el Triduo Pascual.

Se coloca la Sagrada Escritura abierta sobre una mesa y los ramos o las palmas.

INVOCACIÓN A LA VIRGEN MARÍA.

El guía dice para que todos repitan:

Virgen de Guadalupe, Madre del verdadero Dios por quien se vive. Transforma nuestro temor en esperanza; sé fortaleza de los moribundos y consuelo de quienes los lloran; sé caricia maternal que conforta a los enfermos; y para nosotros, sé presencia y ternura en cuyos brazos encontramos serenidad y seguridad. De tu mano, permanezcamos firmes en Jesús, tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

INVOCACIÓN DE LA BENDICIÓN DE DIOS.

El guía dice:

Invoquemos la bendición de Dios, nuestro Padre, sobre todos y cada uno de nosotros, nuestros familiares, amigos y todos los que sufren por esta emergencia sanitaria.

Mientras el guía realiza la invocación, todos se santiguan:

“El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna”. Amén.

Conclusión.

El guía dice: Bendigamos al Señor.

Todos: Demos gracias a Dios.

CANTO.

El guía dice: Entonemos con devoción el siguiente canto:

Si yo no tengo amor, yo nada soy, Señor.

O algún otro canto.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra ¿En qué se nota que he experimentado el amor de Dios?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …