Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: Que en el pueblo de Dios, todos seamos profetas

Preparando mi liturgia: Que en el pueblo de Dios, todos seamos profetas

XXVI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE/GUÍA

Es muy fácil desconfiar de los que son diferentes a nosotros, especialmente de la personas que viven y expresan su fe de manera distinta nosotros… A veces, sólo por eso, llegamos a desacreditar a algunas personas o el bien que ellas hacen.  Pero  Dios nos enseña a mantener la mente y el corazón abiertos y sin prejuicios y a reconocer lo bueno que hay en los demás y en sus obras, sean ellos quienes sean.  El mismo Espíritu es quien trabaja en nosotros y en todos los  que hacen el bien.

Hoy seguimos siendo aquejados por la pretensión de exclusividad y el consecuente sentimiento de superioridad: mi familia o mi clan van primero, los demás no cuentan;  mi país por encima de todo y de todos; mi tribu o mi raza, no el resto; mi clase social o tribu urbana solamente, desprecio a los demás; mi modo de vivir mi religión es el único válido, los demás son pecadores, superficiales, herejes o paganos…  De aquí provienen las guerras, las rivalidades, las condenaciones.  ¿Dónde queda la universalidad de la Iglesia?  ¿Aceptamos o no al Espíritu que trabaja en todas partes?  ¿Somos conscientes de que esto es un escándalo para el mundo?

Pidamos en esta celebración que el Señor que, a la luz de sus enseñanzas, seamos capaces de reconocer lo justo, lo bello y lo bueno que diferentes hermanos aportan para el bien común de nuestra iglesia y nuestra sociedad…

SALUDO

Hay variedad de dones que proceden del mismo Espíritu; hay diversidad de servicios dirigidos a un mismo Señor; hay muchas formas en las que trabaja el mismo Dios.  Y a cada uno de nosotros el Espíritu nos da diversos dones para el bien de todos.

El Señor Jesús, dador del Espíritu, esté siempre con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

En silencio, pidamos al Señor que perdone nuestra estrechez de miras, nuestros celos, nuestros prejuicios y nuestra cortedad de mente y que nos haga más capaces de formar comunidad.  (Pausa)

•      Señor Jesús, tu Espíritu Santo inspira y mueve a muchos a obrar el bien y nosotros, a veces, no lo reconocemos o nos ponemos celosos de quienes hacen el bien.  R/  Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, a veces no hemos apoyado a tus discípulos y apóstoles ni siquiera con un vaso de agua.  R/ Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, a veces escandalizamos a los pequeños en la fe y nos autosaboteamos para seguirte más comprometidamente.  R/  Señor, ten piedad.

Ten misericordia de nosotros, Señor, perdona nuestros pecados de superioridad e intolerancia, ábrenos a la guía de tu Espíritu y llévanos a la vida eterna.  P/ Amén.

LECTURAS

Números 11, 25-29: El Espíritu de Dios inspiró a Moisés y también a otros, es que los dones de Dios no son para ser monopolizados ni guardados celosamente por unos pocos sino que son para el bien de todos… Ojala todos en el pueblo de Dios fueran profetas…

Salmo 18: La ley del Señor es perfecta, reconforta el alma, es inmutable, hace sabio al sencillo, es santa, es siempre estable, es verdadera y justa… Aunque nos esforcemos en cumplirla, nos equivocamos, perdónanos Señor y presérvanos de la soberbia y del orgullo…

Santiago 5, 1-6: Santiago advierte claramente a los ricos que sus bienes deben ser administrados con responsabilidad y justicia.  Si no la hacen, el día del juicio, sus posesiones, si no las han usado para hacer el bien en favor de sus prójimos, especialmente los más desvalidos, darán testimonio contra ellos…

Marcos 9, 38-43. 45. 47-48: Jesús enseña a sus discípulos a apreciar el bien hecho por los otros sin importar quiénes sean, a ayudar a los que son de Cristo, a que no escandalicen a los sencillos y a evitar el mal cueste lo que cueste…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Roguemos al Padre por las personas cercanas o lejanas, conocidas o desconocidas, y digámosle: “Señor, que tu reino venga para todos”.

1.     Por nuestra Iglesia, para que lleve perdón y amor a todos, acoja a todos, cuide a todos e inspire a todos con el afable poder del Espíritu Santo.  Oremos.  R/ Señor, que tu reino venga para todos.

2.     Por los gobernantes, los líderes sociales y los empresarios, para que se preocupen igualmente de ricos y pobres y para que todos los pueblos y naciones participen con justicia de las riquezas de esta tierra.  Oremos.  R/ Señor, que tu reino venga para todos.

3.     Por los que son perseguidos a causa de su fe y por los profetas que fueron  inspirados por el Espíritu y que han olvidado lo que realmente importa a los ojos de Dios.  Oremos.  R/ Señor, que tu reino venga para todos.  

4.     Por los legisladores, para que el Espíritu les inspire e impulse a elaborar leyes justas y razonables, y por quienes promueven la justicia y la libertad para que la gente corresponda a sus esfuerzos.  Oremos.  R/ Señor, que tu reino venga para todos.

5.     Por los marginalizados y las víctimas de la discriminación para que nuestras comunidades los acojan y acepten plenamente como verdaderos hermanos.  Oremos.  R/ Señor, que tu reino venga para todos.

Padre, haz que nuestro amor sea tan generoso y magnánimo como el amor que tú nos has mostrado en tu Hijo Jesucristo, nuestro Señor.  R/ Amén.

INVITACIÓN A ORAR CON EL PADRENUESTRO

Desde la variedad de dones y tareas, sintámonos uno en el Espíritu Santo para dirigirnos al Padre con la oración de Jesús. R/ Padre Nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Éste es Jesucristo, el Cordero de Dios que quita los pecados de división en el mundo.

Felices nosotros, invitados a alimentarnos con su cuerpo de comunión.  R/ Señor, yo no soy digno…

DESPEDIDA Y BENDICIÓN

Hermanos: Moisés ya deseaba que todo el pueblo de Dios pudiera profetizar…

Cristo nos enseña a descubrir el bien no importa de dónde o de quién venga.

Sabemos que el Espíritu nos guía para renovar este mundo y que podemos verlo trabajar en mucha gente que obra el bien.

Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre.  R/ Amén.

Vayamos a construir comunidad, unidos en el amor.   R/ Demos gracias a Dios.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra: ¿Experimento la necesidad de acercarme a Dios y a su Salvación?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …