Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: Jesús está presente y camina con nosotros

Preparando mi liturgia: Jesús está presente y camina con nosotros

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

SALUDO:

(Ver la Segunda Lectura)

La preciosa sangre de Jesucristo nos ha hecho libres.

Dios lo resucitó de entre los muertos y por medio de Él tenemos fe y esperanza.

¡Jesús el Señor esté siempre con ustedes! Y con  espíritu.

IDEAS PARA EL CELEBRANTE:

(En el Camino a Emaús.

Frecuentemente pensamos que estamos solos mientras caminamos por nuestra vida, con nuestras luchas y desalientos, pero también con nuestras alegrías y aprendizajes que tenemos que compartir… Nuestra fe nos asegura que:

•      Él está presente y que camina con nosotros, especialmente en los momentos más críticos de nuestra historia personal o comunitaria…

•      Jesús nos anuncia su Palabra de Vida cada Domingo, que Él es nuestro compañero en la vida y que parte su pan con y para nosotros, como hizo para sus discípulos en la Última Cena y en el camino de Emaús…

Permitamos a Jesús que se nos junte por el camino, dejemos que nos instruya y dé fuerza y alegría de nuevo; el viaje se hará más ligero e interesante y nuestros corazones se animan… Jesús quiere ser nuestro compañero en el camino de la vida… ¿así lo experimentamos? ¿Se lo permitimos?)

ACTO PENITENCIAL:

Con frecuencia andamos demasiado sumidos en nosotros mismos… y eso nos impide reconocer la presencia del Señor entre nosotros.  Pidámosle al Señor que nos perdone.  (Pausa).

•      Señor Jesús, tú eres uno con nosotros; tú caminas con nosotros en la ruta de la vida.  R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, tú proclamas para nosotros tu Buena Nueva de Salvación que clarifica nuestras alegrías, nuestras penas y toda nuestra vida.  R/ Cristo, ten Piedad.

•      Señor Jesús, tú partes para nosotros tu nutritivo pan para el camino de nuestro apostolado.  R/ Señor, ten piedad.

Ten piedad de nosotros, Señor, y perdona todos nuestros pecados.  Haznos conscientes de que estás siempre con nosotros.  Y enséñanos que después de ser nuestro compañero de viaje debemos caminar solos llevándote en nuestro ardiente corazón.  Amén.

LITURGIA DE LA PALABRA:

Hechos 2, 14. 22-33: El día de Pentecostés, Pedro proclama que Jesús de Nazaret fue resucitado por Dios, que ascendió a los cielos y recibió el Espíritu Santo, el cual derrama sobre todos nosotros…

Salmo 15: Dios es mi protección y mi refugio, Él me instruye y aconseja, me llena de gozo y alegría y no me abandonará en la región de los muertos…

1 Pe 1, 17-21: Dios nos juzgará con imparcialidad, por eso hemos de comportarnos con temor filial, ya que fuimos liberados por la sangre de Cristo, ahora resucitado, y fundamenta nuestra fe y esperanza en Dios…

Lucas 24, 13-35: La situación de los discípulos de Emaús que se van alejando de la comunión con su comunidad nos da la oportunidad de aprender más sobre los métodos pastorales de Jesús: (Entre otros detalles) Se acerca con discreción, escucha con respeto, se deja cuestionar, formula preguntas inteligentes, desafía e ilumina con la Palabra, respeta la intimidad y se revela en sus sacramentos (especialmente en la eucaristía), sabe desaparecer a tiempo… Así transforma los corazones fríos y cobardes en ardorosos y valientes…

ORACIÓN DE LOS FIELES:

Pidamos a Jesús que nos dé la gracia de sentirnos acompañados y alimentados por Él en el camino de la vida, y digámosle: Señor Jesús, ven con nosotros al caminar.

1.     Señor Jesús, ven a caminar con tu Iglesia por los caminos de la paz y del amor, que nos lleven a los hermanos y al destino de la alegría perdurable. R/ Señor Jesús, ven con nosotros al caminar.

2.     Señor Jesús, ven a caminar con las Iglesias que te revindican como su Señor; condúcelas a un auténtico encuentro fraterno para que tú seas su único Señor y Pastor.  R/ Señor Jesús, ven con nosotros al caminar.

3.     Señor Jesús, ven a caminar con nuestro país.  Inspira con tu Espíritu a nuestros líderes, para que sean hombres y mujeres de integridad, que se preocupen de verdad, y preferencialmente, de su pueblo empobrecido y necesitado.  R/ Señor Jesús, ven con nosotros al caminar.

4.     Señor Jesús, ven a caminar con todos los que sufren. Alivia su pesada carga y su dolor, ya que tú experimentaste lo pesada que puede ser una cruz, y a nosotros ayúdanos a levantar a nuestros hermanos de sus penas y miserias.  R/ Señor Jesús, ven con nosotros al caminar.

5.     Señor Jesús, ve n a caminar con nuestras comunidades, para que nos aceptemos y amemos unos a otros, de forma que quede evidente a todos que tú vives entre nosotros.  R/ Señor Jesús, ven con nosotros al caminar.

Gracias, Señor, por quedarte con nosotros. Alienta y anima los corazones de todos nosotros con tus palabras amables y con tu amistad perdurable, pues Tú eres nuestro Señor y Salvador por los siglos de los siglos.

INVITACIÓN A ORAR CON EL PADRENUESTRO:

Con Jesús, pidamos a Dios nuestro Padre que nos dé no sólo el pan de cada día sino también el alimento de la eucaristía.  Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN:

Este es Jesús resucitado, nuestro acompañante y guía en las dificultades, quien nos ilumina y hace arder el corazón, quien, para que podamos caminar solos y con valor en medio de las tinieblas testimoniando que Él está vivo, nos alimenta con su propio cuerpo y sangre.  Señor yo no soy digno…

BENDICIÓN:

Hermanos: En esta celebración hemos encontrado a nuestro Señor resucitado: Él nos ha dirigido su palabra de vida y ha partido su pan para nosotros. Que ojalá sepamos proclamar y compartir unos con otros que Él está vivo y actuante entre nosotros, que haga arder nuestros corazones con esperanza.

Y que sepamos ser su Pan que alimente a todos los que nos rodean.

Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y los acompañe siempre.  Amén.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

¿Es pecado usar el teléfono celular durante la Misa?

No dejemos que el celular nos esclavice o nos haga pecar. Pbro. Eduardo Michel Flores …