Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: Cuesta tranfigurarse en bendición… pero, sí se puede

Preparando mi liturgia: Cuesta tranfigurarse en bendición… pero, sí se puede

II DOMINGO DE CUARESMA

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE

Cuando estamos sufriendo, nos produce felicidad escuchar una palabra de aliento.  Es una experiencia feliz cuando, en medio de nuestros problemas, nos llega un rayo de luz que levanta nuestro ánimo y nos asegura que Jesús viene con nosotros en nuestro fatigoso caminar.

En el tiempo de Cuaresma, nos resulta reconfortante, meditar en la Transfiguración, pues nos da una visión fugaz de quién es Cristo resucitado.  Tal vez, como Pedro, tengamos la tentación de evadirnos de nuestra realidad, pero, con Jesús tenemos que volver a la vida diaria más comprometidos.  Hoy se nos asegura que Jesús está y estará siempre con nosotros aun cuando no estemos conscientes de su amor y su poder…

Jesús fue capaz de entregar toda su vida, hasta la muerte de cruz.  Pero sabemos que la meta no era la muerte, sino la vida, no el sufrimiento, sino la resurrección.  A veces, este consuelo nos parece insignificante, pero, para un cristiano de verdad, debe ser muy real…

No tenemos que pedir sufrimiento; pero, cuando venga, lo tomamos, como Jesús, por amor a Dios y a los hermanos.  Por eso, vimos en la montaña una visión que nos anima y orienta.

Dios está con nosotros; él nos salvó, nos ama y nos fortalece.  Nosotros confiamos en él.

SALUDO (Ver Segunda Lectura)

“Dios entregó a su Hijo para beneficiarnos a todos”.

Jesús, el testigo del amor del Padre, esté siempre con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

Nuestros caminos no son siempre los caminos del Señor.  Pidámosle que nos perdone y que transforme nuestras vidas.  (Pausa)

•      Señor Jesús, en nuestras preocupaciones y pruebas seguimos confiando en ti.  R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, tú nos has liberado de las amarras del pecado.  R/ Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, queremos escucharte, acogerte y seguirte.  R/ Señor, ten piedad.

Ten misericordia de nosotros, Señor, y perdona nuestros pecados, muéstranos la luz de tu rostro y llévanos a la vida eterna.  R/ Amén.

LECTURAS

Génesis 22, 1-2.9-13.15-18: Dios desafía la fe de Abraham pidiéndole que le sacrifique a su hijo… superada la prueba viene la bendición/recompensa… y su descendencia se convierte en una bendición para todos los pueblos…

Salmo 115: Aún abrumados por las desgracias y las pruebas hemos de mantener nuestra fe y confianza en el Dios de la vida…

Romanos 8, 31b-34: Dios está de nuestro lado, ¡hasta fue capaz de entregar a su Hijo por nosotros! ¿Quién estará contra nosotros?

Marcos 9, 2-10: Jesús, llevando tres de sus discípulos, sube a la montaña y se transfigura en su presencia… La voz de Dios lo presenta como su Hijo amado… Regresan a su vida normal guardando el secreto, pero reflexionando…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Dios envió a su propio Hijo para salvarnos, por eso, podemos estar seguros de que no nos negará nada de lo que pueda ayudarnos. Con fe y confianza digámosle: ¡Escucha a tu pueblo, Señor!

1.     Para pedir la confianza de que Dios está cerca de nosotros en nuestra soledad y en nuestras pruebas, digámosle.

2.     Para pedir valor y constancia de seguir obrando rectamente, aun cuando las situaciones exijas dolor y esfuerzo, digámosle.

3.     Para pedir manos y corazones abiertos, dispuestos a ayudar a todos los que sufren, digámosle.

4.     Para pedir la paz que sólo Dios puede dar y que aleja todos los miedos y vacilaciones, digámosle.

5.     Para pedir la solidaridad y cooperación en nuestras comunidades cristianas y con todos los hombres y mujeres de buena voluntad, digámosle.

6.     Para pedir fe confiada en que no estamos perdidos en la muerte, sino salvados con Cristo en las manos de Dios, digámosle.

Señor, si tú estás a nuestro lado, ¿quién puede estar contra nosotros? Tu Hijo Jesús intercede por nosotros. Escúchanos y escúchalo a él, ahora y por los siglos de los siglos.  R/ Amén.

INVITACIÓN A RECITAR EL PADRENUESTRO

Jesús intercede por nosotros ante su Padre.  Recitemos, junto con él, su oración.  R/ Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Éste es Jesucristo, el Señor transfigurado.

Comámoslo con fe y que su Espíritu nos anime a convertirnos en una bendición para los otros.  R/ Señor, yo no soy digno…

DESPEDIDA Y BENDICIÓN

Hermanos: Sabemos que la transfiguración, es decir, de la transformación – de nosotros mismos, de la Iglesia y del mundo  – cuesta pero no estamos solos, pues Jesús dio su vida por nosotros…

Sabemos también que Dios está de nuestro lado y que Jesús nos orientará siempre con su palabra luminosa que debemos escuchar…

Tenemos una misión como la de Abraham… Pidámosle a Dios que nos bendiga para que logremos ser bendición para todos…

Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y los acompañe siempre.  R/ Amén.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra: Se acerca nuestra liberación

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …