Home / Cultura y Formación / Arquitectura Personal / “Oso” mayúsculo de la TV norteamericana
Al interrumpir la transmisión del presidente de los Estados Unidos, algunos Medios estadunidenses violaron el derecho a la Libertad de Expresión

“Oso” mayúsculo de la TV norteamericana

Alfredo Arnold Morales

Son las 18:45 horas del jueves 5 de noviembre en Washington. La elección presidencial aún no está decidida, siguen contando los votos y el presidente-candidato Donald Trump sale a dar un discurso: su discurso no cambia, sigue acusando fraude.

Hasta ahí no hay nada sorpresivo, pero de pronto ocurre algo insólito: La cadena CNBC interrumpe transmisión de Trump mientras un presentador de la televisora anuncia: “Estamos interrumpiendo esto porque lo que el presidente de los Estados Unidos está diciendo, en gran parte, no es verdad en absoluto”.

Otras cadenas, como la ABC y la CBS siguen el ejemplo de la CNBC, en tanto que Fox News y CNN no interrumpen la transmisión, pero al final niegan que se esté produciendo un fraude electoral.

Cuatro días más tarde, la cadena Fox News corta la transmisión de la vocera de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, cuando hablaba del “fraude electoral”.

Ante la asombrada mirada de millones de espectadores de todo del mundo, estos Medios olvidaron su naturaleza informativa para convertirse en árbitros; en árbitros parciales, por si fuera poco.

¿Se vale?

Para mí, se trata de un grave atentado a la Libertad de Expresión. No estoy de parte de Trump, sólo apunto algunas observaciones desde mi óptica de periodista:

1. No cortaron a cualquier persona, sino al Presidente de Estados Unidos, la máxima autoridad de su país.

2. Como candidato, Trump tiene todo el derecho de expresarse. Más de 70 millones de ciudadanos votaron por él y eso, sin duda, le da la fuerza moral y política aunque hubiera sido derrotado.

3. Es “noticia”. Las declaraciones de los dos candidatos tienen en ese momento una poderosa fuerza informativa. En los últimos días de la II Guerra Mundial, tan importantes eran los mensajes públicos que dirigían Roosevelt o Truman, Churchill y Stalin, como los de Hitler e Hirohito.

4. El público tiene derecho a enterarse.

5. Lo que hicieron estos Medios fue un evidente boicot, ya que no sería creíble que se tratara de una coincidencia.

¿Y la libertad de expresión?

Durante más de 50 años en el aula, he animado a mis alumnos de Periodismo a ejercer esta profesión con espíritu crítico, pero también a respetar y transmitir con fidelidad las opiniones que obtenemos de terceros, aunque éstas no nos gusten o estemos en desacuerdo; ya después vendrá la oportunidad de expresar y argumentar nuestras propias ideas.

Hay una frase atribuida a Voltaire aplicable en estas circunstancias: “Podré no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”.

En el respeto a ese “tu derecho a decirlo” se condensa la tolerancia, la democracia y la Libertad de Expresión.

Apostilla:

Toda mi vida he sentido respeto y admiración por el periodismo que se ejerce en Estados Unidos; es un ejemplo a seguir. Pero me acabo de enterar, con gran sorpresa y casi incredulidad, que la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) califica a este país con sólo 49 puntos sobre 100 en el índice de “Libertad de Expresión”, por debajo de México y de otros países del Continente americano.

El autor es periodista de vasta experiencia, LAE con posgrado en Filosofía. Es académico de la Universidad Autónoma de Guadalajara.

Acerca de Monserrat Cuevas

Lic. Ciencias de la Comunicación | Reportera en Acción | Temas sociales, busco historias de vida que contar.

Revisa También

Lectura y reflexión del evangelio diario. 21 de Enero 2021

Continúa la descripción de la superioridad del sacerdocio de Cristo, fundada en la excelencia de su persona, ya que solo Él es el «Hijo». Y la grandeza de este sacerdocio se evidencia por tres razones básicas...