Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: Por Jesús y por nosotros circula la misma savia

Preparando mi liturgia: Por Jesús y por nosotros circula la misma savia

V DOMINGO DE PASCUA

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE

Nuestra fe consiste en mucho más que creer en una serie de verdades.  Nuestra fe incluye una íntima unión con Jesucristo.  Sus palabras y sus obras deben ser la guía para nuestra vida, nuestro corazón debe estar en sintonía con su corazón, y su amor desinteresado y servicial a Dios y a los hombres debe ser nuestra inspiración y nuestro modelo.

No se trata sólo de estar pensando en él y orando todo el tiempo, sino de vivir su Vida sintiéndonos en común unión con él y con nuestros hermanos…

En la iglesia no somos todos iguales y la variedad es una gran riqueza… Somos diferentes de rostro, carácter, personalidad, ocupación, lenguaje y cultura, etc.  Pero, hay algo que nos une íntimamente: estamos unidos a Cristo y en él.  Somos ramas de un mismo árbol.  Todos juntos a él y en él somos uno y damos sus frutos para el mundo.

Pidamos que esta unión no sólo sea íntima sino también efectiva.

SALUDO

El amor y la paz de Jesús esté con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

En silencio, hagamos consciencia de que Jesús quiere que estemos unido a él y a nuestros hermanos y que demos sus frutos de amor… ¿Hemos sido realmente amigos íntimos de Jesús, conscientes de que nos ama profundamente y que este amor nos une a toda la humanidad?  Examinémonos ante el Señor.  (Pausa)

•      Señor Jesús, tu Vida fluye en nosotros.  ¡A ti toda alabanza!  R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, tu Amor se desborda en nosotros.  ¡A ti toda alabanza!  R/ Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, tu entrega al Padre y al bien de los hombres rebosa en nosotros.  ¡A ti toda alabanza!  R/ Señor, ten piedad.

Muéstranos tu misericordia, Señor. Guárdanos unidos en tu amor y llévanos a la vida eterna.  R/ Amén.

LECTURAS

Hechos de los Apóstoles 9, 26-31: Pablo, a pesar de que al principio le tenían miedo y  desconfianza, se mueve y predica a Jesús resucitado en una iglesia que está en crecimiento y que goza de paz y libertad…

Salmo 21: El salmista se da cuenta que Dios hace obras por su pueblo, por eso hay que reconocerlo, permanecer en su amor y hablar de esto a los demás…

1 Juan 3, 18-24: Amenos de verdad y con obras, no de palabra y de boca, cumplamos su mandamiento de creer en Jesús, así permaneceremos unidos a Dios…

Juan 15, 1-8: Jesús nos dice que nuestra unión con Él debe ser tan profunda como la de una rama al tronco de una vid y de esta unión vendrán los frutos…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Jesús nos enseñó que si permanecemos unidos a él como sarmientos a la vid podremos pedir al Padre lo que necesitemos y él nos lo concederá.  Por eso, confiados, digámosle: R/ Escucha a tu pueblo, Señor.

1.     Por la vida de la Iglesia universal, para que todos sus fieles permanezcamos unidos en Cristo, vivamos en su amor y difundamos su compasión y su calor, roguemos al Señor.

2.     Por los cristianos, para que no nos conformemos con una fe ritualista y desconectada de la vida comunitaria sino que nos mantengamos solidarios y generosos con nuestros hermanos perseguidos y desfavorecidos, roguemos al Señor.

3.     Por los trabajadores del campo, para que su esfuerzo produzca suficiente alimento para todos, de modo que nadie pase de nuevo ni hambre ni sed, roguemos al Señor.

4.     Por todos los que se han aislado del cuerpo de Cristo, para que el ejemplo inspirador de buenos cristianos les haga regresar de nuevo al camino del Señor, roguemos al Señor.

5.     Por nuestra comunidad cristiana, para que sepa compartir la alegría de saberse amada y fortalecida por Cristo, roguemos al Señor.

Padre, guárdanos siempre unidos a tu Hijo y a nuestros hermanos y danos la gracia de producir fruto que permanezca, ahora y por los siglos de los siglos.  R/ Amén.

INVITACIÓN A RECITAR EL PADRENUESTRO

Unidos con el Hijo de Dios como sarmientos a la vid, oremos a Dios nuestro Padre, el Sembrador, la oración que Jesús mismo nos enseñó: Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Ésta es la verdadera vid, Jesucristo nuestro Señor, sin él no podemos hacer nada.

Dichosos nosotros, invitados a su mesa, para que él viva en nosotros y nosotros podamos dar frutos de amor.  R/ Señor, no soy digno…

DESPEDIDA Y BENDICIÓN

Hermanos: Jesús nos ha dicho hoy: “Permanezcan en mí como yo permanezco en ustedes”.

Unidos en su amor, vayamos a realizar obras concretas en favor de nuestros hermanos.

Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y los acompañe siempre.  R/ Amén.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra ¡Dios quiere pastores que construyan comunión!

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …