Home / Contigo en casa / La Importancia de elegir a los gobernantes
Este es un año electoral, por eso es importante que desde el inicio reflexionemos en nuestro compromiso ciudadano de buscar un gobierno encaminado a la búsqueda del bien común.

La Importancia de elegir a los gobernantes

Pbro. Ernesto Hinojosa Dávalos

En la democracia uno de los derechos civiles que todo ciudadano tiene es el relativo al voto, tiene derecho a votar y a ser votado. También en las democracias, el ciudadano tiene la grave responsabilidad de elegir a sus gobernantes mediante el voto, y no es una responsabilidad menor, de la decisión tomada por la mayoría será el tipo de gobierno que la sociedad tendrá en el tiempo delimitado por la ley.

Por lo que una de las grandes preguntas que el ciudadano responsable se hace cada período electoral es ¿por quién votar? La respuesta no es tampoco de menor importancia debido a que la realidad política no deja ver un panorama promisorio.

¿Cómo deben ser nuestros gobernantes?

Le sucede otra pregunta de igual trascendencia para la vida social y política: ¿Qué cualidades o virtudes debe tener quien aspira a gobernar? Muchas son las respuestas que se han dado a estas cuestiones. Recordemos que para Aristóteles, el filósofo, quien gobierna debe ser una persona virtuosa para que pueda generar en consecuencia acciones virtuosas, así afirma en su libro Política: “el ser que manda debe poseer la virtud moral en toda su perfección” y contar con la habilidad suficiente para el ejercicio de mandar.

La configuración moral de un gobernante se revela en el estilo de gobierno que practica.

Debemos buscar el equilibrio

Recordemos algunas formas de ejercer el poder registradas en la historia sea de manera teórica como práctica: Aristocracia, el gobierno de quienes poseen títulos nobiliarios o destacan de los demás; Oligarquía, el gobierno de unos pocos privilegiados, según Aristóteles ésta es la desviación de la anterior.

Autocracia, el gobierno de uno sólo que no se somete a ningún límite y que promulga o modifica leyes a su voluntad. Democracia, el poder del pueblo, su desviación en una república, señala el filósofo, es la demagogia. En la práctica se ha registrado también lo que se conoce como kakistocracia, es decir el gobierno de los ineptos o de los peores. Como poder unipersonal la historia consigna al déspota, soberano o gobernante con poder total que no se somete a las leyes, esta figura es la degeneración del rey.

El dictador, una sola persona que gobierna con poder total sin ningún contrapeso y los poderes del estado se le están sometidos, esta figura es la degeneración del presidente o ministro en la república o las democracias.

En algunas democracias se registra también el poder de los partidos políticos, ya que gobiernan por medio de las instituciones del Estado, a esta forma se le conoce con el neologismo de partidocracia.

Como podemos darnos cuenta, elegir a los gobernantes no es fácil, no basta que sea popular o muy preparado, el equilibrio que la virtud moral impone es fundamental.

Acerca de admin

Revisa También

Celebración de la Palabra ¿Cuál es mi misión en la vida?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …