Home / Contigo en casa / Un milagro en el Lago de Chapala (Parte II)
Foto: Semanario Arquidiocesano de Guadalajara

Un milagro en el Lago de Chapala (Parte II)

Pbro. Juan Javier Padilla Cervantes

“María has cumplido, hemos venido a cumplir.

Extiende tu manto de Reina sobre nuestro Mar Chapálico”

José Cardenal Garibi Rivera

En 1955, en las orillas del Lago, donde chapaleaba el agua, los peces, las algas, ahora revoloteaban polvaredas, había un desierto, y en algunos lugares, en el mejor de los casos, siembras de maíz y de hortalizas. Ya no navegaban canoas, transitaban los arados. A la isla de los alacranes -que dista a cinco kilómetros de Chapala- se llegaba casi a caballo y caminando, surcando veredas y lomas; no había arena de playa, era fango, sedimentos, zacatal, y un gran yermo agrietado sin humedad.

Ciertas rachas de viento olían a muerte, a fango estancado, a peces en descomposición. El agua se había retirado más allá de la vista.

En la ciudad de Guadalajara surgió una crisis, el desabasto de energía eléctrica, en la industria y en los hogares, así como el desabasto de agua potable, que afectó fuertemente a los barrios más pobres.  Se anunció la ruina de Jalisco.

La Promesa

El entonces pastor de la diócesis de Guadalajara, Don José Garibi Rivera, con la clara percepción de la dura situación en que se encontraban muchas de sus ovejas, emitió un voto a Nuestra Señora de Zapopan, en el mes de octubre de 1954, “Prometemos a Nuestro Señor, por mediación de la Santísima Virgen, que si el agua llega al pie del muelle de Chapala llevaremos la imagen de la Santísima Virgen de Zapopan a esa iglesia parroquial en donde se celebrará solemne pontifical”.

En el pueblo de Chapala, el párroco del lugar, Don Raúl Navarro, llevó a cabo una verdadera cruzada de oración y penitencia, para implorar la misericordia De Dios, mediante Nuestra Señora de Zapopan, y alcanzar la urgente recuperación del Lago.

El Prodigio

Las lluvias de ese año fueron abundantísimas, y el Lago de Chapala revivió. Los ríos que alimentan el Lago, sobre todo el Lerma, arrojaron sus enormes caudales en el moribundo lago. Para noviembre de ese año las aguas llegaron hasta el muelle. El Lago se había recuperado. Las lluvias las había mandado Dios.

Por ello el atento pastor De la Iglesia de Jalisco, envió una nueva circular a sus hijos. En ella comunicaba, el 20 de octubre de 1955: “Para cumplir la solemne promesa que hicimos a Nuestra Señora de Zapopan de celebrarle un Pontifical en la Población de Chapala si el agua llegaba al faro en el presente temporal de lluvias y en vista de que las aguas han rebasado dicho límite del presente año será llevada la sagrada Imagen en peregrinación a Chapala, donde se celebrará la Misa”.

La Histórica Visita de Nuestra Señora de Zapopan a Chapala

La fecha llegó. Era el 19 de diciembre de 1955. La taumaturga Imagen, la original, partió de su santuario a las 8:15 horas hacia la ribera de Chapala. El itinerario por seguir fue la nueva carretera a Chapala. Acompañando a Nuestra Señora de Zapopan, que viajaba en su coche azul, iban más de dos mil automóviles, según narran el Padre Miguel Pérez y el Canónigo Jesús Jiménez.

La Romería

Al llegar a la parte alta de Ixtlahuacán de los Membrillos, el prelado se bajó del coche, y acompañado por el Obispo Coadjutor Francisco Javier Nuño, empezó la romería hasta Chapala cargando la Imagencita. El contingente se conformaba por charros, indias, bandas de guerra y de música, danzas, agrupaciones piadosas, colegios, la guardia de la Virgen y la de marinos del Lago.

Adornaban al paso una alfombra de flores frescas que regaban las chinas poblanas, y una serie de arcadas con distinto lemas: “El Lago es tu trofeo de victoria”, “Fuentes y mares bendecid al Señor”, “Extiende tu manto de Reina sobre nuestro Mar Chapálico”.

La Bendición del Lago

A las 12 horas, hacía su entrada victoriosa en Chapala. Las campanas estaban de fiesta, los corazones se desbordan en lágrimas, y los cantos y vivas a la Reina de Jalisco se confundían ya con las aguas del Lago.

A la entrada del templo parroquial y a las 12:25 horas, se dio la bendición por primera vez al Lago con la Venerada Imagen.

Pontifical de Acción de Gracias

A las 10 horas del día 20, como había prometido, el Señor Arzobispo Don José Garibi Rivera, oficio de Pontifical al aire libre, teniendo como fondo las aguas del Lago, miles de fieles, entre los que se encontraba el Señor Obispo Javier Nuño, Sacerdotes y Seminaristas.

Predicó el Señor Canónigo José Ruiz Medrano con inmenso fervor y elocuencia. En la tarde se verificó un desfile de canoas en el Lago. Una embarcación había sido especialmente engalanada para que viajara en ella la Imagen de Nuestra Señora de Zapopan.

Este día germinó la devoción a María, devoción que ya había sido sembrada, en esta Ribera de Chapala por los primeros evangelizadores, como Fray Antonio de Segovia, Miguel de Bolonia, Martín de Jesús, Juan de Padilla, hacía más de 400 años; el Señor Garibi, como Apóstol de María, dejó esta preciosa herencia de amor y fe a la Zapopan, al pueblo chapalense: “La llevada de la Virgen Chapala”.

Lo que pidiereis en mi nombre, os lo daré. I. 14,14

Sermón del Sr. Canónigo Magistral José Ruiz Medrano  (Fragmento)

 “Nuestro Lago se moría, sin que hubiera quien lo salvara; retirárosle las aguas, dejando desnudas las playas; cerrábase cada vez más la pupila con que nuestra tierra mira el cielo.  Desfallecían los campos, tristes pacían los ganados, mustios y callados guardaban sus redes los pescadores, lloraba la ribera; faltaba a pausas la fuente de la energía, parábanse las máquinas y los obreros, y un oscuro presentimiento caía sobre Jalisco.

“Esperamos contra toda esperanza y se obró el prodigio: abrióse el cielo en ilimitada generosidad: deshacíanse las nubes en torrentes de gozo y, sus aguas que fueron en otras regiones desolación y ruina, en la nuestra fueron bendición y alegría… Y el Lago no murió: renacido obediente vino a besar las antiguas playas,

“Virgen de Zapopan: mira tú Lago: has venido a bendecirlo: Has venido a santificarlo con tu presencia, ¡Como Cristo al Lago de Galilea¡

“Hoy queda consagrado a ti…Te lo entregamos: es nuestra perla preciosa, nuestro espejo de cielo, nuestra parábola del amor; hoy Jalisco te lo suplica como la Samaritana, te da el agua de nuestro pozo de Jacob… para que tú le des de otra agua, la de la Vida Eterna.

“Lago de Chapala, cantemos a María, bendice al Señor, son tus aguas el espejo que copie para siempre su figura, que hoy has visto, guárdala y no la olvides; se siempre salterio y cítara que al roce de los vientos cante al himno de la gratitud. Pescadores del Lago, ¡bendecid al Señor¡  Humildes campesinos bendecid al Señor¡ Pueblos de las riberas, bendecid al Señor¡ Pueblo de Jalisco, hijo amado de María, bendecid siempre a tu Madre…

“Y todos sean testigos de lo que han visto, ¡Quien confía en María no puede quedar defraudado ¡Ella sabe cumplir!”

Mons. José Ruiz Medrano

Chapala, 20 de diciembre de 1955

Sin festejo por el Covid 

Hasta el cierre de esta edición el actual Sr. Cura de Chapala, Octavio Moreno Olivares, señaló que la fecha, el aniversario 65, se considerará, pero no se celebrará, debido a la contingencia sanitaria.

Expresó que esta hermosa tradición inició con esta primera visita de la Imagen de la Virgen de Zapopan en 1955, que, aunque posteriormente no visitó la comunidad, en 1980 se retomó las visitas esporádicamente, y así en 1990; se formalizó con el Señor Cura Santos para que viniera cada año en el mes de julio; y con el Señor Cura Enrique Monteón, después de la Coronación, se determinó el segundo domingo del mes de julio.

Es una visita que nos ayuda a recordar lo agradecido que debemos estar con Dios por el don de la naturaleza, y el cariño con que debemos cuidarla.

Acerca de Monserrat Cuevas

Lic. Ciencias de la Comunicación | Reportera en Acción | Temas sociales, busco historias de vida que contar.

Revisa También

Ustedes no son del mundo, pues, al elegirlos, yo los he separado del mundo

Del santo Evangelio según san Juan 15, 18-21 El término «mundo» es entendido aquí en …