Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: ¿He experimentado lo que Jesús vivió y por eso lo sigo?

Preparando mi liturgia: ¿He experimentado lo que Jesús vivió y por eso lo sigo?

XXIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

INTRODUCCIÓN PARA EL CELEBRANTE

¿Qué es lo que andamos buscando en la vida?  Buena salud y belleza física, felicidad en nuestras familias, un trabajo de prestigio y  bien remunerado o profundizar y nutrir nuestra fe, buenas relaciones con nosotros mismos, con nuestros prójimos y con Dios, cultivar nuestra generosidad, dedicar nuestra vida a algo útil para la humanidad…

¿Qué significa para nosotros el que Jesús nos llama a seguirlo renunciando a nuestra vida y cargando nuestras cruces?  ¿Aceptamos eso como discípulos de Jesús hoy?  ¿Lo aceptamos como parte de nuestra fe o más bien le decimos: “Señor, cualquier cosa…, pero ésta no”?  ¿Le creemos a Jesús cuando nos asegura que quien renuncie a su egoísmo y desgaste su vida sirviendo a los demás encontrará la realización y la plenitud?

En el Credo profesamos: “Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor”.  Afirmamos que (re)conocemos que él es nuestro Señor y Salvador.  Pero, ¿eso es conocerlo realmente?  Para conocerlo profundamente no basta con saber sus datos biográficos y el contexto cultural, político y social de su tiempo ni ser eruditos en sus milagros y palabras, sino que tenemos que experimentar cómo vivió y murió, dándose totalmente al Padre y a todas las personas.  Para eso, debemos seguir sus huellas entregándonos sin reservas ni condiciones a Dios y a los hermanos.  Entonces conoceremos a Jesús por experiencia personal y entenderemos de qué “cruz” nos habla.

SALUDO

Confiamos en el Señor, que nos libera de la muerte eterna, que está a nuestro lado en la aflicción y que guarda nuestros pies para no tropezar.

El Señor esté siempre con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

En silencio, ante Jesús crucificado, reconozcamos que muchas veces hemos tenido miedo a su cruz y nuestra cruz.  Pidamos perdón al Señor por haber caído en la satisfacción inmediata de nuestros instintos y necesidades emocionales.  (Pausa)

•      Señor Jesús, tú no sólo cargaste una cruz en el calvario sino todos los días que te entregaste a tu misión con paciencia y amor.  Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, tú nos pides imitar tu estilo de entrega generosa y constante. Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, tú nos prometes que nos salvaremos si superamos nuestro egoísmo y nos entregamos voluntariamente al servicio como  tú lo hiciste.  Señor, ten piedad.

Señor, perdona nuestros pecados, sálvanos del mal y de la muerte y llévanos a una vida plena y eterna. R/ Amén.

LECTURAS

Isaías 50, 5-9a: Isaías ha escuchado la Palabra del Señor y, a pesar de que ha sido probado con diversos sufrimientos, sigue confiando en Dios porque lo defiende y le hace justicia…

Salmo 114: Amo al Señor porque me escucha y me salva, es benigno, justo y compasivo, protege a los sencillos… Caminaré ante él…

Santiago 2, 14-18: Una fe viva debe traducirse en obras concretas en favor del hermano…

Marcos 8, 27-35: Jesús cuestiona a sus discípulos sobre su identidad y Pedro confiesa: “Tú eres el Mesías”… Cuando el Maestro les pormenoriza detalles dolorosos de su misión Pedro lo quiere disuadir y Él le dice: “…Satanás, tú no piensas según Dios”… Y luego les dice, a sus discípulos y a la multitud: “El que quiera venir conmigo, renuncie a sí mismo, cargue su cruz y sígame”…

ORACIÓN DE LOS FIELES

CELEBRANTE: Pidamos a nuestro Dios de vida y amor, que nos ha creado para ser auténticamente felices, para que aprendamos a afrontar las responsabilidades y dificultades de la vida, y digámosle: “Señor, escucha a tu pueblo”.

1.     Por la Iglesia, para que no se avergüence de predicar a Cristo crucificado y de ser ante el mundo humilde como él.  Roguemos al Señor.

2.     Por las víctimas de injusticia y de pobreza, para que tengamos el valor de alzar nuestras voces a su favor y de darles amor.  Roguemos al Señor.

3.     Por los marginalizados en la vida, por los pobres que “no cuenta” a los ojos del mundo, para que no dejen de ser pisoteados por los grandes y poderosos.  Roguemos al Señor.

4.     Por los inadaptados a la vida contemporánea, por aquellos cuyas ideas o conducta no compartimos, para que sepamos respetarlos y ofrecerles amabilidad y comprensión.  Roguemos al Señor.

5.     Por los enfermos y discapacitados, para que sientan cuán cerca están del Señor a través de nuestra sensibilidad y cuidados pacientes y cariñosos.  Roguemos al Señor.

CELEBRANTE: Señor, Dios nuestro, haz que aceptemos nuestras cruces personales y comunitarias y ayúdanos a que nos sean livianas, ya que creemos que Cristo, tu Hijo y nuestro Señor, cargó su cruz por nosotros y ahora vive y reina contigo por los siglos de los siglos.  R/ Amén.

INVITACIÓN A ORAR CON EL PADRENUESTRO

Con las palabras de Jesús, nuestro Salvador, pidamos al Padre del cielo el pan que nos da fuerza y vigor para seguir sus pasos cargando nuestras cruces: R/ Padre nuestro….

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Este es el Cordero de Dios que voluntariamente aceptó el sufrimiento y la muerte para quitar el pecado del mundo.  Dichosos nosotros, invitados a conocerlo y a vivir como él alimentados con su cuerpo y su sangre.  R/ Señor, yo no soy digno…

DESPEDIDA Y BENDICIÓN

Hermanos: Jesús no se dedicó a procurar triunfos y prestigio ni se escapó de las dificultades y sufrimientos propios de la misión de su vida.

Que cultivemos la misma lealtad y fortaleza para cumplir nuestra misión personal como seguidores de Jesús.

Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y los acompañe siempre.

Vayamos en paz cargando nuestra cruz al estilo de Jesús.  R/ Demos gracias a Dios.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Preparando mi liturgia: Dios tiene un plan original para nuestras familias

XXVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO Pbro. J. Jesús Suárez Arellano INTRODUCCIÓN POR EL CELEBRANTE Las …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *