Home / Contigo en casa / La muerte de Jesús nos recuerda nuestra salvación (Jueves Santo)
Amar como Jesús, es amar al extremo / Fotografía Carlos Zepeda

La muerte de Jesús nos recuerda nuestra salvación (Jueves Santo)

Monserrat M. Cuevas

Durante la celebración Eucarística con motivo al Jueves Santo en la Catedral Metropolitana de Guadalajara, presidida por el Arzobispo José Francisco Robles Ortega a puerta cerrada por la contingencia del COVID19, el purpurado exhortó a los fieles a seguir el ejemplo de Jesús a través del servicio al prójimo.

“Pone al centro de la memoria eclesial la entrega de nuestro señor Jesucristo a la muerte, él es el verdadero cordero que derramando su sangre, dando su vida, lleva a su plenitud el primer éxodo, Jesucristo es el verdadero cordero pascual que derramando su sangre y dando su vida sella la nueva y definitiva alianza de Dios con nosotros, su entrega a la muerte es el inicio de una presencia nueva y permanente de Jesucristo entre nosotros

El Cardenal recordó que la muerte y pasión de Jesús nos reafirma nuestra salvación del pecado y la promesa de la vida eterna.

“Cada vez que nosotros celebramos su memorial se actualiza para nosotros la salvación que nos mereció con su muerte, cada vez que nosotros celebramos su memorial se renueva su presencia amorosa, misericordiosa y salvadora en medio de nosotros nuestra fe nos lo enseña, nuestra fe nos lo dice y nosotros la proclamamos Cristo está real y verdaderamente presente en el misterio de su cuerpo y de su sangre, con su cuerpo, con su alma, con su divinidad”

A su vez el Obispo reiteró que la entrega total de Jesús fue su muerte pero también al quedarse con nosotros a través de la Eucaristía.

“Por eso la Eucaristía es el sacramento del amor, la entrega total de Jesucristo  por amor a nosotros, nosotros la recibimos en la fe pero también nosotros la encarnamos esa entrega por amor en el servicio a los demás, quién no mira con esta fe a la eucaristía, quien no celebra con esta fe la eucaristía de prolongar la visión de la presencia de Cristo en el sacramento del cuerpo y de la sangre en la comunidad de los hermanos, quien no prolongue a esa mirada tiene el riesgo de convertir la eucaristía en un rito”

El Prelado dijo que el gesto de Jesús al lavar los pies a sus discípulos, es un signo de servicio a los hermanos.

“Ese gesto de lavar los pies a sus discípulos nos lo deja como testamento, es el testamento de Jesús nos lo dice de palabra y nos lo dice de obra, con su ejemplo él nos pide que hagamos otro tanto entre nosotros los hermanos, lo que él hiso con sus apóstoles quiere que nosotros lo hagamos entre nosotros mismos como hermanos

Robles Ortega señaló que el acto de amor más palpable que una persona es amar a su prójimo pese a sus defectos.

“El amor autentico a los hermanos nos ira dictando que acción corresponde a cada necesidad y a cada sufrimiento del hermano, esto es hacer lo que Jesús hizo amar con toda su entrega y amar con toda la creatividad que nos dicta el amor, este es el mensaje de este día memorable de la víspera de la pasión de nuestro Señor Jesucristo”

El Arzobispo Robles Ortega resalto que amar es una entrega total, siguiendo el ejemplo de Jesús hacia todos sus hermanos.

Acerca de Monserrat Cuevas

Lic. Ciencias de la Comunicación | Reportera en Acción | Temas sociales, busco historias de vida que contar.

Revisa También

Celebración de la Palabra ¿En qué se nota que he experimentado el amor de Dios?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …