Home / Contigo en casa / La importancia de las encuestas

La importancia de las encuestas

Armando González Escoto

Paul Lazarsfeld, norteamericano de origen polaco, precursor de la Sociología empírica en Estados Unidos, define la encuesta como:

“Un método de recolección de información, que, por medio de un cuestionario, recoge las actitudes, opiniones u otros datos de una población, tratando diversos temas de interés. Las encuestas son aplicadas a una muestra de la población objeto de estudio, con el fin de inferir y concluir con respecto a la población completa”.

Las encuestas modernas nacieron en 1936 y se aplicaron inicialmente como un sondeo de opinión en el contexto de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, sea para evaluar las posibilidades de los candidatos, sea para conocer las necesidades de las personas y sus expectativas. A partir de los trabajos de George Gallup que en ese mismo año dieron a esta actividad una base científica, las casas encuestadoras han adquirido cada vez una mayor credibilidad y han sido de gran ayuda a todo tipo de instituciones, sobre todo las de carácter social.

Debemos recordar que el triunfo del presidente Kennedy, muy difícil por su condición de católico, en un país de tradición protestante, se basó justamente en encuestas de opinión ampliamente aprovechadas por el candidato para saber hacia dónde debía orientar sus esfuerzos y el tenor de sus discursos.

El éxito de las encuestas ha generado la proliferación de casas dedicadas a hacerlas, y con la abundancia la diversidad en la calidad de sus trabajos. En Jalisco una de las casas encuestadoras de mayor prestigio y certidumbre es Polimetrix, como quedó demostrado en sus atinadas previsiones para las elecciones de 2018.

El problema de las encuestas radica muchas veces en que los resultados que arrojan incomodan a los interesados, en parte por esa tendencia nuestra a personalizar las cosas y considerar que cualquier información negativa que se obtenga es una especie de ataque o de crítica a personas o grupos; también porque nos da trabajo aceptar la realidad si ésta no nos favorece o cuestiona nuestras percepciones o nuestros trabajos.

El siguiente paso puede ser relativizar los resultados o desacreditar a los encuestadores. Ninguna de estas actitudes cambia la realidad que una buena encuesta revela, pues su objetivo no es ir en contra de nadie, sino mostrar simplemente los hechos investigados.

Jesús también quiso saber lo que la gente opinaba de Él, y se lo dijeron, sin que Él se mostrara indignado porque lo confundían con Elías, con Juan bautista o algún otro profeta.

Recientemente se ha publicado un estudio muy amplio y profundo sobre el modo en que han evolucionado y cambiado las creencias religiosas entre los habitantes de Guadalajara, así como los resultados de una encuesta muy bien direccionada sobre este mismo tema, que sin duda serán de enorme ayuda en el quehacer pastoral de la diócesis, si se les toma con el respeto que merecen, pero, sobre todo, si este acercamiento profesional a la realidad produce respuestas igualmente eficientes.

armando.gon@univa.mx

Acerca de admin

Revisa También

Arquidiócesis busca reactivar la Gran Misión de la Misericordia

David Hernández Luego de atravesar un año marcado por la incertidumbre debido a la pandemia, …