Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: Aquí está nuestro Dios

Preparando mi liturgia: Aquí está nuestro Dios

II DOMINGO DE ADVIENTO

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE

Vivimos tiempos difíciles, la gente se queja de que, aunque muchas cosas están cambiando como nunca antes, hay poca mejoría a nivel humano.  Aún hay luchas y guerras, las injusticias permanecen o aumentan  y hay poco amor y compasión entre las personas.

Es verdad que Cristo vino hace ya mucho tiempo…  Por eso hoy debemos plantearnos algunas cuestiones: ¿Qué hemos hecho con respecto a la Buena Nueva de Jesús sobre el amor, la justicia y la paz? ¿Hemos tendido puentes de integración, fidelidad y confianza mutua hacia los otros?  ¿Podemos decir: “Aquí está nuestro Dios” en cuyo nombre hacemos nueva esta tierra?  Esa es nuestra tarea-misión que Jesús nos ha dado.

Hoy se construyen redes de carreteras y autopistas para viajar, comunicarnos e intercambiar mercancías más fácil y rápidamente… ¿Qué esfuerzos hemos hecho nosotros para construir caminos que lleven a Dios y a los hermanos? Se supone que, como cristianos, somos un pueblo peregrino en marcha hacia Dios y hacia los hermanos.  Hoy la voz de los profetas trata de despertarnos.  Se nos llama a preparar el camino del Señor, a hacer sus senderos llanos y rectos, para que sean caminos que conduzcan a Dios a través de la conversión, la justicia, la fraternidad y la libertad.

SALUDO

“Aquí está nuestro Dios” en esta celebración. Es el pastor que nos apacienta, somos su rebaño, nos abraza con su amor y nos atrae con misericordia y consolación.

Este Dios-con-nosotros, Jesús el Señor, esté siempre con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

En silencio, reconozcamos que algunas veces no hemos sabido reconocer a Dios, no lo hemos amado ni seguido sus caminos.  Pidámosle perdón y conversión (Pausa)

•      Señor Jesús, tú tienes palabras de vida eterna, ¿A quién iremos si no es a ti?  R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, tú nos has inspirado por la fe de los que partieron a ti antes que nosotros.  R/ Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, tú fortaleces nuestra fe por medio de la enseñanza y el ejemplo viviente de la comunidad eclesial.  R/ Señor, ten piedad.

Perdona nuestros pecados, Señor, sigue renovándonos y teniendo misericordia de nosotros y llévanos a la vida eterna.  Amén.

LITURGIA DE LA PALABRA

Isaías 40, 1-5. 9-11: Al pueblo que había sufrido en el exilio por sus pecados, el profeta lo consuela diciéndole que ya viene el Señor, lleno de poder y como un pastor… y pide que preparen el terreno y construyan una calzada para llevarlos de regreso a su tierra…

Salmo 84, 9ab-10. 11-12. 13-14: Está cerca la salvación… la justicia le abrirá camino… daremos fruto…

2 Pedro 3, 8-14: El Señor nos tiene mucha paciencia, pues no quiere que nadie perezca, sino que todos se arrepientan… Vivamos con santidad y entrega, esperando y preparando el advenimiento del día del Señor… pongamos todo nuestro empeño en que el Señor nos encuentre practicando la justicia, en paz con Él, sin mancha, ni reproche…

Marcos 1, 1-8: Preparemos el camino del Señor enderezando nuestros senderos… Juan el Bautista predicó el arrepentimiento… Su propia apariencia, su ejemplo de vida, ya es un claro mensaje…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Consolados con el anuncio de la venida del Señor, oremos confiadamente.  R/ Señor, danos tu salvación.

1.   Por la Iglesia, enviada al mundo delante de Cristo, como Juan Bautista, para que prepare el camino hacia el Señor, y todos puedan ver la salvación de Dios. Roguemos al Señor. R/ Señor, danos tu salvación.

2.   Por los gobernantes, para que promuevan el desarrollo de los pueblos, presagio de la nueva tierra, en la que habitará la justicia. Roguemos al Señor. R/ Señor, danos tu salvación.

3.   Por todos los que sufren, para que, en el desierto de su desolación, escuchen la voz que grita la venida de la salvación. Roguemos al Señor. R/ Señor, danos tu salvación.

4.   Por nosotros, llamados a adoptar una conducta justa y santa mientras esperamos y apresuramos la venida del Señor, para que tomemos en serio nuestra vida y los desafíos del tiempo presente. Roguemos al Señor. R/ Señor, danos tu salvación.

Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación.  Por Jesucristo, nuestro Señor.  Amén.

INVITACIÓN A ORAR CON EL PADRENUESTRO

Dios no aplaza su promesa.  Con  toda confianza, oremos como Jesús, el Señor, nos enseñó.  R/. Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Éste es Jesucristo, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

Dichosos nosotros si preparamos el camino para su venida entre nosotros.

R/. Señor, no soy digno…

DESPEDIDA / BENDICIÓN

Hermanos: Hoy, el Señor nos ha recordado su misericordia y fidelidad.

Vayamos a hacer que su fidelidad brote en nuestra tierra y que amanezcan su justicia y su paz para todos…

En este Adviento hagamos presente a Cristo en nuestro mundo y vayamos a consolar y a animar a nuestros hermanos alejados de Dios y su comunidad…

Para ello, vayamos con la bendición de Dios todopoderoso:

Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y les acompañe siempre.  Amén.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Somos enviados a consolar y renovar

XIV DOMINGO ¿Me doy cuenta que el Señor me envía a continuar su misión en …